Foto: Notimex

Las exportaciones de maíz de Estados Unidos alcanzaron el nivel más alto en al menos 23 años, 1.94 millones de toneladas en la primera semana de abril, un 60 por ciento más que el mismo periodo de 2017, en medio del clima adverso de las cosechas en las Américas y la amenaza de aranceles comerciales.

De acuerdo con Bloomberg, una sequía persistente en Argentina ha reducido la producción de granos, y el clima seco hasta mayo puede frenar la producción de la cosecha de la segunda temporada en Brasil. El clima frío y húmedo en las próximas dos semanas afectará a la siembra en Estados Unidos. Lo que aumenta los riesgos de polinización de los cultivos del medio oeste durante el clima cálido de julio, reduciendo aún más las perspectivas de suministros mundiales.

  • El Dato: La exportación masiva aumentó 60 por ciento, en comparación con abril de 2017.

Las exportaciones estadounidenses en la semana que finalizó el 5 de abril subieron un 60 por ciento a 1.94 millones de toneladas, desde el año anterior al más alto desde que el Departamento de Agricultura comenzó a reportar los datos en 1995. Japón y México fueron los principales compradores con una pequeña cantidad vendida a China, que está envuelta en una disputa con la administración de Trump. China todavía era el principal exportador de sorgo de Estados Unidos la semana pasada. La semana pasada, los exportadores elevaron las ofertas para el suministro de maíz en las terminales cercanas a Nueva Orleans en un 27 por ciento, la mayor cantidad en tres meses, según datos del USDA. Los futuros en Chicago han aumentado un 14 por ciento este año.

Cabe recordar que los futuros de la soja en Chicago cayeron 2.0 por ciento a principios de abril en Estados Unidos, luego de que China anunció aranceles contra la soja, la carne, el maíz y otros productos estadounidenses, en respuesta a los gravámenes del Gobierno de Donald Trump a las exportaciones chinas.

Los futuros de maíz de los Estados Unidos también cayeron bruscamente, pero luego borraron parte de las fuertes pérdidas. Los precios del trigo cerraron casi estables. La soya para mayo bajó 22.75 centavos a 10.1525 dólares.