Se requieren penas más severas, asegura dirigente ganadero

Tlaquiltenango.- A pesar que desde el año pasado se implementó el registro obligatorio del ganado ante el Sistema Nacional de Identificación Individual de Ganado (Siniiga), el abigeato en la región no se ha reducido en su totalidad, afirmó el presidente  del sistema producto bovino y carne en el estado de Morelos, Roberto Reza Quiroz.

En principio, el dirigente criticó la excesiva burocracia que hubo para cumplir con la disposición, pues era mucha la demanda y poca la atención.

“En principio, tuvimos muchos problemas con la ventanilla de Siniiga, donde no tenían personal suficiente para poder dar el servicio a los ganaderos. Afortunadamente, después de unas manifestaciones por parte de los ganaderos, hoy ya hay varias ventanillas, incluso en Tlaquiltenango y Jojutla, donde ya puede acudir el ganadero a solicitar sus aretes”.

Sin embargo, precisó que no ha resultado totalmente como se esperaba, pues si bien hay un buen control del ganado que va en tránsito y del que sale o entra en el estado, han detectado que venden estos distintivos sin control en los tianguis ganaderos.

“Si quieres aretes, en los tianguis ganaderos te los venden. Si requieres 10 aretes, pues vas y los compras y en ese momento le están poniendo los aretes al ganado. Entonces, no hay un control. Tiene que haber una más estricta vigilancia con esta situación. Es un delito, porque es un programa federal; sin embargo, puedo decir que el tianguis de Amayuca está muy abandonado de vigilancia, llevan otro tipo de control, pero menos el de los aretes”.

Consideró que se siguen robando por lo menos un tercio de animales de los que se llevaban antes, lo que es un fuerte golpe a la economía del ganadero.

Ejemplificó que hay campos donde se sigue utilizando la yunta de bueyes para sembrar y cada uno de esos animales tiene un costo de alrededor de 50 mil pesos, por lo que cuando los roban, el productor tiene una pérdida importante.

“El abigeato no mermará hasta que se modifique el código penal, para que el delito de abigeato sea grave. Se los he pedido a los diputados, tanto en el Congreso del Estado como Congreso de la Unión, y a la misma Cámara de los Senadores, pero no nos hacen caso, no les interesa la situación que pasa en el campo”.