domingo , 18 noviembre 2018
Inicio » Carrusel » El pescado blanco michoacano

El pescado blanco michoacano

RICARDO CAPILLA VILCHIS. AGENCIA INFORMATIVA CONACyT.

MORELIA, Michoacán. En el marco del Seminario Interdisciplinario de Alimentación del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora (Instituto Mora), se presentó el libro El pescado blanco en la historia, la ciencia y la cultura michoacana, que aborda la importancia que ha tenido esta especie para el estado de Michoacán.

La edición del libro estuvo a cargo de la Secretaría de Cultura del gobierno del estado de Michoacán y del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), mientras que los historiadores Enrique Florescano Mayet y Gerardo Sánchez Díaz estuvieron a cargo de la coordinación de esta obra que reúne artículos de 16 autores.

Florescano Mayet, director general adjunto de Proyectos Históricos en la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, explicó que se dio a la tarea de realizar esta obra junto con Sánchez Díaz porque en la literatura científica no existía un libro dedicado a los peces de la familia Atherinopsidae. El resultado es un conjunto de textos que abordan los aspectos del desarrollo histórico, características biológicas, ecológicas, gastronómicas, culturales y económicas del pescado blanco (Chirostoma estor) que habita en el lago de Pátzcuaro, así como también los desafíos para la preservación de la especie.

De acuerdo con datos del documento “Avances en el cultivo de pescado blanco”, publicado por el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), el pescado blanco (Chirostoma estor) puede llegar a medir hasta 40 centímetros de largo. Habita en la vertiente del Pacífico y en los lagos de Chapala, Pátzcuaro y Zirahuén.

“Los capítulos que integran esta obra se impusieron el compromiso de una escritura clara, didáctica y persuasiva que cumpliera con el propósito de hacer de este libro una obra de interés científico y además atractiva para un público amplio”, dijo Florescano Mayet.

Por su parte, el doctor Sánchez Díaz, profesor investigador titular C de la UMSNH, puntualizó en que el pescado blanco ha estado presente en muchos aspectos de la cultura del estado, desde el propio nombre Michoacán, que proviene del náhuatl michihuacán, que significa lugar de pescadores, pasando por artesanías, gastronomía y hasta en la cima del escudo del estado.

La obra se centra en el estudio del pescado y no del pez blanco, es decir, analiza la relación que han tenido los pobladores de Michoacán con la pesca de una especie como recurso de supervivencia y de explotación económica, iniciando con la historia de los primeros habitantes de los lagos michoacanos y llegando al presente inmediato, destacó la doctora Enriqueta Quiroz Muñoz, coordinadora del Seminario Interdisciplinario de Alimentación.

La maestra Cristina Barros Valero, miembro de la Red Interdisciplinaria de Alimentación Latinoamericana del Instituto Mora, comentó que entre los artículos que conforman el libro se expone el grave estado de amenaza en que se encuentra esta familia de peces, conformada por distintas variedades de charales y peces blancos, a causa de la tala, sobreexplotación, contaminación e introducción de especies exóticas a su hábitat, entre otros factores.

“La primera parte del libro sirve de argumento para expresar la necesidad de promover la actividad pesquera de la zona lacustre michoacana, pues es parte de la identidad de los lugareños (…) Los antropólogos nos han enseñado que si una especie desaparece, el pueblo originario que vivía de ella también muere”, dijo Quiroz Muñoz.

Por su parte, José Napoleón Guzmán, investigador de la UMSNH, dijo que el libro incluye 72 recetas para preparar pescado blanco provenientes de distintos lugares de Michoacán, que reflejan el acontecer cotidiano y de las tradiciones de los pobladores del estado.

CONSULTA

Avances en el cultivo de pescado blanco

 

Un comentario

  1. Fue crucial y determinante para evitar la extinción del Pescado Blanco de Pátzcuaro (diferente al de Chapala) el Método de Reproducción Artificial en 1964, del Biol. Mateo Rosas Mreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *