Inicio » Noticias » Ciencia » Biotecnología en México afronta crisis por falta de recursos y desinformación

Biotecnología en México afronta crisis por falta de recursos y desinformación


ISAAC TORRES CRUZ. CRÓNICA.

No es una disciplina que atente contra la Naturaleza, dice Brenda Valderrama de la ACMor e investigadora del IBt. La tecnología genera inmunoterapias, vacunas, antivenenos y bioplaguicidas.

Biotecnología en México afronta crisis por falta de recursos y desinformación | La Crónica de Hoy

La biotecnología es definida como el conjunto de técnicas, procesos y métodos que utilizan organismos vivos. (Foto: Cinvestav)

La biotecnología puede contrarrestar problemas como la contaminación atmosférica en la capital o el sargazo en el Caribe mexicano, además de impactar en otras áreas de la salud, alimentación, agricultura, por mencionar algunos. Sin embargo, esta tecnología aplicada a los procesos biológicos ha sido “satanizada” por su asociación con los transgénicos, los cuales sólo forman una parte de este vasto conocimiento científico y tecnológico.

“La biotecnología tiene múltiples aplicaciones en la salud, el medio ambiente, el sector agrícola, el de la transformación, contaminación del aire…, no hay área que no sea impactada por ella”, señala Brenda Valderrama, presidenta de la Academia de Ciencias de Morelos e investigadora del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, Campus Morelos. “A pesar del avance de esta área en el país y de contar con recursos humanos, la biotecnología está en crisis”.

La extitular de la extinta Secretaría de Ciencia del estado puntualizó que la falta de recursos presupuestales han puesto en riesgo el avance de estas disciplinas en el país, lo cual se relaciona con la percepción que se tiene sobre ésta. 

“Las personas y las autoridades deben saber que ésta no es una disciplina que atente contra la Naturaleza, al contrario, cuando revelamos sus secretos y la dominamos, podemos hacerla más eficiente y productiva”.

La biotecnología, ejemplificó adicionalmente, permite desarrollar inmunoterapias, vacunas, antivenenos, bioplaguicidas, y contrarrestar problemas como el sargazo más específicamente: de forma preventiva, sustituyendo fertilizantes derivados del petróleo y procesando el material biológico. 

La Academia de Ciencias de Morelos, junto con al IBt, la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería, y el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), lanzaron una campaña en redes sociales para informar a la población sobre la importancia y beneficios tangibles de esta tecnología, a través del hashtag #LaBiotecnologíaTeBeneficia. Miembros de estas instituciones se dieron cita en el FCCyT para darle luz verde y destacar la importancia de la disciplina. 

La biotecnología es definida como el conjunto de técnicas, procesos y métodos que utilizan organismos vivos o sus partes para producir una amplia variedad de productos, que van desde el pulque, vinos, tequila y quesos, hasta inmunoterapias, biorreactores y vacunas, entre otros. 

“Las vacunas son uno de los productos de la biotecnología por excelencia”, señala Tonatiuh Ramírez, director del IBt. “No obstante, desinformación basada en opiniones poco informadas y basada en prejuicios dicen que las vacunas provocan autismo. Este tipo de juicios transmiten la mentira, y la sociedad es afectada en su salud”. 

CONTINGENCIA. La biotecnología ambiental es una de las áreas que más tradición hay en México y existen  muchos desarrollos y ejemplos de ello, señala Enrique Galindo, también investigador del IBt, quien se ha destacado en el desarrollo de biofungicidas (FungiFree) que se aplican ya en el país y está en proceso de exportación. 

“En la UAM se han desarrollado biorreactores para el lavado de contaminantes gaseosos de empresas; por otra parte, en la UNAM se han llevado a cabo plantas de tratamiento y nuevos procesos biotecnológicos para el tratamiento de aguas residuales”.

También existen técnicas para producir biocombustibles, obtenidos a través de algas, por ejemplo,  que generan muchos menos contaminantes azufrados, refiere, lo cual es una solución preventiva en la generación de los contaminantes que llegan al aire contaminado de las ciudades, como la capital. 

TRANSGÉNICOS. Los Organismos Genéticamente Modificados o transgénicos son una de las biotecnologías más polémicas en México y en el mundo. En campaña, el ahora presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, vilipendió esta tecnología y enfatizó que evitaría que este tipo de  cultivos se desarrollaran en el país. 

“El término biotecnología ha sido mal entendido por muchas instancias de esta administración, se ha sesgado la palabra y actividades que en ella se desarrollan”, refiere por su parte Adelfo Escalante, de la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería. Esto, incluso, ha impactado en el financiamiento de organizaciones como ésta, añade, sin embargo, el tema es más complejo. 

Los investigadores pioneros en transgénicos de plantas, Francisco Bolívar Zapata y Luis Herrera Estrella han invitado al presidente y a sus colaboradores a conocer e informarse mejor sobre este tipo de tecnología. Por otra parte, la directora de Conacyt, Elena Álvarez-Buylla, es conocida por su oposición a ésta. 

La falta de financiamiento a esta investigación es sólo uno de los problemas, ya que por otro lado existen instituciones reguladoras como la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem) que también pueden sesgar las decisiones entorno a este tipo de investigación. 

La polémica iniciativa de ley de ciencia y tecnología que se presentó en el Senado, plantea la desaparición de esta comisión intersecretarial para que Conacyt asuma sus funciones. Actualmente, la Cibiogem es encabezada por directivos que han mostrado abiertamente su rechazo a los transgénicos. 

“Todos tenemos una visión, diferencias personales, etc…, es natural y normal”, señala Tonatiuh Ramírez. “Lo que no debe ser aceptable es que esa preferencia personal quede plasmada en un órgano que debe tomar decisiones importantes para el desarrollo del país, en un tema que es complicado y necesita la visión de expertos en muchos aspectos, no sólo en biotecnología, sino en economía, agricultura, ciencias sociales. Se necesita de estos órganos multisectoriales para analizar de forma integral temas complejos como el de los transgénicos”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *