Ayer expusimos generalidades de los instrumentos financieros que permiten dar soporte al crecimiento de las agroempresas. En los años recientes, un instrumento que ha acelerado la adopción de innovaciones y la inversión fija en nuestro país es el arrendamiento

La adquisición de activos mediante el arrendamiento representa para las empresas beneficios fiscales, contables y operativos, y de acuerdo con cifras publicadas, en los países desarrollados 70% de la adquisición de bienes se realiza a través de este instrumento, en tanto que en nuestro país la cifra es mucho menor.

Sin embargo, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras de Arrendamiento, Crédito y Factoraje, a partir del 2014 el incremento de la cartera de este tipo de crédito ha sido de un ritmo superior a 20% anual, lo que demuestra que va en aumento el número de empresas que reconocen las bondades de esta modalidad de financiamiento aunado a una mayor participación de instituciones financieras especializadas que han incrementado la oferta.

Es de vital importancia para las empresas el uso de instrumentos financieros con los que logren optimizar recursos humanos y económicos, en ese sentido, el arrendamiento es útil para este fin.

Las modalidades más utilizadas actualmente son el arrendamiento puro, financiero, y sale & lease back. El primero de ellos permite obtener beneficios fiscales mediante la deducibilidad del pago de las rentas. En el arrendamiento financiero, la deducibilidad se permite a través de la depreciación del activo, toda vez que el bien se registra en el balance de la empresa.

Finalmente, la modalidad sale & lease back es utilizada para convertir los activos fijos propios en una fuente de liquidez y, al igual que en el arrendamiento financiero, se permite la deducción fiscal de los intereses pagados.

¿Qué tipo de arrendamiento conviene más? Encontrar la modalidad más adecuada para una agroempresa dependerá de sus necesidades, de su plan fiscal, de su interés en retener los bienes al final del periodo contratado, del grado de especialización, de las restricciones por apalancamiento financiero con acreedores o inversionistas, disponibilidad de garantías, tamaño de la unidad productiva y plan de expansión, entre otros.

Conocer los productos financieros que operan en el mercado agroalimentario requiere siempre de asesoría y gestión especializada, donde instituciones como FIRA apoya, además de las empresas agroalimentarias, todas las actividades económicas lícitas relacionadas que impacten el desarrollo regional en localidades con menos de 50,000 habitantes, promoviendo que productores y empresas puedan concretar oportunidades de negocio de acuerdo con su actividad y segmento.

*Abel Rojas Calderón y Juan Carlos Cruz Saucedo colaboran como agente y promotor, respectivamente, en la Agencia FIRA en Texcoco, Edomex. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

@fira.gob.mx

[email protected]