Inicio » Noticias » Estatales » Guanajuato » Abandona el ICA a los productores de agave

Abandona el ICA a los productores de agave

GUANAJUATO, Guanajuato. Hace siete años, propietarios de tierras agrícolas de varios municipios del estado aceptaron apoyar un proyecto para la siembra de agave azul, promovido por la Universidad de Guanajuato a través del Instituto de Ciencias Agrícolas (ICA).

A la fecha ya se puede cosechar el producto, pero el problema está en que desde hace tiempo el ICA abandonó a los productores.

Lo anterior lo denunció el doctor José Luis Cortés López, quien tiene un terreno cerca de la comunidad San Isidro, en este municipio, en el que aceptó que se sembrara una hectárea y media de agave azul.

Tras siete años, las plantas sembradas en el terreno del doctor Cortés López alcanzaron el desarrollo y el peso necesarios para que se destilen y se produzca tequila, pero el problema es que no hay quien las compre, aunque eso era también parte del proyecto que encabezó el doctor Luis Parra Negrete.

El doctor Cortés López destacó que en esos siete años ha invertido miles de pesos en el cuidado de las plantas, y que le parece injusto que una institución tan seria lo haya dejado colgado, además de que en el proyecto también participó el gobierno municipal de Guanajuato.

Comentó que la gente pasa pero las instituciones permanecen, y que los proyectos se hacen a largo plazo, sin importar que haya cambio de autoridades, porque se supone que estas son responsables de los proyectos que les dejan las que terminan su función.

El doctor Cortés López, quien ya había denunciado el problema a correo hace meses, señaló que se veía en la necesidad de insistir porque nadie le hace caso y no puede vender el producto.

Cortés López entregó copia de un informe técnico del proyecto impulsado por el Instituto de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Guanajuato, con fecha 13 de septiembre de 1999, en el que se señala que “el proyecto se está convirtiendo, por los resultados hasta ahora logrados, en una propuesta de gran viabilidad para mejorar la situación económica productiva de los agricultores de bajos ingresos, de zonas marginadas, temporaleras, donde otros cultivos no prosperan productivamente, con condiciones de aridez y semiaridez en el estado de Guanajuato.

Por otra parte, este proyecto puede representar también una propuesta de gran viabilidad, para los inversionistas e industriales que en un momento puedan reconocer el gran potencial de la industria de destilados de agave”.

En el escrito se apunta además que “el tiempo de madurez de la planta oscila entre siete a nueve años y que el peso promedio de las piñas sería de 36 kilos, lo cual es considerado realmente bueno en términos de productividad”; asimismo, que “este cultivo, en el mediano y largo plazo podría proporcionar a miles de jefes de familia una importante fuente de trabajo y riqueza, con un programa netamente sustentable, propiciando el arraigo de los agricultores a sus regiones y disminuyendo las migraciones al vecino país del norte”.

Al final del escrito, entre las contribuciones esperadas al proyecto se señala en el punto cuatro, “dar elementos sustentados en la investigación, que apoyen gestiones política encaminadas a asegurar la comercialización del agave producido en la zona III del Consejo de Desarrollo Regional del gobierno del estado, en la que se comprendía al municipio de Guanajuato”.

La predicción hecha por la gente del ICA para el proyecto que encabezó el doctor Luis Parra Negrete se cumplió, pues las plantas están en su punto y muy sanas, según refirió Cortés López.

El problema está, como ya se señaló, en que todo quedó en buenas intenciones, además de que se dañó la economía de la gente que aceptó incorporarse al proyecto.

PURAS BUENAS INTENCIONES

Agricultores de los municipios de León, Silao, Romita, Irapuato, Salamanca, San Francisco del Rincón y Purísima del Rincón, participaron en el proyecto impulsado por el Instituto de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Guanajuato, gente que no se sabe si pudo comercializar su producto y si las plantas alcanzaron el desarrollo que se esperaba.

Se señala además que para cada una de las plantaciones había un responsable técnico del proyecto, que en el caso de las plantas ubicadas en el terreno propiedad de Cortés López se daría a través de la Dirección de Desarrollo Rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *