Inicio » Newsletter » Productividad y financiamiento para el cultivo de trigo en Baja California

Productividad y financiamiento para el cultivo de trigo en Baja California

JOSÉ LUIS ALCÁNTAR FIGUEROA, SIGFRIDO CHÁVEZ MAYO Y JOSÉ RIGOBERTO PÉREZ REA. EL ECONOMISTA.

El trigo continúa siendo el principal cultivo en el Valle de Mexicali, Baja California, y San Luis Río Colorado, Sonora, en cuanto a superficie sembrada.

En el ciclo otoño – invierno 2017/2018 fueron sembradas 57,141 hectáreas en ambos valles, que representaron 73.0% de la superficie sembrada en el ciclo, así como 42.6% de la superficie total cultivada en los valles. En cuanto a la producción de grano, de acuerdo con la superficie cosechada en el ciclo de 55,829 hectáreas, se obtuvo una producción del orden de las 339,663 toneladas, que representa un rendimiento promedio de 6.08 toneladas por hectárea.

Sin embargo, la superficie cultivada con trigo en el ciclo de análisis ha disminuido con respecto a ciclos anteriores; ésta representa 50.6% de la superficie sembrada en el ciclo otoño invierno 2015-2016.

Se considera que uno de los aspectos que ha sido determinante para ello, así como para la disminución de la producción y derrama económica derivada del cultivo, ha sido la decisión de las empresas y productores de migrar a otros cultivos, dada la disminución de su rentabilidad, en la que inciden varios factores, como el rendimiento por hectárea. Del año 2014 al 2017, el rendimiento promedio pasó de 6.40 a 5.82 toneladas por hectárea, es decir, 0.58 toneladas menos (SIAP, 2018), lo cual puede estar siendo ocasionado por el propio monocultivo, resistencia de malezas al control químico y la falta de mejora en los sistemas de producción empleados, entre otros.

Otro aspecto que incide en la rentabilidad es el costo de cultivo que, en el sistema de producción tradicional, se ha incrementado derivado de la variación en los precios de los principales insumos. Para el ciclo otoño–invierno 2018/2019, el costo de referencia calculado para esta zona asciende a 24,448 pesos por hectárea, con una cuota máxima de crédito de 18,430 pesos; considerando esta información, así como el ingreso objetivo publicado en mayo del 2018, de 4,556 pesos por tonelada, da como resultado un punto de equilibrio de 5.87 toneladas por hectárea, lo que significa que para que un productor logre cubrir sus costos requiere tener al menos dicho rendimiento en ese sistema de producción.

La renta de las parcelas que no son propias del productor, y que se incorporan mediante este mecanismo a la producción, puede igualmente incidir en el incremento del costo de producción en la región. El costo de la renta depende, a su vez, de la calidad y aptitud de los terrenos para el cultivo de trigo y otros cultivos con lo que compite para ello.

-0-

En el ciclo otoño-invierno 2017/2018, el financiamiento canalizado con el servicio de fondeo y/o garantía de FIRA,para la producción primaria, fue de 435.3 millones de pesos a través de 12 instituciones financieras, con lo cual se participó en el financiamiento parcial del costo en 30,949 hectáreas, lo que representa 54.1% de la superficie sembrada en México

Una estrategia para impulsar la rentabilidad del cultivo, disminuir sus costos de producción y mantener el rendimiento que se tiene con la tecnología tradicional es la implementación de un programa que se ha venido impulsando de manera importante, que es el Programa de Desarrollo de Proveedores. Este programa es un modelo asociativo que permite vincular a los productores agrícolas con los compradores y las empresas agroindustriales; en éste participan de manera muy activa la empresa tractora como eje, los productores organizados interesados en mejorar su productividad, un consultor especializado, que tiene bajo su responsabilidad el liderazgo tecnológico del proyecto, asesores técnicos, encargados de otorgar la asistencia técnica a los productores e instituciones financieras, que otorgan los financiamientos necesarios para el cultivo y comercialización del producto, así como de las inversiones en maquinaria, equipo e infraestructura.

En el valle de Mexicali y San Luis Río Colorado, para el cultivo de trigo se inició con la promoción e integración de proyectos en este programa; se cuenta con la participación de una empresa tractora y 86 productores de trigo con 1,933 hectáreas, en donde, con el acompañamiento técnico, se tuvo como resultado en el ciclo otoño invierno 2017-2018 un rendimiento promedio de 5.70 toneladas por hectárea y una baja del costo de producción de entre 2,500 y 4,850 pesos por hectárea, mediante el sistema de producción de labranza mínima y de conservación.

Se están evaluando otras variables que inciden en la rentabilidad del cultivo como: variedad, fechas de siembra, densidad, siembra en húmedo (conocida en la zona como tierra venida), aplicación de composta, principalmente.

La participación de instituciones del sector, federales y estatales es también muy relevante en el programa, con apoyos directos y financiamiento parcial a tasa cero, así como garantías para los créditos necesarios para la adquisición de maquinaria y equipo, para incorporar a más productores y superficie a los sistemas de producción que se están implementando. De igual manera, están vinculadas al Programa Instituciones de investigación y desarrollo de sistemas de producción.

*José Luis Alcántar Figueroa, Sigfrido Chávez Mayo, José Rigoberto Pérez Rea son el residente estatal, agente en Mexicali y agente en San Luis Río Colorado, respectivamente, en la Residencia Estatal de FIRA en Baja California. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *