Este vertiginoso crecimiento se debe a la producción de acuacultura que hoy en día aporta 61.5%, con 4.8 millones de toneladas, con una tasa de crecimiento anual estimada en 4.2 por ciento.

Asia concentra 82% de la producción en China, Tailandia, Vietnam, Indonesia y la India. Por su parte América aporta 16% en Ecuador, México, Brasil, Venezuela, Honduras, Nicaragua y Guatemala y el resto del mundo aporta 2% en Arabia Saudita, Madagascar, Australia y Nueva Caledonia.

A pesar de su dinámico crecimiento, la industria del cultivo de camarón, al igual que el resto de las industrias que manejan animales, está sujeta a retos, como la presencia de enfermedades, que en el caso del camarón impactaron negativamente la producción de algunos países como China, Tailandia y México, pero generaron oportunidades para otros países que incrementaron su producción.

El doctor Gorjan Nikolik, investigador de Agronegocios de Rabobank, comenta en su presentación a la asociación de productores de camarón de Australia de julio del 2017 que después de las enfermedades del camarón, como el síndrome de la muerte temprana, el abasto de camarón de China y Tailandia fue remplazado por Ecuador y la India.

China contrajo su producción de poco más de 1 millón de toneladas en el 2010 a 550,000 toneladas en el 2017, por su parte las producciones de Tailandia pasaron de 472 a 301,000 toneladas del 2011 al 2017.

En contraste, Ecuador pasó de 150 a 460,000 toneladas del 2008 al 2017 y la India obtuvo una producción estimada de 500,000 toneladas en el 2017.

Señala que, para el caso de Ecuador, algunas de las ventajas con las que cuenta es que manejan un modelo de producción de baja intensidad, una industria controlada por pocos grupos, uso de material genético local y un alto nivel de control gubernamental, tarifas preferenciales para exportación y la capitalización de experiencias cuando aprendieron a convivir con las enfermedades como el síndrome de la mancha blanca.

El cultivo de camarón es una industria nueva que ha demostrado su capacidad de adaptación ante los retos y altibajos de los mercados, lo cierto es que la población mundial sigue creciendo y demanda cada vez más camarón.

En la segunda parte de esta nota comentaré sobre las oportunidades de negocio en el cultivo sustentable de camarón en México.

-0-

Ayer comenté sobre las tendencias mundiales y las oportunidades de negocios en la producción acuícola sostenible para abastecer una creciente demanda de productos sanos y nutritivos

La revista especializada Panorama Acuícola de mayo del 2018 publica las proyecciones de FAO, para satisfacer la demanda de productos pesqueros en el mundo en el 2030, se requieren producir 30 millones de toneladas adicionales, esta tendencia para el caso de México será de 176,000 toneladas y la única opción sustentable es la acuacultura.

 Por su parte, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca menciona que el crecimiento de la acuacultura en México se debe en buena parte al cultivo de camarón por su importancia en el desarrollo económico.

De acuerdo con reportes preliminares, la producción de camarón de cultivo en México en el 2017, podría alcanzar un máximo histórico con 146,835 toneladas, esto es 14.9% superior a las 127,814 toneladas del 2016.

Destacan por su contribución los Estados de Sinaloa con 62,792 y Sonora con 62,100 toneladas respectivamente, estas dos entidades concentran 85.1% de la producción nacional acuícola de camarón.

Con datos de la Secretaría de Economía, en el 2017 se exportaron 38,122 toneladas con un valor de 463 millones de dólares, esto es, 19.2% superior a los 388 millones de dólares del 2016. Por su parte, las importaciones disminuyeron 10.1% al pasar de 8,852 a 7,954 toneladas del 2016 al 2017, respectivamente.

Los precios internacionales se mantienen relativamente estables y nuestro principal mercado, los Estados Unidos de Norteamérica, continúan demandando cada vez más camarón, en el 2017 las importaciones crecieron 9.9% respecto al 2016 para alcanzar un máximo histórico de 665,000 toneladas con valor de 6,544 millones de dólares y son abastecidas en 80.4% por la India, Indonesia, Tailandia, Ecuador y Vietnam. México participa con 4.3 por ciento.

En México a inicios de este siglo, con datos del Consejo Nacional de Población, se contaba con 100.2 millones de habitantes, para el 2018 el pronóstico es de 124.7 millones de personas, la diferencia en estos 18 años son 24.5 millones de consumidores potenciales de camarón. El consumo aparente de camarón en México para el 2017 es de 1 kilogramo por persona, muy por debajo de los 15 kilogramos de carne de res, o de los 18 kilogramos de carne de cerdo o de los 34 kilogramos de carne de pollo que consumimos los mexicanos al año.

Este ciclo de cultivo 2018 será un año de retos y oportunidades, a diferencia del pasado, ahora se cuenta con experiencia, protocolos de cultivo, nuevas herramientas financieras, además de la visión de los empresarios de la industria del cultivo de camarón que, con sus esfuerzos, continúa creciendo y rompiendo récords de producción.

*Martín Téllez Castañeda es especialista de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

*Martín Téllez Castañeda es especialista de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente en FIRA.  La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA

[email protected]