Inicio » Noticias » Estatales » Coahuila » Tienen hambre los candelilleros

Tienen hambre los candelilleros

HÉCTOR LÓPEZ. EL DIARIO DE COAHUILA.

RAMOS ARIZPE, Coahuila. Las familias de los candelilleros e ixtleros tienen hambre, y aunque se mantienen de la lechuguilla y el ixtle como sus únicas fuentes de ingreso, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), paró los permisos de explotación al hacer efectivas en Coahuila las zonas protegidas. Esto es un problema grave.

Jorge Alberto Núñez, comisionado rural en el ejido Cosme en Ramos Arizpe, exige una reunión urgente entre autoridades federales, estatales y municipales del área rural, Semarnat, Conafor y Conabio, para destrabar el problema de la venta de cera de candelilla y el ixtle.

A los campesinos se les prohibió la explotación en otras zonas y por ello ya no hay más guías, el material que lograron producir sigue en las bodegas.

Es tanta la desesperación de los campesinos que al no tener ingresos por la venta de candelilla o el ixtle, ofrecen el producto a bajos precios, pues sus familias están sin comer.

BUROCRATISMO

El burocratismo en las dependencias federales está obstruyendo que haya una resolución a corto plazo.

“La pelotita de los permisos para explotar la candelilla y lechuguilla, se la pasan de una dependencia a otra, lo más lamentable es que las oficinas centrales de Conabio están en México y hace imposible para el campesino, hacer trámites, pues de por sí, no tiene ni para comer, mucho menos para acudir a  la Ciudad de México”, dijo el ejidatario.

En Coahuila hay por lo menos 420 ejidos que se dedican a estas actividades, éstos mismos son los que están con hambre, por la falta de interés de las dependencias, comentó el ejidatario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *