Inicio » Opinión » Azúcar amargo: otro conflicto en puerta

Azúcar amargo: otro conflicto en puerta

ALICIA SALGADO. CUENTA CORRIENTE.EXCÉLSIOR.

 

 

 

 

 

 

Dado el desequilibrio que priva ante la oferta y demanda en el mercado de azúcar en México, los productores de caña y los dueños de ingenios están preocupados y levantando las señales de alarma para que el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, y la ocupadísima secretaria de Economía, Graciela Márquez, no permitan que ningún actor de la cadena se salte los acuerdos de suspensión firmados con la representación comercial de Estados Unidos, en julio de 2017.

Primero fueron la Unión Nacional de Cañeros, de Carlos Blackaller, y la CNPR, que encabeza Eduardo Orihuela, quienes manifestaron su inconformidad por el posible incumplimiento de “algunos ingenios” del Contrato Uniforme, Acuerdos y Lineamientos en materia de orden comercial y exportación del excedente vendible a Estados Unidos.

Al cierre de diciembre de 2018, según información de Sader-Conadesuca, la oferta total de azúcar proveniente de la zafra 2018-2019 es de un millón cuatro mil toneladas, mientras que la demanda (que incluye exportaciones) suma 522 mil 400 toneladas, lo que arroja un excedente de 880 mil 200 toneladas del edulcorante.

Venderlo a terceros países en un mercado con sobreoferta implicaría bajar el precio y ahí está el meollo del entuerto. El precio de referencia del azúcar base estándar para el pago de la caña de azúcar correspondiente al ciclo azucarero 2018/2019 fue de 12 mil 711.52 pesos por tonelada de azúcar base estándar y ante el señalamiento, la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), que preside Humberto Jasso Torres, sabe que en momentos de excedentes, la toma de bodegas azucareras a nivel nacional, por parte de las organizaciones cañeras, se torna en la principal problemática del sector, hecho que en estos momentos está ocurriendo, pues las organizaciones argumentan que los ingenios no están cumpliendo con la normatividad vigente en materia de exportaciones, tal como lo ha requerido el Conadesuca.

Las cifras oficiales indican que desde el 1 de octubre pasado se han exportado 373 mil toneladas de azúcar, cifra que asciende al doble de cantidad del año anterior, lo cual es evidencia del compromiso de los ingenios por garantizar el cumplimiento de la normatividad de exportación y, como recordará, cuando se agudizó la segunda crisis a la llegada del presidente Trump, su gran amigo Fanjul logró que se abrieran los acuerdos de suspensión y ganar el tema porque algunos ingenios rebasaron, y con creces, en 2016 y principios de 2017, las cuotas de exportación de azúcar primaria convenidas para evitar que se impusiera un impuesto a las compras de azúcar a México.

Y como pagan justos por pecadores, nos quedamos con el ojo cuadrado cuando ayer la Cámara levantó la voz para que el Conadesuca exija que todos los ingenios a nivel nacional cumplan con dicha normatividad oficial, ya que dicho organismo ha reportado públicamente que ingenios como San José de Abajo, Puga y otros que pueden estar relacionados con Cargill, cuyo CEO estadunidense es David MacLennan, no respetaron dicha normatividad en el ciclo 2017/18, que concluyó el 30 de septiembre, afectando a todo el sector cañero.

Esto implica que la industria completa le está pidiendo al secretario Villalobos que no se toque el corazón en aplicar el precio alto de pago a productores, pues el acuerdo fue que quien no cumpliera con la cuota que les tocó de excedente exportable del ciclo 2017/2018 para el pago de las preliquidaciones de la caña de azúcar correspondiente al ciclo azucarero 2018/2019 será de 17 mil 838.71 pesos por tonelada de azúcar base estándar y el Conadesuca señaló a Azsuremex, Ingenio San José de Abajo, Ingenio Calipam, Ingenio El Carmen e Ingenio de Puga.

Igual, ¿qué tal si se reabre la caja de pandora de la fructuosa?… El horno no está para bollos, pues con el gobierno de EU paralizado y Trump bailando al son de guerra por su muro, más vale que nadie exporte una tonelada más.

El Conadesuca indica que desde el 1 de octubre pasado se han exportado 373 mil toneladas de azúcar, cifra que asciende al doble de cantidad del año anterior. Si no aplican mano dura, simplemente se pasarán por el arco del triunfo todos los acuerdos y compromisos internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *