miércoles , 17 octubre 2018
Inicio » Opinión » Agua, una responsabilidad compartida

Agua, una responsabilidad compartida

JONATHAN PELED*. EL UNIVERSAL.

En el día Internacional del Agua, que se celebra este 22 de marzo, Israel quiere compartir su conocimiento y experiencia en el combate contra la escasez de agua.

El agua cubre el 70% de nuestro planeta, por lo que resulta fácil pensar que siempre será abundante. Sin embargo, el agua dulce —que damos por sentado su existencia— es en realidad muy escasa. Solo el 3% del agua del mundo es agua dulce, y su mayor parte está atrapada en glaciares congelados o no está disponible para nuestro uso. Más aún, alrededor de 2 mil millones de personas, casi una quinta parte de la población mundial, ya viven en zonas de escasez.

Con la tasa de consumo actual, esta situación solo empeorará. Se estima que para el año 2025, dos tercios de la población mundial puede enfrentar escasez de agua. Ante esta realidad, la lucha por recursos hídricos amenaza con convertirse pronto en la causa de futuras guerras en el mundo.

Adicionalmente, el inadecuado saneamiento del agua también es un problema para millones de personas que están expuestas a enfermedades, como el cólera, la cebre tifoidea y otras enfermedades. Mas de 2 millones de personas, en su mayoría niños, mueren cada año solo de enfermedades diarreicas.

Hoy, muchos de los sistemas de agua de los que dependemos, se han visto expuestos a una creciente presión. Nuestros ríos, lagos y acuíferos se están secando o se están contaminando. La agricultura es la que consume más agua que cualquier otro rubro y, desgraciadamente, por inecciencias en su utilización, estamos desperdiciando gran parte de ella. Por su parte, la creciente sobrepoblación y el cambio climático están alterando nuestras condiciones de vida, lo que conlleva a situaciones contradictorias, como escasez de agua y sequías en algunas áreas e inundaciones en otras.

Frente a esta alarmante situación, que afecta a todos y a cada uno de nosotros, debemos alentar la conciencia pública y ampliar la cooperación internacional. Uno de los principales objetivos del desarrollo sostenible en la agenda de las Naciones Unidas para el 2030 es garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua potable y el saneamiento para todos en el mundo.

A la luz de estos desafíos, cabe destacar que Israel es uno de los países del mundo que ha dedicado los mayores esfuerzos y recursos para hacer frente a la escasez de agua. Para Israel, el agua siempre ha representado un problema crítico debido a su tierra árida (60% desierto), a sus climas semiáridos y áridos (con menos de 55 días de precipitación al año) y a las frecuentes sequías.

Para responder a este reto, Israel ha acumulado, a lo largo de los años, un conocimiento importante y ha desarrollado estrategias para fomentar una agricultura productiva basada en el incremento de la ecciencia en el uso del agua. De este modo, utilizando nuevos recursos y desarrollando técnicas y metodologías innovadoras, ha consolidado la práctica de una agricultura sostenible.

Consecuentemente, Israel se ha convertido en un líder mundial en la industria de tecnologías de agua. Actualmente encabeza en todo el mundo el reciclaje y conservación de agua. Israel recicla 85% de su agua (España en comparación 17%) y 85% de su irrigación proviene de aguas recicladas.

Paralelamente, a través de procesos de administración inteligente, se ha logrado minimizar el uso del agua, utilizando por ejemplo el riego por goteo —introducido al mundo por la empresa Netacm, hoy propiedad de la empresa mexicana Mexichem—, así como sistemas de detección y manejo de fugas. En esta línea de esfuerzos sostenidos, ha aumentado sus fuentes y suministro de agua, construyendo 5 plantas de desalinización de agua del mar, que brindan hoy casi 50% del agua potable en Israel. De una precaria situación de escasez de agua, Israel ha pasado a una realidad de abundancia de agua que le permite hoy exportar este recurso a sus vecinos.

En un mundo crecientemente interdependiente que enfrenta problemas similares, queremos compartir con la comunidad internacional y sus agencias internacionales estos logros y esta experiencia única.

Para tal cn la Agencia Israelí para la Cooperación Internacional de Desarrollo —MASHAV— lleva a cabo programas de asistencia técnica y capacitación relacionados al agua, en Israel y en distintos países. Es en este marco que Israel sostiene una importante colaboración con México en el área del manejo de recursos hídricos, tanto a nivel gubernamental y estatal como a nivel académico-cientícco.

En otro caso, por ejemplo, Israel y Kenia unieron esfuerzos y en 2017, ambos países anunciaron el establecimiento de un Centro de Capacitación para la Agricultura Resistente a la Sequía de Kenia, una iniciativa de cooperación conjunta entre MASHAV y el Ministerio de Agua e Irrigación de Kenia.

En el Día Internacional del Agua, reiteramos el compromiso de compartir nuestro conocimiento y experiencia y acrmamos nuestra voluntad de contribuir al bienestar y a la prosperidad de todas las poblaciones que enfrentan estos mismos desafíos, con la esperanza de que, en palabras del profeta Isaías (21:1-44:2) “… la tierra quemada se convertirá en un estanque, y los sedientos manantiales de agua”.

* Embajador de Israel.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *