Inicio | Quiénes Somos | Directorio | Contáctenos | Ubicación
Info RuralDirector General: Eduardo Goycoolea Nocetti.
Info RuralSubdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
Twitter Facebook RSS
Info Rural

Agropecuarias / Puebla
18 de julio de 2008

El camote, era conocido desde la llegada de los españoles

     
                       
 Imprimir

PUEBLA, Puebla. El camote es más antiguo que la misma ciudad. De acuerdo a la reseña histórica del antropólogo Eduardo Merlo, el tubérculo ya era conocido desde antes de la llega de los españoles al país.

Esta raíz sólo se conocía aquí, es única en el mundo y por eso se le considera típico de la región poblana.

Los indígenas lo comían cocido con miel de maguey, pues antes no había azúcar hasta que los españoles trajeron la azúcar de caña, lo que simplificó la manera de hacer el dulce de camote.

El reconocido historiador refiere que, cuando llegaron los españoles, el camote ya existía aunque no se hacía en rollos como ahora. Es decir, es un tubérculo prehispánico y que en la época Virreinal, se achacó el invento a las monjas clarisas (de Santa Clara), porque ellas eran especialistas en la elaboración de repostería. Sólo que en ese tiempo el dulce de camote lo presentaban en platones, batido y rociado con miel; agregándole poco a poco azahar, canela y saborizantes, pues como el camote tiene un sabor neutro, permite fácilmente que le añadan saborizante desde limón, fresa, piña, naranja, etc.

"Se dice que cuando el obispo visitaba el convento era siempre bien recibido por las monjas, pues a pesar de que ellas llevaban una línea austera en su alimentación, al llegar su superior siempre pensaban en recibirlo con algo especial, a manera de regalarlo (así le nombraban para agasajarlo) y por eso en el caso del camote, se les ocurrió elaborarlo con saborizantes, pero colocado en platillo y con la mezcla criolla indígena-española.

En otras ocasiones las monjas se dedicaban a elaborar el camote y lo ofrecían a cambio de donaciones para el sustento de su convento. Hasta ese tiempo no se envolvía el camote en papel, y se cree que fue hasta el siglo XIX, cuando comenzó a presentarse así, relata Eduardo Merlo.

El antropólogo recuerda que el tubérculo no lleva nada especial, únicamente se le aplica saborizante y ya está, lo difícil de su elaboración consistía primero en que debía hacerse en cazos de cobre y moverlo y moverlo, por eso era caro y difícil de conseguir, hasta que se inventaron las batidoras".

"El camote es típico de Puebla, porque en ningún otro lado se preparaba y tuvo tanto éxito que incluso monjas de Querétaro le copiaron a las poblanas la receta que hasta la fecha lo siguen vendiendo, pero nunca con la calidad y sabor de nuestro estado", resaltó el entrevistado, quien concluyó diciendo que "en todo el altiplano se da y es tan bondadoso que no necesita ningún cuidado, simplemente se siembra y se cosecha".

ELABORACIÓNDEL CAMOTE

Ingredientes.

(25 porciones)

Masa.

- 750 grs. de camote blanco

- 250 grs. de piña

- 2 tazas de azúcar

- 1/2 taza de agua

Decoración.

- 1 taza de azúcar

- 1 clara de huevo

- 500 grs. de azúcar glass

- colorante vegetal

- papel china o encerado

Preparación.

Cueza los camotes en una cacerola con agua; luego quíteles la cáscara y hágalos puré.

Limpie la piña y muélala con un poco de agua.

Cueza a fuego lento la piña molida, el puré de camote, 2 tazas de azúcar y ½ taza de agua, mueva constantemente. Retire del fuego y permita que se enfríe la pasta. Luego tome una porción y dele forma de camote. Coloque cada camote sobre papel encerado y continúe hasta terminar con la pasta; deje que sequen al aire por uno o dos días.

Decoración.

En un recipiente ponga a fuego lento ½ taza de agua y 1 taza de azúcar, deje hervir hasta que se forme una miel espesa. Retire del fuego y barnice los camotes con ayuda de una brocha de cocina; oree los camotes durante un día.

Mezcle la clara de huevo con el azúcar glass perfectamente y agregue el colorante vegetal (puede dividir la mezcla en porciones y agregar colorante de distintos tonos si así lo desea). Decore los camotes con una dulla pastelera formando las figuras que desee.

Una vez seco el decorado envuelva los camotes en rectángulos de papel china o encerado.



 
 

Regístrese a nuestro Newsletter

Si desea recibir las novedades de este sitio, registre su dirección de correo electrónico: