Inicio » Opinión » Otro boquete a Pemex
FOTO: Página Ciudadana.

Otro boquete a Pemex

ALBERTO BARRANCO. EMPRESA. EL UNIVERSAL.

Renuente el nuevo gobierno a vender las plantas de fertilizantes adquiridas por Petróleos Mexicanos en el hipotético de utilizar la producción en sus programas de apoyo al campo, la carga sobre los hombros de la empresa productiva del Estado se vuelve insostenible. Solamente una de ellas, Fertinal, le ha provocado pérdidas por 11 mil millones de pesos.

La firma fue adquirida el 16 de diciembre de 2015 vía una operación de triangulación de recursos que obligó a contratar un préstamo de 638 millones de dólares, por más que oficialmente el precio fue de 250 millones de billetes verdes.

Durante la gestión de Emilio Lozoya al frente de la petrolera, también se adquirió la firma Agronitrogenados, propiedad de Altos Hornos de México.

La información oficial hablaba de un pago de 475 millones de dólares.

En la alegría de la nueva, Pemex creó una división de fertilizantes, a la que se dotó de un presupuesto de 6 mil 366 millones de pesos… que se fueron a la basura.

La justificación de Lozoya apuntaba a que la operación había surgido por mandato del Pacto por México, en una de cuyas cláusulas se planteaba el compromiso de abaratar los fertilizantes.

Además, se aducía que las operaciones habían sido ventajosas financieramente para la empresa, al colocar sus deudas en la banca de desarrollo, lo que implicaba menos rédito.

Sin embargo, hasta hoy pese a la insistencia del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, y del propio Congreso de la Unión, no se ha logrado hacer públicos los contratos.

Bajo el marco de una denuncia por supuestos hechos y conductas posiblemente contrarias al interés público colocada por un legislador, el organismo exigió en marzo de 2016 una versión pública del documento, detallando el monto real de las deudas asumidas.

La solicitud sigue en el aire, al igual que el resultado de una investigación de la Auditoría Superior de la Federación ante el Órgano Interno de Control de la empresa productiva del Estado.

En el libro blanco dejado por Pemex a la culminación del sexenio anterior se reconoce, sin embargo, que la operación se realizó vía empresas offshore de Pemex, es decir ajenas a la estructura formal de la empresa.

Lo cierto es que mientras Agronitrogenados, firma que nació a la privatización de las cinco plantas que tenía Fertimex, llevaba 11 años sin producir… tras cerrarle Pemex la llave del suministro de materias primas por colosales deudas acumuladas, Fertinal trabajaba a la quinta parte de su capacidad instalada.

Las plantas de la filial de Altos Hornos de México se habían convertido prácticamente en chatarra, y las que pertenecían a Fabio Covarrubias habían descarrilado el carrusel de producción.

¿Dejamos vivo el alud?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *