Las empresas tractoras en el sector agroalimentario requieren grandes volúmenes de abastecimiento de materias primas y servicios en plazos establecidos que, por su naturaleza de operación y nivel, forzosamente incentivan el desarrollo de sus proveedores participantes en la red de valor, ya sea que exista dentro del plan estratégico de la empresa tractora un desarrollo de proveedores o no

En su mayoría, las empresas tractoras tienen la posibilidad de acceder al mercado nacional e internacional de forma masiva; con lo que captan las señales en forma directa para satisfacer las necesidades del consumidor final.

Hoy en día, el gran reto de la política pública en el sector primario, es lograr que la micro empresa, empresa familiar y pequeña empresa se integren al mercado mediante el vínculo con empresas tractoras que tengan por objetivo el desarrollo de sus proveedores, mismo que no se limite a una producción u otorgamiento de servicios bajo contrato, sino a su desarrollo integral.

Para los tres tipos de empresas, el principal incentivo de participación conjunta con empresas tractoras es asegurar su permanencia en el mercado, teniendo en cuenta siempre las necesidades de abastecimiento de su principal cliente.

Los puntos básicos a observar para validar la viabilidad de una empresa con potencial de empresa tractora para llevar a cabo su integración con empresas proveedoras, son:

1. ¿Tiene mercado actual o potencial pero no puede atenderlo por falta de materia prima?

2. ¿Tiene capacidad instalada ociosa por falta de materia prima?

3. ¿Tiene o puede acceder a financiamiento para incrementar su actividad productiva?

4. ¿No puede atender sus mercados por falta de calidad en su producción?

Sin embargo, de la empresa que muestre interés en participar como tractora se debe realizar un diagnóstico de las principales características relacionadas con la atención de su mercado y proveedores en la situación actual.

Es importante destacar que para las empresas proveedoras del sector agropecuario existen apoyos para la mejora de su productividad, eficiencia y calidad, bajo esquemas integrales de desarrollo de proveedores, incluso se contempla el apoyo para la misma empresa tractora, sustentado en que contribuye con su experiencia y garantiza el pago del financiamiento otorgado a los proveedores (se convierte en un canal natural de recuperación del financiamiento).

Sobre las empresas tractoras productoras de alimentos que tienen un vínculo directo con empresas proveedoras del sector, comentaré mañana.

-0-

En la primera entrega mencioné que las empresas tractoras del sector  son grandes empresas que satisfacen una parte considerable del mercado; con necesidad de abastecimiento de grandes volúmenes de materia prima y servicios, con calidades y plazos preestablecidos, lo cual conlleva al desarrollo de sus proveedores

Según el Grupo Expansión, dentro de las primeras 100  del país se encuentran siete empresas tractoras con relación directa con el sector primario, la cuales son: Grupo Bimbo, Sigma Alimentos, Gruma, Grupo Lala, Industrias Bachoco, Grupo Nestlé México, Sukarne, que se encuentran en los lugares 9, 30, 48, 58, 59, 64 y 71 de dicha clasificación; en conjunto, estas siete empresas tuvieron un ingreso de 623,430 millones de pesos, con una utilidad de operación y utilidad neta, de 47,219 mdp y 26,400 mdp, respectivamente.

Las ventas de estas siete empresas representan 10.4% del Producto Interno Bruto (PIB) de los sectores primario y secundario del país en el mismo año, ya que fue de 5.9 billones de pesos (año base el 2013).

Si en un segundo bloque consideramos a las empresas tractoras con participación en la producción alimenticia, mencionamos a Pilgrim’s Pride México, Danoneo, Mondelēz México, Grupo Herdez, Maseca, Alpura, Mars México, Grupo Bafar, Xignux Alimentos, La Moderna, Grupo Altex, Grupo Pinsa, Kuo Porcícola, Kellogg Company México,  La Costeña, Grupo Minsa, Yakult, Grupo Marítimo Industrial y Mead Johnson Nutricionales de México, donde la primera ocupa el lugar 129 y la última el lugar 366.

Este segundo bloque de empresas tractoras tuvieron un ingreso de 236,579 millones de pesos (3.9% del PIB de los mismos sectores y año).

Dada la importancia económica que representan dichas empresas en el sector agroalimentario y originado de su estrecha vinculación con sus empresas proveedoras del sector primario, se han convertido en los participantes determinantes en las redes de valor; sin embargo, existen acciones pendientes de llevar a cabo, a continuación, enuncio las mismas:

1. Incrementar el nivel de operación de las empresas tractoras que ya cuentan con un programa de desarrollo de proveedores. 2. Mejorar o incluir el enfoque de desarrollo integral de los productores primarios. 3. Sensibilizar a las empresas tractoras que no han emprendido el desarrollo de sus proveedores, para que lo hagan. 4. Siempre tener presente que la operación misma y de los participantes en la red de valor, deben incluir el respeto al medio ambiente y a la sociedad, de acuerdo con los impactos ambientales y sociales detectados. Dependerá de la naturaleza de su operación.

Las empresas tractoras tienen y pueden llegar a tomar un papel relevante y determinante en el sector agroalimentario. El límite será hasta donde sus capacidades y nivel de involucramiento se los permita.

*Miguel Ángel Esteban González es especialista de la Subdirección de Empresas Tractoras en FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]