sábado , 16 diciembre 2017
Inicio » Opinión » Bebidas alcohólicas como adhesivo cultural

Bebidas alcohólicas como adhesivo cultural

HÉCTOR LUNA DE LA VEGA. EL SOL DE MÉXICO.

Hace 13 mil años con papas silvestres se fermentaba de manera natural una cerveza muy potente y en África se producía una de cerveza de Sorgo, a partir de una enzima que digiere el alcohol de la fruta, tubérculos y granos fermentados, cuyo antepasado biológico se remonta a 10 millones de años.

De manera más elaborada, existen evidencias sobre bebidas alcohólicas surgidas en China a partir del cultivo de la uva y en América con el cultivo de maíz y yuca, produciéndose un tipo de cerveza y chicha, hace siete mil años.

Del cultivo de cebada, arroz, trigo, sorgo, maíz y yuca, se diversificó y se potencializó en todas las culturas del mundo la preparación de bebidas alcohólicas.

El cultivo del vino se desarrolló a gran escala en las montañas de Georgia e Irán, y en las civilizaciones Mesopotámica y Egipcia, dejándose en estas últimas la primera prueba de la cerveza de cebada hace 4 mil 500 años.

Estudiosos apuntan al vino y a la cerveza como los principales adhesivos culturales, lubricantes sociales, complementos alimenticios, estimulantes, desinhibidores y símbolos de estatus de las civilizaciones antiguas.

México es el primer exportador de cervezas del mundo, sosteniendo una graduación de 4 a 6 por ciento de alcohol. Existen marcas en Bélgica de 39 por ciento, en Italia de 40 por ciento, en Alemania de 43 por ciento, en Escocia de 41 por ciento a 67.5 por ciento y en Holanda de 60 por ciento.

La mayormente acreditada es Grupo Modelo, líder en la elaboración, distribución y venta de cerveza en el país, ocupando el séptimo lugar entre el mayor grupo cervecero del mundo con potencial productivo anual de 65 millones de hectolitros. Cuenta con 6 marcas de exportación, lidereando Corona Extra, la mayor venta en el mundo en más de 170 países.

Es importador de diversas marcas con una estrategia de consolidación de mercado. La empresa se fundó en 1925 con 225 trabajadores, iniciando la venta en 1928, colocando en el mercado la marca Negra Modelo, cuando inicia exportaciones esporádicas a Estados Unidos.

En un lapso de 20 años adquirió grupos y centros productivos a los largo del país, estableciendo un control financiero de sus subsidiarias, fundando empresas productivas de cebada y maltas. En 1980 obtuvo la exclusividad de marcas extranjeras.

Recuerdo haber expuesto Valentín Diez la estrategia de exportación usando botella transparente “para que el consumidor vea mi producto”. Realizó envíos en 1985 a Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón, países europeos, América Latina y África. En 1990 la marca Corona Extra llega a Hong Kong, Singapur y Grecia, además de países cerveceros como Alemania, Bélgica y Holanda. En 1997 se consolida la marca Modelo Especial como la cerveza de lata de mayor venta en el mundo.

Ese es uno de los talentos de los mexicanos, el cual sumado a bebidas alcohólicas como el tequila, mezcal, pulque, charanda, bacanora, coyote, tepache, rompope, torito, vinos, etcétera, existe en este país un perfil exportador a escala mundial a partir de nuestras propias tradiciones y costumbres, hoy de un México con visión global.

Pensemos en este reto comercial del presente y futuro de la nación.
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *