viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Opinión » IP ayer con Economía para TLCAN, insistirán vía empresarios de EE. UU. y armadoras y agricultores nodales

IP ayer con Economía para TLCAN, insistirán vía empresarios de EE. UU. y armadoras y agricultores nodales

ALBERTO AGUILAR. NOMBRES, NOMBRES Y…NOMBRES. CORREO.

AYER POR LA mañana se reunió el sector privado con Economía que comanda Ildefonso Guajardo para realizar una evaluación de lo sucedido en la cuarta ronda de negociaciones que acaba de finalizar en Washington.

Estuvieron los miembros del CCE que preside Juan Pablo Castañón y los principales representantes del ‘cuarto de junto’ que han participado en las mesas de trabajo.

Acto seguido estos últimos a cargo de Moisés Kalach tuvieron un encuentro por aparte.

Como es público Donald Trump ya cristalizó sus exigencias, mismas que son incompatibles para garantizar el libre comercio. Van más en la línea del proteccionismo y la política del ‘buy american’.

Desde Ottawa era perceptible que se presentarían serios escollos a México y a Canadá representado por Chrystia Freeland.

Los aranceles para la industria textil y el esquema de temporalidad para nuestras exportaciones de frutas y hortalizas fueron el primer aviso.

Ya luego se redondeó con reglas de origen del 85% para el rubro automotriz y la exigencia de que EE. UU. aporte el 50% de los componentes.

También la intención de desaparecer los paneles de controversia y las salvaguardas para que las disputas se ciñan a las leyes de EE. UU., al igual que una caducidad de sólo 5 años al acuerdo.

Obvio hay gran preocupación en el rubro automotriz representado por AMIA de Eduardo Solís, lo mismo que en el rubro textil a través de Canaintex de José Cohen y Canaive de Samuel Gershevich y en general en toda la industria. No se diga en el sector agropecuario.

El lenguaje corporal de Robert Lighthizer, cabeza del equipo negociador de EE. UU., de ‘muy pocos amigos’ contrastó con el esfuerzo de sus equipos que habían participado en las mesas.

Claramente Trump maneja sus cartas en función de los compromisos de campaña y del inminente proceso electoral en su país. Esta también en juego su propuesta fiscal.

Ayer durante el encuentro con Guajardo se ponderaron las ventajas de haber reprogramado la quinta ronda para el periodo del 17 al 21 de noviembre, ya que se ganó tiempo para continuar con el cabildeo de la IP estadounidense.

Si bien muchos grupos empresariales de ese país ya han manifestado a Trump el desacuerdo con su proceder, lo cierto es que por ahora y más allá de lo que hay en juego nadie se atreve a dar un paso más adelante.

Al igual que al rubro automotriz, se creé que los agricultores de esa economía podrían ser punta de lanza. Nuestros empresarios no han quitado el dedo del renglón de insistir por esa vía.

Miembros del CNA que comanda Bosco de la Vega mantienen contactos permanentes con los productores de granos que serán de los fuertemente afectados en caso de una ruptura del TLCAN. También los de soya. Muchos ni siquiera sabían el destino de sus cosechas que llegan a México a través de comercializadoras como Cargill que preside David MacLennan.

Las berries son producidas en su mayoría por multinacionales estadounidenses que igual deben ayudar.

Así que hay tiempo para la siguiente cita, a fin de insistir vía la IP de EE. UU. en un cambio de posición de Trump. De parte del gobierno hay la convicción de sólo transigir si lo que hay en la mesa es conveniente para el país. Habrá qué ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *