Inicio » Noticias » Estatales » Quintana Roo » Continuará en Cancún destrucción de ecosistema

Continuará en Cancún destrucción de ecosistema

CANCÚN, Quintana Roo. Varias hectáreas de manglares siguen y seguirán siendo rellenados, talados y podados, pese a que entró en vigor el decreto que reformó la Ley General de Vida Silvestre (LGVS), la cual prohíbe desde ayer que el flujo hidrológico de este tipo de humedales sean dañados.

Tras participar en las celebraciones del Día Internacional de los Humedales, el delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Quintana Roo, Rafael Muñoz, informó que la mayoría de los proyectos aprobados por la dependencia durante 2006, permiten algún tipo de aprovechamiento turístico de los manglares.

Pese a que dijo no recordar el número de proyectos en esta situación, señaló que abarcan varias hectáreas de manglares en la entidad, principalmente en la zona norte del estado.

“Recordemos que la ley no es retroactiva, entonces, los inversionistas que cuenten con autorizaciones de impacto ambiental o permisos de cambio de uso de suelo en terrenos forestales, previos a la entrada en vigor de estas reformas, podrán desarrollar en zonas de manglar; no así los que iniciaron sus trámites y están en evaluación sin que la dependencia emitiera un dictamen a favor, a ellos sí les aplican las reformas, al igual que a los nuevos desarrollos”, indicó.

Al respecto, la directora de Ecología del municipio de Benito Juárez, con cabecera en Cancún, Reyna Gil, confirmó que todo proyecto pendiente por dictaminar o que entre a la dependencia en busca de factibilidades ecológicas y permisos de chapeo y desmonte en zonas de manglares, “prácticamente tendrán que ser rechazados, la ley es muy clara y muy restrictiva, no da margen al aprovechamiento del recurso. Si hay mangle no hay construcción”, afirmó.

Advirtió que pese a la entrada en vigor de las reformas legislativas, a mediano plazo se observará la muerte de muchos ecosistemas de manglar, cuyo flujo hidrológico fue interrumpido por megadesarrollos como Puerto Cancún y Riviera Cancún, que consiguieron permisos municipales, estatales y de la propia Semarnat, para llevarse a cabo en áreas de humedal, durante la aplicación de la Norma Oficial Mexicana 022, que determinaba la protección, conservación y aprovechamiento sustentable de los manglares.

Dicha norma fue publicada en mayo de 2003 por la Semarnat, y fue reformada un año después por el entonces secretario de la dependencia, el panista Alberto Cárdenas, para dar manga ancha a la tala de manglares a cambio de compensaciones económicas y presuntas medidas de compensación, es decir, replantar el humedal, lo cual es imposible, de acuerdo con especialistas, biólogos y científicos.

La norma quedó sin efecto jurídico, al entrar en vigor la reforma a la Ley General de Vida Silvestre, pues uno de los artículos transitorios del decreto modificó dicha legislación, indica que deroga todo ordenamiento que se contraponga con la prohibición de dañar los manglares, como sucede con la NOM 022.
Ambientalistas advirtieron que se mantendrán alertas para denunciar posibles violaciones. (Con información de Silvia Hernández, corresponsales)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *