Inicio » Carrusel » Cosecha de cacahuate anima a productores de Opichén

Cosecha de cacahuate anima a productores de Opichén

VERÓNICA MARTÍNEZ. POR ESTO.

OPICHEN, Yucatán. “Ahorita lo que la mayoría está trabajando es el cacahuate, tanto del que lo sembró con la milpa como del que sembró puro cacahuate; algunos ya empezaron, pero la mayoría está con el arranque de las matas y voltearlas a secar y con la pizca”, relataron productores en esta zona agrícola de temporal.

Aunque para los Atlas Agroalimentarios de Sagarpa el cacahuate ni siquiera figura en ese compendio, porque del cacao brinca al café, para los productores de Opichén es el segundo producto de más alto valor, sólo superado por la miel; el kilo de maní lo venden en 30 pesos limpio.
El último dato público disponible de Sagarpa es del 2004, cuando la producción nacional fue de 51 mil 400 toneladas de cacahuate en 55 mil hectáreas.

Los principales productores fueron Chiapas, Sinaloa, Oaxaca, Chihuahua, Puebla, Guanajuato y Guerrero, que concentran el 80 por ciento de la producción. Entre los últimos 5 productores figuraban Yucatán, con 50 hectáreas; Tamaulipas, con 37; Nuevo León, con 2, y Estado de México, con 74 hectáreas.

En el 2004, cuando Yucatán tuvo una producción de 50 toneladas se contaba con 50 hectáreas ubicadas en Tekax, Opichén, Yaxcabá, Sotuta y Santa Elena.

FOTO POR ESTO

“Acá en Opichén muchos siembran cacahuate, unos en la milpa, con el maíz, los ibes, otros sólo siembran cacahuate. Ahorita la mayoría está arrancándolo, son 90 días de la siembra para empezar la cosecha, viene el tiempo de recuperar la inversión.

“Cuando tiramos la semilla del maíz, tiramos la del cacahuate y pasados 90 días, que se cumplieron hoy, el cacahuate se voltea y esperamos unos días para que se seque y luego venimos a pizcar”, expresaron los hermanos José Guadalupe, Antonio, José Francisco Calán Zumárraga de la unidad agrícola Acalché Xcuch (donde el agua se estanca).

Los hermanos trabajan juntos y se ayudan para los trabajos de la milpa; unos días lo hacen en el terreno de cada uno y ayer estuvieron en el terreno de Antonio, donde arrancaron las plantas de cacahuate y las voltearon para dejarlas secar.

”El cacahuate le gusta mucho al pájaro azul, lo pela y se lo come, así que se produce para ellos también”, dijeron sonrientes.

Antonio Calam Zumarraga y su hermano Jose acomodan el Cacahuate alrededor de una planta de Maíz para su secado aprovechando la siembra del Maíz

POR ESTO! presenció ayer el trabajo de estos hombres de campo, quienes comentaron que el cacahuate es de los cultivos con mejor valor de venta, ya que alcanza los 30 pesos pelado, por lo que la cosecha de 5 sacos, de 15 kilos cada uno, es una venta aceptable.

“Después de arrancar y voltear, hay que esperar 4 días para que se seque y luego pizcar, por ahora es un poco menos que el año pasado, porque la lluvia fue errática”, dijeron.

Tradicional

Uno de los hermanos ya había cosechado una parte de los 10 mecates que sembró, ya que su estrategia es sembrar escalonado para tener cosechas de noviembre a enero.

Estos hermanos siembran milpa tradicional, en la que también crecen el ib, la calabaza, el maíz y el cacahuate, dependiendo del temporal,por lo que con las siembras adelantadas hubo pérdidas y volvieron a resembrar para recuperar.

Aspecto del Cacahuate criollo ” Rojo ” que se cosecha por los hermanos Calam Zumarraga en Opichen

“Nosotros ya sabemos que no vemos la ganancia hasta dentro de un año y depende del temporal, pero los jóvenes, mis hijos, quieren ver el dinero a la semana; por eso casi no hay jóvenes. El año pasado fue muy bueno, tuve 15 sacos y ahora tengo 3, no ha sido muy malo, pero el pasado fue mejor”, dijeron.

Los hermanos siembran la variedad de cacahuate rojo, criollo y propusieron que las nuevas administraciones de gobierno consideren a Opichén como una de las zonas con potencial para le riego, ya que podrían tener cosecha todo el año, como en Muna.

“El elote sale en Muna, la jícama en Maxcanú, acá el cacahuate, cada quien a lo suyo”, indicaron.

Es tiempo

POR ESTO! presenció el 8 de agosto la siembra de cacahuate de la familia Chin Chan en la Unidad de producción Juulujche de este municipio.

La familia destina 2 hectáreas al cacahuate y logra hasta 60 pesos por kilo, porque lo vende preparado con sal y chile.

Al igual que esta familia, otras más en Opichén se dedican al cacahuate y en estos días están en tiempos de cosecha.

José acomoda el Cacahuate alrededor de una planta de Maíz para su secado aprovechando la siembra del Maíz

Oscar Chan Avila, de la unidad Salvador Alvarado, comentó que llegan a la cosecha señoras, a las que se les paga por kilo para la pizca del cacahuate, que es quitar los cacahuates de la planta.

“Nosotros sembramos 20 mecates, casi una hectárea, en volumen lo que más tenemos es maíz, pero lo que da mejor precio de venta es el cacahuate, pero lo supera la miel, por eso yo le combino, no sólo una cosa, hasta soy fletero y llevo a las señoras que contratan para la pizca”, comentó.

El año pasado cosechó tonelada y media de cacahuate de la variedad Virginia.

“Siembro desde hace 8 años y se le vende al que venga a comprarlo, otros lo mandan a Mérida, yo he vendido hasta a gente que viene de Campeche”, dijo el joven de 30 años.

El paisaje en Opichén es de tierra productiva, con maíz, ibes, calabaza, cacahuate y los hombres de campo, como los hermanos Calán Zumárraga, se quedan a dormir en su sembradío en espera de alguna presa que baje a degustar las cosechas.

“Hasta lobos hemos visto, les gusta bajar por maíz, calabaza, por el cacahuate, a ellos les gusta como a nosotros”, dijeron.

En el pueblo el ir y venir de motos cargadas con costales o cubetas de elotes y de cacahuate es recurrente.

La actividad agrícola de la comunidad seguirá hasta febrero o marzo, cuando finalicen las cosechas de maíz y se prepare el terreno para volver a empezar en las lluvias del verano del 2019: “Así es el temporal”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *