Inicio » Noticias » Estatales » Jalisco » Crece repudio por proyecto en reserva de Jalisco

Crece repudio por proyecto en reserva de Jalisco

El escándalo por la afectación de la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala, debido a la construcción de los proyectos turísticos La Tambora y La Huerta, se internacionaliza. Científicos, académicos, ecologistas y abogados de Estados Unidos, Holanda, España y México se ponen en pie de guerra para defender la selva seca y evitar que continúe el desmantelamiento de la legislación ambiental, iniciado en el sexenio pasado. Llegarán hasta el Presidente Felipe Calderón.

Grupos de la Universidad de Stanford, California, Defenders of Wildlife, de Estados Unidos, de universidades españolas y holandesas (posiblemente también de canadienses) y los mexicanos de los Institutos de Ecología, de Biología y de la Estación Chamela, de la UNAM, se preparan para protestar, abiertamente, contra la depredación que se pondrá en marcha, señala el doctor Gerardo Ceballos González, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM.

Además, habrá una denuncia ante la Comisión Ambiental de América del Norte, integrada por Canadá, Estados Unidos y México.

Responsabilizan al biólogo Ricardo Juárez Palacios, director general de Impacto y Riesgo Ambiental, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (ratificado en el cargo no obstante haber sido acusado de corrupción por diversas organizaciones ecologistas del país y de estar ligado al anterior subsecretario Raúl Arriaga, quien fue destituido del cargo e inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública) de haber autorizado los mencionados desarrollos turísticos a finales del sexenio pasado.

¿Quién recomendó al biólogo Juárez?-, es la pregunta para el doctor Ceballos González, en la entrevista para El Sol de México.

-Raúl Arriaga, quien fue susbsecretario de Recursos Natuarales, de Semarnat y fue destituido, y posteriormente inhabilitado, por la Secretaría de la Función Pública, por corrupción. La compañía que realiza todos los estudios para avalar los proyectos y aceptarlos es de Arriaga. No podemos permitir que esto siga ocurriendo. En primer lugar porque ya basta tanta corrupción en el país.

Especifica: “Estamos presentando los documentos científicos, los documentos técnicos que demuestran que los proyectos La Tambora y La Huerta no pueden ser aprobados porque no han cumplido con la ley. Si cumplieran, seríamos los primeros en apoyar que se lleven a cabo. Nosotros hemos hecho muchos proyectos que vinculan el desarrollo con la conservación y hemos demostrado que se puede. En este caso no puede ser que haya una violación tan flagrante a la ley y que grupos en el poder sigan manipulando por beneficio económico propio, anteponiendo éstos a los intereses de la nación y a la extinción de especies”.

¿Cómo van a enfrentarse al poder?

-Científicos y académicos del país vamos a llevar a cabo una campaña muy fuerte. Ya están trabajando personas de los Institutos de Ecología y de Biología, de la UNAM, de la Estación de Biología de Chamela, grupos en Estados Unidos como la Universidad de Stanford (California) que están muy preocupados por el problema. Ellos han hecho mucha investigación científica en Chamela, la que por cierto es una de las cinco regiones tropicales mejor estudiadas en el mundo.

Comenta que la estación biológica establecida ahí en 1970 ha hecho que México se convierta en un líder en ecología, en biología y conservación de áreas tropicales. Muchos de los científicos del mundo han venido a trabajar y conocen, por un lado su fragilidad y por el otro, la importancia de la región.

¿ADIOS AL COATI Y AL LORO GUAYABERO?

Como ya lo habíamos dicho en la entrevista exclusiva con el doctor Ceballos González, publicada por El Sol de México en diciembre pasado en la cual denunciaba estos hechos, los científicos señalan que en la región hay alrededor de 1,200 especies de flora. La fauna incluye alrededor de 431 especies de vertebrados y miles de especies de invertebrados. Han registrado 73 especies de mamíferos, 271 de aves, 68 de reptiles y 19 de anfibios. De los vertebrados aproximadamente el 30% son endémicos de México y por lo menos el 20% se consideran en peligro de extinción.

Chamela-Cuixmala, es la reserva con mayor número de vertebrados endémicos en México, con 96 especies; 18 de mamíferos, que corresponden al 60% de todos los géneros, 36 de aves y 42 de reptiles y anfibios. Además, ahí se encuentra una de las poblaciones de cocodrilo de río más grandes de la costa del Pacífico de México. Playa Cuixmala es un importante sitio de anidación de la tortuga golfina y del gaviotín, especies consideradas en peligro de extinción.

a poco, es un refugio importante para aves migratorias marinas, acuáticas y terrestres. Las selvas del oeste de México son el único refugio invernal para cerca de 100 especies de pájaros migratorios del oeste de Canadá y Estados Unidos.

Entre los numerosos elementos de la fauna, sobresalen un grupo de especies que son típicas de las selvas caducifolias de la vertiente del Pacífico, muchas de las cuales son endémicas de esta comunidad vegetal como el zorrillo pigmeo, el tlacuachín, la musaraña, la rata arborícola de Chamela, el murciélago nectarívoro, la nutria, el coatí, la espátula, el guaco, la catarinita, el loro guayabero, el trogón, el carpintero, la urraca, el escorpión, la rana pico de pato y la tortuga terrestre.

BUSCARAN AL RECTOR DE LA FUENTE

El asunto amenaza con tener serias repercusiones. Alberto Székely, abogado del Consejo para la Defensa de la Costa del Pacífico, ha señalado que no solamente habrá impugnaciones contra los proyectos aprobados, sino una denuncia ante la Comisión Ambiental de América del Norte, integrada por Canadá, Estados Unidos y México.

¿Científicos de qué otros países han intervenido para tratar de frenar este crimen ecológico?-, le decimos al doctor Ceballos González.

– Los científicos y académicos de la Universidad de Stanford ya le enviaron una carta al titular de la Semarnat (ingeniero Juan R. Elvira Quesada). Van a participar los ecologistas de Defenders of Wildlife, de Estados Unidos; instituciones de Holanda, de España que, inclusive, ofrecen sus servicios como abogados y como biólogos para defender la reserva.

¿Hasta dónde piensan ustedes llegar?

-Vamos a escalar hasta el nivel que sea, porque tiene que hacerse valer la ley. Si dejamos que esto ocurra a inicios del sexenio, será la pauta para todo este régimen y se acabará de desmantelar la legislación ambiental del país. ¡No podemos permitirlo!

¿Interpondrán denuncias penales?

-Seguramente. Se está definiendo. Lo que sí habrá es una participación importante de grupos sociales y académicos del país. En un par de semanas ya estará establecido. Estamos en la definición.

¿Han hablado ya con el secretario de la Semarnat, Elvira Quesada?

-Queremos definir la estrategia y después solicitar una reunión con él. Habrá solicitudes, además, para hablar con el procurador federal del Medio Ambiente (ingeniero Ignacio Loyola Vera), con el rector de la UNAM, (Juan Ramón de la Fuente) e inclusive con el propio Presidente de la República. Felipe Calderón ha asegurado que, en su gobierno, este tipo de cosas no pueden solaparse. Por la gravedad del caso llegaremos hasta esa instancia. Los grupos que pretenden llevar a cabo esos desarrollos son muy poderosos. El que está promoviendo La Huerta tiene intereses en otras reservas y ha habido un conflicto constante con ellos: en Ría Lagartos y en Sian Kaían, entre otros.

Hablaba usted de que habían desmantelado la legislación ambiental en el sexenio de Vicente Fox. ¿Así fue?

-En todo el sexenio pasado hubo una política de desmantelamiento de la legislación ambiental. Se golpeó a la norma de manglares y se desmanteló; se trató de debilitar la norma de Especies en Peligro de Extinción. Hay muchos otros ejemplos de impactos negativos que hubo en la pasada administración federal. Fue una cuestión sistemática. La legislación ambiental en México es sólida. Si se pone en práctica es muy buena. Pero hubo un esfuerzo sistemático para desmantelarla. Lo que está pasando ahora es uno de los casos más flagrantes de ataque a la legislación. Y no es coincidencia, que el biólogo Juárez haya dado a conocer el dictamen el día cuatro de diciembre. Cuando él ya había sido ratificado en su cargo, manipuló la página y le puso como fecha el 22 de diciembre. Es el caminito que van a seguir.

A cargo de la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala, está la Fundación Ecológica de Cuixmala y la UNAM.

Mediante decreto presidencial, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 30 de diciembre de 1993, fueron declaradas 13,142 hectáreas como Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala. Se rige por el Programa de manejo de la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala publicado en 1999.

Está comprendida por terrenos lagunares y costeros federales así como por predios de: la Universidad Nacional Autónoma de México (Estación de Biología Chamela, IBUNAM, con 3,319 hectáreas), la Fundación Ecológica de Cuixmala, A.C., la Universidad de Guadalajara, pequeños propietarios y una porción del ejido Rincón de Ixtán, que ocupa el 12% de la superficie.

La mencionada Reserva de la Biosfera se ubica en la costa de Jalisco, en el Municipio de la Huerta, aproximadamente a 120 kilómetros al norte de Manzanillo, entre el margen norte del Río Cuitzmala y el Arroyo Chamela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *