Inicio » Opinión » Entre el clima y el USDA, se desploman los granos

Entre el clima y el USDA, se desploman los granos

ALFONSO GARCÍA ARANEDA. EL ECONOMISTA.
Alo largo de la semana pasada, los granos se precipitaron fuerte a la baja debido a que los especuladores salieron a tomar utilidades, tras varias sesiones de alzas y mostrar un mercado técnicamente sobrecomprado.

Alo largo de la semana pasada, los granos se precipitaron fuerte a la baja debido a que los especuladores salieron a tomar utilidades, tras varias sesiones de alzas y mostrar un mercado técnicamente sobrecomprado, la presencia de más lluvias en la franja maicera de lo que se había pronosticado y por supuesto, un reporte sobre oferta y demanda a julio emitido por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos que mostró inventarios generosos y por encima de lo que esperaba el mercado, siendo el maíz el protagonista de las bajas

Para que se den una idea, el maíz cerró la semana con pérdidas de 3.09%, el trigo cayó 3.06% y la soya cerró prácticamente sin cambios, todos a plazo de marzo del 2018.

Pero vayamos a los números:

Para el maíz a nivel mundial, el USDA ubicó los Inventarios Finales para el ciclo 2016-17 en 227.51 millones de toneladas contra 225.20 que estimaba el mercado y 211.80 del año anterior, mientras que para el ciclo actual, 2017-18, éstos quedaron en 200.81 millones de toneladas, contra los 195.10 esperados y 194.30 millones del mes pasado.

A nivel Estados Unidos, el USDA incrementó los Inventarios finales del ciclo 2016-17 al ubicarlos en 60.20 millones de toneladas versus los 58.50 que esperaba el mercado, mientras que para el presente ciclo, le aumentó la superficie sembrada y la expectativa de la superficie a cosechar dando un incremento en la expectativa de producción de 4.83 millones de toneladas para quedar en 362.09 millones de toneladas, que sumados al incremento en los inventarios Iniciales de 1.91 millones, dio una oferta total de 423.56 millones de toneladas, es decir, 6.73 millones más que el mes anterior.

Por el lado de la demanda solamente le subió al forrajero 1.27 millones de toneladas, dejando el resto de los rubros sin tocar, lo que arrojó un consumo total de 364.51 millones de toneladas, quedando así inventarios finales de 59.06 millones, muy por encima de los 53.67 que estimaba el mercado.

Como podrán apreciar, los números del USDA muestran que las historias climáticas no le han hecho mella a sus expectativas en cuanto a producción e Inventarios Finales.

De hecho, los que le han apostado a las alzas pensaban que el USDA debería haber hecho un recorte a los rendimientos en este mes; sin embargo, los mantuvo en 10.71 toneladas/hectárea.

En el caso de la soya a nivel mundial, el USDA ubicó los Inventarios Finales para el ciclo 2016-17 en 94.78 millones de toneladas contra 92.80 millones estimados, mientras que para este ciclo quedaron en 93.53 millones contra los 91.90 que esperaba el mercado.

A nivel Estados Unidos, también le subió el estimado de la superficie a cosechar, como en el caso del maíz, pero le redujo al Inventario Inicial, lo que dio una oferta total de 127.78 millones de toneladas, es decir, 950,000 toneladas menos que el mes anterior, mientras que por el lado del consumo lo dejó intacto para ubicarse en 115.26 millones de toneladas, quedando así los inventarios finales para este ciclo en 12.52 millones contra los 13.34 que esperaba el mercado.

Finalmente, en el caso del Trigo a nivel mundial, el USDA ubicó los Inventarios Finales para el ciclo anterior en 258.05 millones de toneladas contra 255.20 estimados, mientras que para el presente ciclo quedaron en 260.60 millones de toneladas versus 257 millones esperados.

A nivel Estados Unidos, ubicó los inventarios finales para este ciclo en 25.53 millones contra 23.60 estimados.

El mercado se centrará nuevamente en el clima y todo parece apuntar que, por lo pronto, no hay amenazas en cuanto a temperaturas elevadas y falta de humedad que pudiesen afectar la etapa de polinización del maíz y por ende sus rendimientos.

A lo anterior habría que sumarle la fuerte apreciación que presentó el peso frente al dólar la semana pasada de 3%, ya que los precios de los granos están referidos al billete verde y eso significa menos ingresos para nuestros agricultores.

Nuestra recomendación: ¡tomen coberturas, porque ni el clima ni los mercados tienen palabra de honor!

@gamaaderivados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *