Inicio » Noticias » Ciencia » Compuesto en uvas y moras ayuda a inhibir propagación de células cancerosas: Cinvestav

Compuesto en uvas y moras ayuda a inhibir propagación de células cancerosas: Cinvestav

BOLETÍN DE PRENSA. CINVESTAV.

Compuesto en uvas y moras ayuda a inhibir propagación de células cancerosas: Cinvestav | La Crónica de Hoy

Las uvas rojas, las moras y los cacahuates contienen una molécula llamada resveratrol, que entre sus virtudes se conoce por ser una sustancia antioxidante con beneficios cardiovasculares y antienvejecimiento.

Una investigación del Departamento de Genética y Biología Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), encabezada por Patricio Gariglio Vidal y Jaime García Mena, descifró los medios por los que este compuesto natural inhibe la propagación de células cancerosas, y su contribución a eliminar la resistencia que se genera a fármacos como el cisplatino, medicamento utilizado en el tratamiento de varios tipos de cáncer.

El uso generalizado de cisplatino se debe a su eficacia en el tratamiento, sin embargo, este método tiene varios efectos secundarios como trastornos de la percepción y la audición, además de generar resistencia.

Este estudio demostró que la combinación de resveratrol con cisplatino, quita la resistencia que las células pudieron haber generado en un tratamiento de quimioterapia. Además, en esta composición se disminuye la cantidad de cisplatino suministrado lo cual busca reducir significativamente los efectos secundarios.

Jorge Arturo Hernández Valencia, egresado del doctorado de este Departamento, comentó que el estudio fue desarrollado en una línea celular de cáncer de mama resistente a cisplatino, “al observar que esta combinación inhibía la proliferación celular y eliminaba la resistencia de las células, nos dedicamos a descifrar el mecanismo molecular por el cual el resveratrol quita los obstáculos para activar mecanismos de apoptosis”.

Este estudio publicado en la revista científica Nutrients demostró que el resveratrol activa la proteína p53, conocida como el guardián del genoma y sus genes, que bloquean el desarrollo tumoral de las células, aumentando la presencia de proteínas como BAX, que se ocupan de activar la apoptosis y disminuye la expresión de la proteína BCL-2, encargada de la supervivencia de una célula.

Con estos resultados, el futuro de esta investigación es centrar las bases moleculares, pero sobre todo poder desarrollar un tratamiento oncológico para pacientes con cáncer resistentes, pero también podría atender a quienes inician con estos procedimientos médicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *