Inicio | Quiénes Somos | Directorio | Contáctenos | Ubicación
Info RuralDirector General: Eduardo Goycoolea Nocetti.
Info RuralSubdirectora: Julieta E. Rocha Hernández.
Twitter Facebook RSS
Info Rural

Agropecuarias / Sonora
18 de octubre de 2011

Atacan panza blanca en trigo

     
                       
 Imprimir

FEDERICO CHÁVEZ MANJARREZ. TRIBUNA DE SONORA. El porcentaje de granos cristalinos, es uno de los principales parámetros de calidad del grano de trigo. Esta característica se relaciona con un gran número de factores, sin embargo el más importante es la cantidad de proteína en el grano, factor que a su vez está estrechamente relacionado con la acumulación de nitrógeno, ya que este elemento es un componente esencial de los aminoácidos, los cuales constituyen la estructura de la molécula de proteína.

Un incremento en la acumulación de nitrógeno en el grano, se obtiene mediante la aplicación de una mayor dosis, o mediante un incremento en la eficiencia de recuperación del fertilizante, dijo el investigador del INIFAP Juan Manuel Cortés Jiménez y Alma Angélica Ortiz Ávalos.

Importante manejo de este elemento

Señaló Cortés Jiménez que con relación al manejo eficiente del nitrógeno, se indica que la dosis, fuente, época y el método de aplicación de nitrógeno, son muy importantes en el manejo eficiente de este elemento.

En general, dosis más altas son menos eficientes que dosis más pequeñas; la fertilización en banda es mejor que al voleo; la fertilización fraccionada mejor que la aplicación total; y no hay diferencia entre fuentes de nitrógeno cuando éstas se manejan adecuadamente.

Para optimizar el uso del fertilizante nitrogenado, el fraccionamiento del mismo debe realizarse considerando la curva de demanda del cultivo, la disponibilidad de nitrógeno en el suelo y los requerimientos de calidad del producto.

Para fines de calidad, se debe considerar que el nitrógeno absorbido después del espigamiento promueve un incremento en el nivel de proteína del grano, mientras que el nitrógeno absorbido en las etapas tempranas de crecimiento impacta principalmente en la producción del cultivo.

La cantidad total de nitrógeno en el grano que es removilizado desde las hojas, tallos y glumas es de 50 a 60%. Debido a lo anterior, el nitrógeno absorbido durante la etapa del llenado de grano, puede hacer la diferencia entre una aceptable o no aceptable concentración de proteína en el grano y la aparición del problema de panza blanca.

Panza blanca

El porcentaje de granos con panza blanca es un aspecto que frecuentemente se sanciona debido a que provoca problemas en la comercialización del trigo.

La panza blanca es una condición almidonosa del grano de trigo asociada con un bajo nivel de proteína. Su presencia indica la necesidad de más fertilizante nitrogenado para facilitar la producción de proteína.

En general a medida que el contenido de proteína aumenta, el nivel de panza blanca disminuye o viceversa. En este contexto, se asume que si se desea reducir el problema de panza blanca en el grano de trigo, se debe incrementar la concentración de proteína y por lo tanto se debe asegurar una alta disponibilidad de nitrógeno durante la fase de llenado del grano, lo cual se logra mediante la aplicación de nitrógeno en la etapa de espigamiento.

Fertilización nitrogenada

Como criterio general, el momento óptimo desde el punto de vista fisiológico para aplicar el fertilizante nitrogenado es el final del amacollamiento o principios de encañe, época en la cual cada incremento en la dosis de nitrógeno, incrementa tanto el rendimiento como la calidad del trigo, sin embargo, desde el punto de vista agronómico, el aplicar todo el nitrógeno en esta época, implica el riesgo de que se presenten lluvias y no se pueda fertilizar o que se tenga que retrazar el primer riego, riego que es indispensable para solubilizar el fertilizante aplicado en esta etapa.

Cuando no se aplica nitrógeno en presiembra o la siembra, y la disponibilidad de este elemento en el suelo es deficiente, el retrazo involuntario del primer riego y de la fertilización, causaría severos daños al potencial de rendimiento del cultivo. Para reducir y de ser posible eliminar este tipo de riesgo, se recomienda aplicar una cantidad no mayor a 100 unidades de nitrógeno en presiembra o la siembra.

El retrazo del total de la fertilización nitrogenada hasta el espigamiento, incrementa significativamente el contenido de proteína en el grano, pero reduce drásticamente el rendimiento del cultivo, por lo cual no es una opción recomendable.

Con respecto a las soluciones nitrogenadas aplicadas al follaje, los estudios conducidos no permiten recomendar esta práctica, debido a que no se ha observado un efecto significativo del nitrógeno foliar, lo anterior debido a que la cantidad total de nitrógeno que se puede aplicar por este medio es muy pequeña, generalmente soluciones al 6% de urea ya provocan quemaduras en la hoja bandera y en la barba de la espiga.

Después del nitrógeno, la aplicación de fósforo genera un incremento en rendimiento y además un ligero incremento en el nivel de proteína, aspecto que generalmente no se observa al incrementarse la producción.

Otros factores relacionados con la nutrición del trigo también se han evaluado para determinar su efecto sobre la calidad del grano, y no se ha encontrado una respuesta satisfactoria para su aplicación. Los resultados para el uso de Yeso, Potasio, Ácido Sulfúrico, Micro Elementos y Reguladores de Crecimiento se resumen en los cuadros del 5 al 9.

Efecto del riego

Un aspecto adicional que se ha observado, es que al incrementar el número de riegos de auxilio se reduce el porcentaje de proteína en el grano y por lo tanto se incrementa el problema de panza blanca. En programas de producción de trigo de alta proteína, se pudo determinar que con cuatro o cinco riegos de auxilio, la cantidad de proteína disminuye significativamente en comparación con calendarios de dos o tres riegos de auxilio (Cuadro 10).

Como se puede observar en el cuadro 10, con dos o tres riegos de auxilio, el porcentaje de la producción que se calificó con un nivel de proteína superior al 13.1% fue de 30 y 24% respectivamente, mientras que al aplicar cuatro o cinco riegos, el porcentaje de la producción con alta calidad se redujo a 6-7%. Lo anterior, se asoció con un mayor rendimiento de grano al aplicar más riegos de auxilio, o con una mayor lixiviación del nitrógeno presente en el suelo, lo cual disminuyó su disponibilidad durante el llenado del grano. Ambos factores, se solucionan aplicando nitrógeno durante los riegos adicionales al calendario recomendado por el INIFAP.

Se concluyó que los únicos factores que afectan la calidad del trigo son el nitrógeno y el número de riegos de auxilio. En el caso de nitrógeno, se determinó que el fraccionamiento del nitrógeno en al menos tres aplicaciones; presiembra o siembra, primero y segundo riego de auxilio, optimizan el rendimiento y la calidad del trigo, lo anterior considerando el calendario de tres riegos de auxilio recomendado por el INIFAP, sin embargo, en los suelos arenosos que requieren la aplicación de un cuarto riego de auxilio, se recomienda aplicar nitrógeno también en el tercer riego de auxilio.

Factible minimizar el problema

En cuanto a la dosis requerida, es factible minimizar el problema de panza blanca con una dosis de 240 unidades fraccionada en tres aplicaciones, sin embargo, cuando se aplique más del 50% de la dosis total en presiembra, será necesario aplicar una dosis adicional de 50 unidades en espigamiento, principalmente en la variedad CIRNO, la cual ocupará la mayor proporción de la superficie de trigo, y esta variedad ha demostrado los niveles más altos de producción, lo cual también influye en la presencia de panza blanca.  



 
 

Regístrese a nuestro Newsletter

Si desea recibir las novedades de este sitio, registre su dirección de correo electrónico: