Inicio | Quiénes Somos | Directorio | Contáctenos | Ubicación
Info RuralDirector General: Eduardo Goycoolea Nocetti.
Info RuralSubdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
Twitter Facebook RSS
Info Rural

Senado de la República / Agrarias
5 de diciembre de 2008

Iniciativa que reforma la Ley Agraria sobre la adopción de dominio pleno sobre las tierras pertenecientes al ejido

     
                       
 Imprimir
Iniciativa que reforma la Ley Agraria sobre la adopción de dominio pleno sobre las tierras pertenecientes al ejido

GACETA DEL SENADO. 4 de diciembre de 2008. Iniciativa del Senador Eduardo Nava Bolaños, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, la que contiene proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley Agraria.

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN Y ADICIONAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY AGRARIA.

El que suscribe Eduardo Nava Bolaños, Senador por el Estado de Querétaro, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional de la LX Legislatura del Congreso de la Unión, y con fundamento en lo dispuesto por los artículos 71, fracción II, 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 55, fracción II, 56 y 62 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración del H. Congreso de la Unión, la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO QUE REFORMA Y ADICIONA DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY AGRARIA, de conformidad con los siguientes:

CONSIDERANDOS

El constante cambio social y las problemáticas que éste presenta son la materia del trabajo legislativo que nos fue conferido por el electorado, en ese tenor de ideas, la revisión constante del sistema normativo a fin de revalorar su eficacia en la realidad se vuelve una tarea no sólo obligatoria sino fundamental para el poder legislativo.

Hace quince años el Estado Mexicano realizó los primeros intentos de regularizar el campo mediante las reformas al artículo 27 Constitucional aprobadas en 1992, a fin de mitigar los innumerables problemas de un sector de la sociedad que durante toda la historia de nuestro país se ha visto sumamente vulnerado, sin embargo el esfuerzo debe ser constante pues nos enfrentamos a un problema cuya solución se encuentra inacabada.

El ejido es un sistema de tenencia de la tierra producto de la Revolución Mexicana con el fin de fomentar la producción agrícola y pecuaria. El sistema de tenencia de la tierra en el ejido incluye tierra parcelada, tierra de uso común y solares urbanos, cabe mencionar que el órgano rector del ejido es la Asamblea Ejidal la cual está presidida por el comisariado ejidal.

A partir de las reformas de 1992 se introduce a la legislación en materia agraria la figura del dominio pleno, la cual permite a los sujetos de derechos agrarios cambiar el régimen de las tierras asignadas y delimitadas, de propiedad social a propiedad privada, es decir, cuando una porción de tierra asignada tiene el carácter de ejidal sólo se cuenta con el goce y usufructo de la misma, pero no así con la propiedad, situación que se modifica al adoptar el dominio pleno, pues cuando esta modificación es autorizada por parte de la asamblea ejidal los sujetos de derechos agrarios se encuentran en plena libertad de enajenar o no su porción de tierra asignada.

De la ley a la práctica nos podemos encontrar con abismos, lagunas, antinomias e incluso contradicciones, es de la práctica misma de la cual hoy, emana la necesidad de una reforma en cuanto al dominio pleno y su adopción ya sea como individuo o como asociados ejidales. En ese sentido resulta necesario revisar, modificar y con ello actualizar la tramitología burocrática para que esta se adecue efectivamente a la realidad imperante, en base a las problemas que a continuación se explicitan.

La indeterminación de la ley es en cierto grado necesario, sin embargo en exceso puede convertirse en arbitrariedad, esta situación es la que acontece en la ley agraria en lo que se refiere a domino pleno y la adopción del mismo, debido a que este mecanismo no se encuentra debidamente clarificado como concepto ni como procedimiento, a saber, la asamblea ejidal, tras cumplir varios trámites y algunas formalidades especiales, puede autorizar o no, en base a sus propios criterios subjetivos, que los ejidatarios puedan a su vez adoptar el "dominio pleno" de sus parcelas, es decir, que se conviertan en propietarios de ellas. Sobreproteger es limitar, este es el supuesto en el que se encuentran miles de sujetos de derechos agrarios a los cuales se les aplican figuras arcaicas y sujetas a la discrecionalidad de las autoridades, estas situaciones inciden en la continuación de un modelo burocrático que constituye desde hace muchos años un caldo de cultivo para la corrupción.

Más libertad para los sujetos de derechos agrarios sobre su tierra, menos burocracia para evitar el entorpecimiento en el ejercicio de sus prerrogativas, es el punto focal de esta iniciativa.

La movilidad social de sujetos agrarios de un ejido a otro por cuestiones de índole familiar -como el matrimonio- es otro de los factores que motivan la presentación de esta iniciativa, pues es necesario facultar a sujetos de derechos agrarios como avecindados y posesionarios para adoptar el domino pleno de sus tierras.

Por otro lado ponderar la decisión de una mayoría sobre la voluntad individual, constituye en la actualidad una vulneración de derechos, por ello es necesario reconocer la autonomía de un sector de la sociedad que se ve afectado por situaciones como ésta que acontece hasta el día de hoy en el campo mexicano.

La reforma que se plantea a continuación tiene como fin último respetar la decisión de los sujetos de derechos agrarios para adoptar o no la propiedad de las tierras asignadas y con ello hacerlas susceptibles de enajenación, simplificar la tramitología para la adopción del domino pleno para que incluso cuando las tierras del ejido no se encuentren asignadas en su totalidad baste con la nueva delimitación al interior para que los sujetos con derechos agrarios tengan la facultad de adoptarlo en el momento que lo deseen.

Son muchas las trabas que se presentan a los ejidatarios para ejercer los derechos sobre sus tierras, por ello es necesario hacer lo que en nuestras manos se encuentre un mecanismo legal lo suficientemente ágil y dinámico para marcar la diferencia.

En virtud de lo anteriormente expuesto, sometemos a la consideración de esta honorable soberanía la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO QUE REFORMA QUE REFORMA Y ADICIONA DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY AGRARIA, para quedar como sigue:

Único.- Se reforman los artículos 23 fracción IX, 81, 82 y 83 de la Ley Agraria para quedar como sigue:

Artículo 23.- La asamblea se reunirá por lo menos una vez cada seis meses o con mayor frecuencia cuando así lo determine su reglamento o su costumbre. Serán de la competencia exclusiva de la asamblea los siguientes asuntos:

I. ................................;

II. ...............................;

III. ..............................;

IV. ..............................;

V. ...............................;

VI. ...............................;

VII. ..............................;

VIII. .............................;

IX. Decidir si el ejido adopta el dominio pleno sobre toda la superficie de las tierras ejidales y la aportación de tierras a una sociedad, en los términos del artículo 75 de esta ley;

X. ................................;

XI. ...............................;

XII................................;

XIII. ..............................;

XIV. .............................;

XV. ...............................

Artículo 81.- El dominio pleno es el acto a través del cual la Asamblea Ejidal o los ejidatarios, posesionarios y avecindados en su calidad de sujetos de derechos agrarios obtienen además del uso y aprovechamiento de las tierras ejidales que les fueron asignadas o de las cuales hayan obtenido derechos parcelarios, la propiedad total de las mismas.

Para adoptar el dominio pleno sobre las tierras pertenecientes al ejido se cumplirá con lo dispuesto en la fracción IX del artículo 23; una vez que la Asamblea Ejidal haya determinado adoptar el dominio pleno sobre las tierras del ejido, éste se entenderá sobre la totalidad de las mismas, se encuentren asignadas o no.

Cuando la Asamblea Ejidal haya adoptado el dominio pleno de sus tierras y estas se encuentren sin asignar, bastará una nueva delimitación al interior del ejido para que los sujetos de derechos agrarios lo adopten en lo particular.

Artículo 82.- Una vez adoptado el dominio pleno por parte de la Asamblea Ejidal, los ejidatarios, posesionarios, avecindados, sujetos de derechos agrarios podrán hacerlo de igual forma sobre las tierras ejidales previamente asignadas; para lo cual bastará el aviso simple, libre y voluntario por parte de los mismos al Registro Agrario Nacional, quien dará de baja las tierras de que se trate y expedirá el título de propiedad respectivo, mismo que será inscrito en el Registro Público de la Propiedad correspondiente a la localidad.

Para que los adquirentes de derechos parcelarios adopten el dominio pleno de las tierras adquiridas bastará el aviso simple, libre y voluntario acompañado del documento de validez al que se refiere el artículo 80 de esta Ley por parte de los mismos al Registro Agrario Nacional, quien dará de baja las tierras de que se trate y expedirá el título de propiedad respectivo, mismo que será inscrito en el Registro Público de la Propiedad correspondiente a la localidad. .....................

Artículo 83.- La adopción del domino pleno por parte de la Asamblea Ejidal faculta a los sujetos de derechos agrarios para que con la sola asignación o una nueva delimitación al interior estos puedan adoptar el dominio pleno mediante aviso simple, libre y voluntario al Registro Agrario Nacional; la adopción del dominio pleno no implica cambio alguno en la naturaleza jurídica de las tierras ejidales, ni significa que se altere el régimen legal, estatutario o de organización del ejido.

La enajenación a terceros no ejidatarios tampoco implica que el enajenante pierda su calidad de ejidatario, a menos que no conserve derechos sobre otra parcela ejidal o sobre tierras de uso común, en cuyo caso el comisariado ejidal deberá notificar la separación del ejidatario al Registro Agrario Nacional, el cual efectuará las cancelaciones correspondientes.

ARTÍCULOS TRANSITORIOS

Artículo Primero.- El Registro Agrario Nacional contará con un plazo de treinta días hábiles a partir de la publicación del presente decreto para emitir las disposiciones respectivas.

Artículo Segundo.- La Secretaria de la Reforma Agraria contará con un plazo de treinta días hábiles a partir de la publicación del presente decreto para emitir las disposiciones respectivas.

Artículo Tercero.- El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

SEN. EDUARDO TOMAS NAVA BOLAÑOS



 
 

Regístrese a nuestro Newsletter

Si desea recibir las novedades de este sitio, registre su dirección de correo electrónico: