Inicio » Noticias » Ciencia » La biología molecular contra plaga del “dragón amarillo”

La biología molecular contra plaga del “dragón amarillo”

ANTIMIO CRUZ BUSTAMANTE. CRÓNICA.

La biología molecular contra plaga del “dragón amarillo” | La Crónica de Hoy

El doctor Alpuche Solís dice que los productores de tomate y chile que detecten síntomas de la enfermedad pueden acudir al laboratorio de Lanbama. (Foto: IPICYT)

Originario de la región maya y los exuberantes paisajes de Quintana Roo, el doctor Ángel Gabriel Alpuche Solís comenzó desde muy joven su camino científico al estudiar para técnico laboratorista clínico y después combinar su interés por las plantas con sus conocimientos de análisis de laboratorios.

Ahora, residiendo en San Luis Potosí y trabajando como coordinador del Laboratorio Nacional de Biotecnología Agrícola, Médica y Ambiental (Lanbama), Alpuche Solís coordina el grupo que hace análisis de biología molecular para tratar de controlar una de las plagas más agresivas para los productos agrícolas: la enfermedad Huanglongbing (HLB), conocida como “dragón amarillo”.

Esta patología era conocida por afectar principalmente a los árboles de limón, naranja y toronja, pero ahora se ha detectado una variante en papa, jitomate y chile, por lo que el doctor Ángel Gabriel dice que la biología molecular será clave para que México detecte tempranamente los brotes de esta enfermedad de las plantas y frene grandes pérdidas que podría tener el sector agrícola.

El Lanbama opera dentro de uno de los 27 Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt): el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICIYT).

PASIÓN POR EL LABORATORIO. Siendo todavía adolescente y motivado por su maestro Tirso Ordaz y por su padre, Ángel Gabriel Alpuche estudió para ser técnico laboratorista clínico en el Instituto Tecnológico de Chetumal y posteriormente se trasladó al centro del país, a la región del bajío, donde obtuvo el grado de ingeniero bioquímico en Alimentos, en 1987, en el Instituto Tecnológico de Celaya.

Se interesó mucho en la investigación vegetal y participó en un proyecto de fijación de nitrógeno en frijol. Su director de tesis de ingeniería lo motivó a ingresar a la maestría en Biología Vegetal del Cinvestav-Irapuato, donde estudió el metabolismo secundario del brócoli y realizó una tesis sobre desperdicios agro-industriales de brócoli, dirigida por el doctor Octavio Paredes, quien años después llegaría a ser presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC). Alpuche Solís explica que comprender los mecanismos de infección de la enfermedad Huanglongbing (HLB) o “dragón amarillo” representa un gran reto intelectual. Agrega que en la actualidad, en el caso de cítricos, se realizan en fase experimental cultivos biotecnológicos a fin de combatir la infección por “Dragón amarillo”.

“Los síntomas se manifiestan como un moteado amarillo alternado en las hojas, y los brotes y ramas se secan; con el tiempo la planta se muere. Los frutos se deforman y reducen su tamaño, reduciendo el rendimiento y calidad, las semillas son estériles. La sintomatología puede confundirse con una mala nutrición vegetal y se requieren métodos de diagnóstico basados en ADN para su detección certera”, agrega el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Agrega que un protocolo de detección de la enfermedad es el uso de la reacción yodo-almidón, en donde se pueden teñir cortes florales.

El año pasado un grupo de investigación encabezado por la doctora Claudia María Melgoza Villagómez, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), encontró un insecto psílido, parecido a una mosca, que funciona como vector o transmisor de la infección en tomate, papa y chile.

Ese insecto está presente en 14 estados de la República Mexicana, dentro de ellos está San Luis Potosí con cinco plantas de tomate y una de chile positivas.  En ese estudio, todos los insectos muestreados dieron positivo a la bacteria Candidatus liberibacter.

“Con los antecedentes de los daños causados por HLB en cítricos, es de suma importancia monitorear y controlar al vector y la presencia de la enfermedad en hortalizas como papa, jitomate y chile; nosotros, con la participación de Elvira Hernández Rico y Verónica Zárate Chávez del IPICYT y la colaboración de la junta local de Sanidad Vegetal de Villa de Arista, analizamos 33 muestras de Villa de Arista en chile y encontramos 19 positivas”, agrega el doctor Ángel Gabriel Alpuche.

REPATRIACIÓN EXITOSA. Tras concluir su maestría en Cinvestav-Irapuato, con una estancia en Canadá, el doctor Alpuche emigró a Nottingham, Reino Unido, para laborar con el grupo del doctor Don Grierson, de la Universidad de Nottingham UK, en  el tema de silenciamiento génico en jitomate para retrasar la maduración.

A su regreso a México el doctor Rubén López Revilla lo invita a ser fundador del IPICYT en San Luis Potosí, centro Conacyt que tendría un posgrado en Biología Molecular, incorporándose en el 2001.

Actualmente realiza investigación en biotecnología agrícola, particularmente en biología molecular de hortalizas, frutos, forrajes y agaváceas mediante técnicas de ingeniería genética como transformación nuclear, de cloroplastos y mediante vectores virales, para producir biofarmacéuticos (vacunas y péptidos antivirales) contra enfermedades de mucosas y el estudio su actividad biológica. También estudia a nivel molecular la interacción planta-patógeno para obtener plantas resistentes a enfermedades bacterianas.

El doctor Alpuche Solís explica que los productores de tomate y chile que detecten síntomas de hojas de tomate enchinadas o acucharadas, al igual que brotes cloróticos en chile, pueden acudir al laboratorio de Lanbama ubicado en el IPICYT, ya que, al contar con acreditaciones para diagnóstico molecular de enfermedades de plantas, pueden ofrecerse medidas para contener la propagación de este grave problema del campo.

NUESTROS CIENTÍFICOS: Ángel Gabriel Alpuche Solís es coordinador del Laboratorio Nacional de Biotecnología Agrícola, Médica y Ambiental (Lanbama), del IPICYT, donde hace estudios para tratar de controlar una de las plagas más agresivas para los productos agrícolas, la enfermedad Huanglongbing (HLB).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *