Inicio » Noticias » Estatales » Chihuahua » Productores de maíz se van por los transgénicos

Productores de maíz se van por los transgénicos

EJIDO BENITO JUÁREZ.- Productores de Chihuahua sembraron siete mil hectáreas de maíz amarillo transgénico.

Esto, a pesar de que el gobierno federal no ha emitido el reglamento de la Ley de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados que serviría para arrancar con la siembra experimental de maíz.

Amado Trevizo, quien sembró diez hectáreas transgénicas en este ejido, afirma que uno de sus hijos, que a los pocos meses murió en un accidente automovilístico, trajo unos costales de la empresa estadunidense Garst en los que le dijo a su padre que era una nueva semilla que le iba a ahorrar mucho dinero y era de la que plantaban en el otro lado. “Hay gente que pasa diez costales y tiene que pagar tres dólares por costal para que se hagan de la vista gorda”, reclama Armando Villareal, dirigente de Aerodinámica Nacional, organización de productores con representación en distintas entidades del país.

A la siembra que ya realizan 200 productores chihuahuenses, el año próximo podrían sumarse también tres mil productores menonitas del municipio de Riva Palacio, quienes incluso ya cotizaron distintas marcas de semilla transgénica en Estados Unidos y que tiene un costo de 100 dólares por costal de 25 kilos.

“Yo todavía no estoy sembrando, pero me voy a esperar hasta el próximo año, lo pienso sembrar y mucha de la gente de la región también”, adelanta Gerardo Unger, productor menonita.

Pero al igual que Unger, muchos otros productores que en pequeños grupos van llegando a este ejido están dispuestos a sembrar transgénicos, pues si de verdad existiera en el país el respeto a la ley, no se permitiría la importación anual de más de ocho millones de toneladas de maíz amarillo de Estados Unidos “que sea parejo pa todos”, grita un campesino dentro del grupo.

“Imagínate la impotencia de ver que pasa todo ese maíz y que a nosotros nos tienen con las manos amarradas”, agrega e inmediatamente muestra la mazorca transgénica y la criolla cuyo tamaño es de la mitad que la genéticamente modificada.

Este maíz, comentan, se dice que es principalmente para forraje, pero los chihuahuenses tiene la certeza de que el grano entra a los circuitos comerciales e incluso se utiliza para la producción de masa para tortilla.

En el caso de Amado Trevizo, a quien todos protegen para evitar que existan actos de represalias en su contra, deja en claro que su maíz transgénico será para autoconsumo y alimentar el ganado, algunos productores vecinos que tuvieron una mala cosecha le comprará otra parte, pero de manera tajante dejan en claro que no entrará a los circuitos comerciales. “Eso es lo que debe quedar claro, queremos que nos digan que si va haber transgénicos importados”, dice por su parte Jesús Segoviano Trujillo, representante del Departamento de Ecología de Namiquipa.

Afirma el grupo que en su caso han tenido que optar por los trasngénicos ante los altos costos del agua y los energéticos, pues lo que se ahorran en fumigaciones y riego les ayuda a disminuir costos.

Y advierten: “si meten al bote a los agricultores de Chihuahua, no se la van a acabar” y el segundo “no somos ingenuos y ya sabemos cómo sobrevivir en 2008 y un acto de resistencia civil y pacífica vamos a sembrar más transgénicos para recibir la apertura comercial”, concluye Villareal, quien mostró el producto que siembran..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *