viernes , 24 noviembre 2017
Inicio » Carrusel » Proponen en el Senado prisión a responsables de incendios forestales donde se registren muertos o lesionados

Proponen en el Senado prisión a responsables de incendios forestales donde se registren muertos o lesionados

COMUNICACIÓN SOCIAL. SENADO DE LA REPÚBLICA.

Un 90 por ciento de los incendios proviene de la responsabilidad humana, ya sea dolosa o por negligencia.

El senador Jesús Casillas Romero, del Grupo Parlamentario del PRI, propuso imponer una pena de dos a diez años de prisión y el equivalente de 300 a 3 mil días de multa a quien resulte responsable o sea autor del incendio en un bosque, selva, vegetación natural o terrenos forestales y que provoque daños, lesiones o muerte de brigadista o voluntarios que acuda a combatir el incendio.

Con esta reforma, explicó el senador Casillas Romero, se pretende que quien cometa incendios “la piense dos veces y que no solamente se haga responsable del daño ecológico sino también de las lesiones de un brigadista”.

Señaló que quien o quienes provoquen un incendio, donde los brigadistas fallecen en acción, deben recibir un tratamiento de homicidio con sus consecuencias penales, por tratarse de la afectación más grave e irreparable. Un 90 por ciento de los incendios proviene de la responsabilidad humana, ya sea dolosa o por negligencia, sostuvo.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, agregó, estima  que más del 90 por ciento de los incendios forestales los originan acciones humanas, como quemas agrícolas, tala inmoderada e ilegal, especulación urbanística, fogatas, colillas de cigarros, quema de basura y algunos trabajos forestales.

La reforma por la que se adiciona un párrafo al artículo 420 Bis del Código Penal Federal, se turnó a las comisiones unidas de Justicia y de Estudios Legislativos para su estudio y dictaminación.

Iniciativa del senador Jesús Casillas Romero, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con proyecto de decreto que adiciona un párrafo al artículo 420 Bis del Código Penal Federal.

El suscrito, Senador Jesús Casillas Romero, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en esta LXIII Legislatura del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, con fundamento en los artículos 4, 8, fracción I y 164 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta honorable Cámara de Senadores, Iniciativa con Proyecto de Decreto que adiciona un párrafo al artículo 420 Bis del Código Penal Federal para establecer la responsabilidad penal de las lesiones o muerte de un brigadista de combate a incendios forestales por parte del responsable de un incendio, de conformidad a la siguiente:

EXPOSICION DE MOTIVOS

Es de sobra conocido la gravedad de las consecuencias que pueden generar los incendios forestales, que no sólo afectan a los árboles y suelos, sino a todos los ecosistemas que se reproducen en un bosque, desde aves, mamíferos, insectos y flora, que pueden tardar varios años en recuperarse. Ello, además de los graves estragos de contaminación que en la atmósfera se ocasionan, con sus consecuencias a la salud de nuestra población.

Lamentablemente esta epoca del año, conocida como de estiaje, caracterizada por la parte del año con mayor sequía y calor, pone en mayor grado de riesgo de incendio a los ecosistemas forestales.

Para este año, se preve por parte de las autoridades forestales, que el fenómeno de la “Niña” provocará mas incendios forestales debido a que hay poca humedad, al grado que la época de estiaje parece haberse adelantado ya, pues tan solo en Jalisco, durante los meses de enero y febrero pasados se registraron 106 incendios forestales, afectando a mas de seis mil herctáreas de bosque y 244 conflagraciones de todo tipo.

Lamentablemente, en el mayor número de los siniestros interviene la mano del hombre. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el estimado es que mas del 90% de los incendios forestales los originan acciones humanas. Quemas agrícolas, tala inmoderada e ilegal, en la que los infractores dejan abandonadas ramas que se convierten en peligroso combustible, fogatas, colillas de cigarros, quema de basura y algunos trabajos forestales.

Además, existen casos en los que la provocación de incendios ya no solo es en base a la presencia de la negligencia, descuido o desconocmiento, pues gravemente son provocados de manera intencional. Piromanía, vandalismo, speculación urbanistica, bajar el precio de la madera, son alguno de los supuestos.

El menor de los casos son las causas naturales.

Mas las consecuencias llegan a ser de mayor magnitud, pues la pérdida de vidas humanas es lo mas grave e irreparable de un incendio forestal, ya en bosques, pastizales o selvas, además de los ecológicos, económicos y de salud pública. Los brigadistas combatientes de incendios forestales, son parte de esas víctimas humanas, héroes anónimos y subvalorados, a quienes el incendio no va, ellos van al incendio y salvaguardan nuestro patrimonio natural y de vida.

El hecho más reciente es el ocurrido el domingo 26 de marzo en el municipio de El Salto,en el estado de Jalisco, donde un brigadista voluntario falleció luego de ser intoxicado por el humo y alcanzado por las llamas en un incendio registrado en un pastizal de aquel lugar.

Después de varias horas los brigadistas lograron sofocar el fuego, pero se percataron de la ausencia de su compañero, que finalmente fue localizado calcinado.

En abril del año pasado un brigadista de la Comisión Forestal de Oaxaca falleció cuando participaba en el sofocamiento de un incendio forestal en la comunidad de Comala del municipio de San Pedro Pochutla.

Un mes antes, otro brigadista había fallecido en la zona de la mixteca, también en Oaxaca, y otro más resultó con quemaduras graves en la zona forestal de Monte Albán. Tan solo en esta entidad federativa han muerto 29 brigadistas en los últimos seis años.

Cuando el incendio es provocado por el hombre, los casos de brigadistas muertos en acción debieran recibir un tratamiento de homicidio con sus consecuencias penales al responsable, como ya se dijo, por tratarse de la afectación más grave e irreparable de un incendio y que un 90% proviene de dicha responsabilidad humana, ya sea dolosa o por negligencia.

Cabe destacar, que cuando una persona genera un incendio forestal y éste alcanza a una persona y la lesiona o mata, no existe mayor materia para dilucidar sobre la responsabilidad, pues el nexo causal entre el hecho y la consecuencia es claro: las llamas generadas van y causan daño y son consecuencias del hecho.

Sin embargo, el caso de los brigadistas o cualquier persona que se presta voluntariamente a combatir el fuego, generalmente queda aislado de la consecuencia penal, pues como ya se dijo, el fuego no va a la persona, la persona va al fuego, pero con las mismas consecuencias cuando le ocurren lesiones o la propia muerte, proveniente del mismo hecho ilícito.

Esto es, bajo el principio de que “la causa de la causa, es causa del mal causado”, debe quedar claro que todas las consecuencias de un incendio provocado por la mano del hombre deben encontrar como responsable al mismo causante.

Ello, como una forma responsabilizarse de sus actos y consecuencias, además de que todos debemos tomar conciencia de lo alcances que una negligencia o dolo puede causar en estos casos y evitarlo o disuadirlos a toda costa, en base al diverso principio de la “ultima ratio” como es, a través del derecho penal, considerando que estos hechos se repiten cada año de manera interminable. Peor cuando se trata de hechos intencionales con fines de lucro, como el caso de la especulación urbanística, en cuya cadena de acontecimientos, el más inocente y más lastimado es el héroe caído y su familia que queda sin su sustento, apoyo, y peor, con su irreparable ausencia.

La propuesta de responsabilidad, es similar a la responsabilidad que debe encontrar la persona cuando un animal o mascota de su propiedad causan daños, lesiones o muertes, pues sin que exista nexo causal directo, el principio invocado permiten hacerle responsable, tanto con fines inhibitorios, como de responsabilidad y reparación del daño en materia penal, independientemente de la responsabilidad laboral si la persona presta sus servicios como brigadista para alguna institución, pública o privada.

Por ello, la propuesta se realiza como una adición al artículo 420 Bis, que trata precisamente de los incendios provocados ilícitamente, esto es, dolosamente, por negligencia o cuando siendo lícitos, no se ajustan a las disposiciones normativas y preventivas, como el caso de la quema agrícola, en términos del artículo 122 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

ARTICULO 122. La Secretaría dictará las normas oficiales mexicanas que deberán regir en la prevención, combate y control de incendios forestales, para evaluar los daños, restaurar el área afectada y establecer los procesos de seguimiento, así como los métodos y formas de uso del fuego en los terrenos forestales y agropecuarios colindantes.

Quienes hagan uso del fuego en contravención de las disposiciones de las normas mencionadas, recibirán las sanciones que prevé la presente ley, sin perjuicio de las establecidas en las leyes penales.

Lo anterior, en los términos sugeridos en la siguiente…

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO

MEDIANTE LA CUAL SE ADICIONA UN PÁRRAFO AL ARTÍCULO 420 BIS DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL.

ARTÍCULO ÚNICO.- Se adiciona un párrafo al artículo 420 Bis del Código Penal Federal, para quedar como sigue:

Artículo 420 Bis.- Se impondrá pena de dos a diez años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa, a quien ilícitamente:

I. a la III. (…)

IV. Provoque un incendio en un bosque, selva, vegetación natural o terrenos forestales, que dañe elementos naturales, flora, fauna, los ecosistemas o al ambiente.

Se aplicará una pena adicional hasta de dos años de prisión y hasta mil días multa adicionales, cuando las conductas descritas en el presente artículo se realicen en o afecten un área natural protegida, o el autor o partícipe del delito previsto en la fracción IV, realice la conducta para obtener un lucro o  beneficio económico.

De los daños, lesiones o muerte que fueren ocurridos a algún brigadista o voluntario contra incendio forestal, que acudiese a combatir al ocasionado en términos de la fracción IV, será responsable el autor o partícipe de este delito.

T R A N S I T O R I O

ÚNICO.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el “Diario Oficial de la Federación”.

A T E N T A M E N T E

SENADOR JESÚS CASILLAS ROMERO

SE TURNÓ A LAS COMISIONES UNIDAS DE JUSTICIA Y DE ESTUDIOS LEGISLATIVOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *