Inicio » Noticias » Estatales » Colima » Duro golpe a los campesinos de México

Duro golpe a los campesinos de México

TECOMÁN, Colima. La libre importación de productos afecta a todos los agricultores, es un problema que no requiere de más análisis, se debe de resolver porque representa un deterioro más a la ya empobrecida situación económica del país y de los campesinos en particular.

Esta apertura comercial es un duro golpe para los campesinos de México, y como productores y representantes de este sector en el estado de Colima y particularmente en el municipio de Tecomán, nos veremos afectados con esta situación, porque hay que agregar que a la par con esto se nos incrementan los precios de la gasolina, el gas, diesel y otros combustibles.

El 2008 nos amanecimos con lo que ya se había anunciado desde hace varios años, como es la entrada de libre comercio de productos agropecuarios, procedentes de Estados Unidos y Canadá, principalmente maíz, frijol, azúcar y leche en polvo, entre otros, que si bien los producimos en nuestro país, estamos en desventaja con los agricultores de esas naciones.

Por este motivo, ya hay algunas manifestaciones de productores mexicanos, tanto en las embajadas como en las fronteras con Estados Unidos y se prevé también que las habrá en el propio Congreso de la Unión, en donde agrupaciones de campesinos mexicanos organizados habrán de pronunciarse para exigir que se revise el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Manifestó Óscar Armando Ávalos Verdugo, presidente de la Asociación de Propietarios Rurales del municipio de Tecomán, quien consideró que es un problema que no requiere de más análisis y que se debe de resolver, porque representa un deterioro más en la ya empobrecida situación económica del país y de los campesinos en particular.

NOS AFECTA

Esta situación desigual para nosotros, como mexicanos y colimenses, dijo, nos afecta, porque aquí no hay los subsidios que sí en cambio se dan en Estados Unidos y Canadá, lo cual nos pone en un predicamento, puesto que ya de por sí la diferente forma en que los gobiernos federales de dichos países apoyan a sus campesinos, es una diferencia muy marcada.

Si a esto agregamos la situación propia en que se encuentra el campesino mexicano, que carece de tecnología y de fertilizantes, así como de otros insumos, créditos escasos y con tasas de interés muy altas, esto lógicamente nos deja en una gran desventaja.
Agregó que para hacer un frente común contra el acuerdo del TLCAN, se habrán de reunir con el dirigente de la Federación Estatal de Propietarios Rurales de Colima, Lino Romero Velasco, así como con el presidente de la Confederación Nacional de Propietarios Rurales, Julián Orozco González, para tener voz y una representación que nos ayudará a expresar el sentir del campesinado mexicano ante las autoridades federales, en los próximos días.

SIN COLORES PARTIDISTAS

Por su parte, el dirigente estatal de la CNC en Colima, David Rodríguez Brizuela, al retomar el tema mencionó que se tiene la propuesta de organizar un frente único de organizaciones campesinas contra la entrada de libre comercio de dichos productos por el TLCAN; esto sin colores partidistas, porque la apertura a la importación de productos agropecuarios de los mencionados países nos afecta a todos los productores agrupados en los diversos organismos campesinos que pertenecen a partidos políticos, así como a organizaciones independientes. Comentó que por parte de Colima asiste al referido encuentro nacional una delegación encabezada por el gobernador del estado, Silverio Cavazos Ceballos, al igual que lo harán otros gobernadores de varios estados de la República Mexicana.

El dirigente cenecista destacó que el gobernador Silverio Cavazos Ceballos ha estado siempre del lado de los campesinos colimenses, por lo que la propuesta de revisar el apartado del campo para el libre comercio, el mandatario estatal ya la hizo suya, al presentarla en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago); «nosotros hemos tenido un apoyo muy importante del gobernador Cavazos Ceballos y por eso él manifestó su interés por asistir a la mencionada reunión nacional, para saber cual determinación vamos a tomar», asentó.

Advirtió que la entrada de este libre comercio de productos del campo, sin pago de impuestos, «nos va a afectar, porque somos un país con una cultura del maíz muy arraigada, debido a que es el principal producto básico de la alimentación de los mexicanos, por eso afectará a los productores de básicos y a ganaderos, productores de maíz, frijol, arroz, sorgo, caña de azúcar, carnes y lácteos, no sólo de Colima, sino de toda la República».

PIDEN APOYOS

Por eso los planteamientos nuestros son en el sentido de que se lleve a cabo un programa emergente, pidiéndole al presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, más recursos para apoyar al campo mexicano. También hay una propuesta de que para la solución de este asunto se acoja a las reglas y normas de la Organización Mundial de Comercio, pero primero agotar nuestros derechos constitucionales ante los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, con relación al TLCAN.

Rodríguez Brizuela mencionó que todos los eventos son coordinados por el dirigente nacional de la CNC, Cruz López Aguilar, quien desde la legislatura pasada, de la que era presidente de la Comisión de Agricultura, ha estado empujando porque se quite este apartado para el campo, así como 45 legisladores cenecistas más que asistieron a la reunión nacional campesina, celebrada en Boca del Río, Veracruz. Actualmente, la Comisión de Agricultura la encabeza un miembro del comité ejecutivo nacional de la CNC, Héctor Padilla Gutiérrez, y también el presidente de la Comisión de Desarrollo Rural del Senado de la República, Heladio Ramírez López. «No quisiéramos llegar a tomar medidas drásticas, por eso celebramos el encuentro nacional de la CNC, para exigir al gobierno federal un programa emergente, con el fin de compensar los efectos del TLCAN, y en caso de no tener una respuesta, podríamos hacer movilizaciones en los estados, tomar carreteras y oficinas, en México y en Estados Unidos también», puntualizó.

ACUERDO

A su vez, Antonio Ochoa Escamilla, presidente del Consejo Estatal de Productores de Arroz en Colima, señaló, con relación a la apertura de la comercialización de este cereal por el TLCAN, que el mercado para este producto en México, desde antes de que entrara en vigor el acuerdo ya estaba totalmente abierto, e incluso se nos dijo antes de tiempo «para fregarnos».

«Nos han lastimado mucho con la disparidad del tratamiento que el gobierno de Estados Unidos da a los productores, con magníficos subsidios, que no les interesa el precio al público; en cambio, a nosotros nos ha constreñido y desde hace mucho tiempo están abiertas las fronteras para el arroz, y existe ciertamente un peligro por esto», advirtió.

Tenemos conocimiento, agregó, que a una empresa industrial arrocera de procedencia norteamericana le fue vendido un beneficio arrocero en Veracruz, eso nos alarma seriamente y esto es lo novedoso para nosotros, porque no estábamos informados, pero acaba de suceder y la compraron en 50 millones de dólares. La información que tenemos es en el sentido de que el número uno de los beneficiados con esta empresa estadounidense fue quien hizo esta adquisición y, si la compraron en dicha cantidad, es tan grande la inversión como puede ser la industrialización del arroz en nuestro país.

Esto quiere decir que, aprovechando la lentitud y el despego que han demostrado nuestros productores y autoridades del sector y sobre todo las de comercio, la realidad es que nos preocupa mucho que ahora, por el TLCAN, vaya a venir de Estados Unidos el arroz palay, que aquí producimos, porque eso sería altamente perjudicial y una competencia absolutamente desleal.

SÓLO EL 25% DE ARROZ

La entrada en vigor del referido acuerdo por el tratado de libre comercio nos constriñe aún más, porque actualmente en el campo mexicano ni siquiera estamos produciendo el 25 por ciento de las necesidades de arroz del país. En la actualidad, la producción de arroz palay en México es de alrededor de 250 mil toneladas anuales, y en Colima de cerca de 15 mil toneladas.

Por eso, es absolutamente incosteable ahora esa apertura, mientras no tengamos en nuestras manos el valor agregado de nuestro producto, lo cual debemos hacer para que se nos quede en el bolsillo; de otra forma, tendremos que desaparecer del mercado y esto sería mortal para nosotros. La responsabilidad de resolver este problema es del gobierno federal, porque nosotros no nos vamos a ir por el lado político, ya que esto ha hecho mucho daño a la producción nacional, que se meta la política insana partidista en este asunto.

PATRIOTISMO

Los productores tenemos que exigir a las autoridades que actúen a tiempo y con sentido común, y sobre todo con sentido patriótico, hace falta esto. A nosotros nunca se nos ha consultado y menos tomado en cuenta para estos acuerdos del TLCAN, pues ni a la Sagarpa la consultaron y tampoco al Congreso de la Unión, sólo al Senado de la República, y a un grupo de senadores de aquel tiempo en que se firmó el acuerdo. No hubo cabildeos masivos de representación popular y ahora estamos con los gritos, porque no se atendieron a tiempo, y eso, en la historia patria y en la historia comercial, siempre nos ha pasado y «nos tropezamos con la misma piedra».

Sin embargo tenemos que hacer algo, esperar y saber si se va a aprobar lo que se está buscando en la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero no gritar a quien no le interesa el asunto, porque para escándalos, ya hay demasiados en este país.

EXTINCIÓN

La realidad es que si no hay apoyos para los productores, desapareceremos, por eso es necesario se sostenga, se estudie bien la solución y que sea de la dimensión adecuada. No podemos seguir produciendo cuando estamos perdiendo, ni teniendo utilidades legítimas. Tenemos los costos de producción más altos; ahí está el petróleo, del cual se derivan fertilizantes y herbicidas para el arroz, así como la gasolina y otros combustibles, en constante aumento y que se utilizan para el transporte del grano, así de fácil, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *