Inicio » Noticias » Estatales » Durango » Pactan negociar madereros de Durango y SAT

Pactan negociar madereros de Durango y SAT

SAÚL MALDONADO, CORRESPONSAL. LA JORNADA.

Durango, Dgo.- Funcionarios del Sistema de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público aceptaron dialogar con los indígenas de San Benardino de Milpillas, municipio de Pueblo Nuevo, a fin de llegar a un acuerdo que evite el embargo de un aserradero por una deuda de casi 40 millones de pesos de impuestos.

Venancio Martínez, comisario ejidal de la comunidad, afirmó que entregaron las oficinas del SAT que habían ocupado el miércoles, después de que la dependencia aceptó negociar con los ejidatarios, quienes califican de robo el monto exigido por el fisco.

Planteó que no pueden ser tratados como empresa y anunció que presentarán documentos para comprobar que lo que Hacienda considera ventas son pagos que hace el aserradero a los ejidatarios.

La diputada local Rosa Isela de la Garza dijo que una deuda de 40 millones de pesos implicaría que los indígenas obtuvieron en 10 años utilidades superiores a 200 millones de pesos, lo cual es ilógico porque si así fuera no habría tantas carencias en esa región indígena de Pueblo Nuevo.

Señaló que hubo errores en el manejo contable porque Hacienda consideró ganancias lo que los ejidatarios cobran como utilidad anual por derecho de extracción, que es lo que se entrega a los ejidatarios –dueños de las tierras de donde se extrae madera–, cada uno de los cuales recibe al año entre 10 mil y 15 mil pesos.

Este pago no tiene nada que ver con el trabajo del aserradero, por el cual sí se pagan impuestos. El ejido contrató un contador que al parecer confundió o juntó ambos recursos del ejido y Hacienda se basó en ello para cobrar los impuestos, explicó.

Propone régimen fiscal especial

De la Garza (postulada por una alianza de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática) dijo que es necesario promover en todo el país un régimen fiscal exclusivo para las zonas indígenas que promueva la inversión con facilidades y estímulos.

Sería algo parecido a lo que hizo Estados Unidos: dio incentivos a la inversión en zonas indígenas, sobre todo si la inversión provenía de integrantes de esas comunidades. Tenemos que pugnar por algo así, acotó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *