Inicio » Noticias » Estatales » Baja California » No somos enemigos de pescadores legales, aclara Sea Shepherd

No somos enemigos de pescadores legales, aclara Sea Shepherd


ERNESTO MÉNDEZ. EXCÉLSIOR.

En lo que va del año, el barco de Sea Shepherd ha sufrido dos ataques por parte de cazadores furtivos mientras patrullaba el refugio de la vaquita marina en el Alto Golfo de California 

Después de los dos ataques en alta mar al barco Farley Mowat de Sea Shepherd en el hábitat de la vaquita marina, la organización conservacionista emitió un comunicado para la comunidad pesquera del Golfo de California, donde asegura que nunca ha apoyado la imposición del embargo por parte de Estados Unidos al camarón, curvina, sierra y chano, capturados en la región.

Y se ha opuesto públicamente a ello, porque entiende que esto sólo perjudica a los pescadores tradicionales abriendo más espacios para el desarrollo de la pesca ilegal y descontrolada”, manifestó.

Destacó que trabaja a través de un acuerdo establecido con el Gobierno de México para la conservación de la vaquita marina y no recibe ningún tipo de compensación económica. 

La organización se apoya en donaciones de personas que desean la conservación de la vida marina. Sea Shepherd entiende la necesidad de las comunidades pesqueras tradicionales de poder continuar con su principal actividad de sustento y su voluntad de cuidar sus propios recursos”, afirmó.

Explicó que su trabajo se basa principalmente en el retiro de redes de pesca ilegales utilizadas para la captura de totoaba.

Sea Shepherd reconoce que esta actividad ilegal no tiene relación con la pesca de sustento tradicional realizada por las comunidades del Alto Golfo”, indicó.

Señaló que del total de redes retiradas en la temporada 2017-2018, el 97.3 por ciento fueron redes ilegales totoaberas y únicamente el 2.7 por ciento corresponde a otros tipos de redes que fueron localizadas dentro del área para la protección de la vaquita marina.

Sea Shepherd trabaja mayoritariamente en un área reducida del Refugio de la vaquita marina, donde el uso de redes agalleras está prohibido, debido a su interacción con el mamífero marino en mayor peligro del mundo”, detalló.

La agrupación aclaró que no se opone al regreso de actividades de sustento, mientras sea mantenida una área de protección para la vaquita marina, que esté libre de redes agalleras, con base en estudios actuales.

Sea Shepherd sabe que la comunidad pesquera no desea que se extinga la vaquita marina, ya que es parte de su patrimonio natural. Por ello apoyamos cualquier iniciativa que incluya la participación de pescadores en su protección en el mar”, subrayó.

La agrupación concluyó con una condena a la violencia e inestabilidad producida por el crimen y tráfico ilegal de totoaba en el Alto Golfo de California, y su impacto en la seguridad y vida de los pescadores tradicionales y familias del Alto Golfo de  California.

ATAQUE POR PESCADORES FURTIVOS.

El pasado 31 de enero, el barco Farley Mowat de Sea Shepherd fue atacado por cazadores furtivos mientras patrullaba el refugio de la vaquita marina en el Alto Golfo de California, como parte de la Operación Milagro.

Pescadores ilegales de totoaba lanzaron bombas molotov contra la embarcación, lo que ocasionó un incendio en cubierta, que pudo ser sofocado rápidamente.

Los agresores a bordo de decenas de pangas lanzaron también grandes rocas y otros proyectiles contra el Farley Mowat y la tripulación, causando daños a la nave y rompiendo ventanas.

Afortunadamente, ningún voluntario resultó con lesiones graves durante el ataque, que pudo ser repelido utilizando mangueras de emergencia para tratar de alejar a las lanchas.

Esta es la segunda agresión que sufre el barco de Sea Shepherd, ya que losprimeros días de enero, después de retirar del agua tres redes ilegales para capturar pez totoaba, el Farley Mowat fue atacado por 35 lanchas de pescadores furtivos, que lanzaron pesas de plomo, anclas, basura, pescado muerto e incluso salsa Tabasco.

La embarcación fue emboscada por quienes se dedican a actividades ilícitas que ponen en riesgo a los últimos ejemplares del mamífero marino en mayor peligro del mundo.

Los cazadores dejaron caer una red de enmalle frente a la proa del buque, en un intento por dañar sus hélices. Cinco pescadores abordaron ilegalmente la embarcación y saquearon múltiples objetos de la cubierta.

jcs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *