Inicio » Noticias » Nacionales » Urge una propuesta integral para enfrentar el desafío del abasto y sustentabilidad del agua

Urge una propuesta integral para enfrentar el desafío del abasto y sustentabilidad del agua

Comunicación Social Cámara de Diputados.

El CESOP presentó el libro “El agua en tiempos de incertidumbre”, del investigador Felipe de Alba.

La obra propone redefinir la política pública hídrica para garantizar la gobernabilidad en el manejo del recurso.

PALACIO LEGISLATIVO. A fin de identificar nuevas propuestas integrales para enfrentar el desafío del manejo, conservación y distribución del recurso hídrico como tema de seguridad nacional, el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), de la Cámara de Diputados, presentó el libro “El agua en tiempos de incertidumbre”, del investigador Felipe de Alba.

La obra ofrece diversos enfoques metodológicos para redefinir la política pública hídrica, porque la actual se vincula a criterios ideológicos, territoriales y de poder que limitan y fragmentan la forma de solucionar la problemática. “Tampoco basta invertir para construir otros sistemas de abasto, se requiere una perspectiva diferente e integral”, plantea.

Explica la crisis existente en el sector, no sólo en el abasto sino en la sustentabilidad, signada por una demanda insostenible, debido al tratamiento que se hace del recurso, en particular en la Ciudad de México, donde 24 millones de habitantes requieren el líquido vital y lo expulsan como agua sucia, sin diseñar un ecosistema, lo cual ha agotado el esquema institucional y refleja su incapacidad para regular el recurso.

Marcelo Torres Cofiño, director general del CESOP, resaltó la importancia de este libro como una “propuesta de análisis sobre conflictos hídricos en la metrópolis de México, para alentar una reflexión del tema mediante un planteamiento teórico que contribuya al debate sobre temas ambientales y disputas por este tipo de recursos en México”.

Apuntó que este esfuerzo editorial presenta una evaluación de la problemática en torno a la disponibilidad y administración del recurso hídrico, de los acuerdos y desacuerdos entre actores formales e informales del sector, y la cooperación interinstitucional.

Contiene, además, un análisis de las formas de gobernar el conflicto que surge ante la creciente demanda y la reducción en la cantidad a distribuirse, a fin de promover un debate hídrico sobre las prácticas ciudadanas emergentes que ayuden a resarcir la problemática.

El autor, Felipe de Alba, investigador del CESOP, sostuvo que la crisis del agua no es una cuestión académica, sino una realidad que exige la revisión de las estrategias gubernamentales.

Resaltó la importancia de la gobernabilidad en el manejo del recurso, como fórmula integradora y la existencia del fenómeno de la informalidad a través de la venta del agua en pipas, sin precios regulados y sin garantizar su calidad.

Explicó que la incertidumbre es un elemento potencializador del conflicto social que exige satisfacer la necesidad del recurso y, a la vez, ofrece oportunidades para identificar nuevas fórmulas ante la complejidad hídrica de la zona metropolitana del Valle de México.

“No es un problema reciente. Se trata de una serie de olvidos, abandonos, fallas en la planeación o ausencia de la misma. En un país con una larga historia de desigualdades, el agua es, desde hace muchos años, un tema en el debate nacional”, afirmó.

Enrique Esquivel Fernández, asesor general del CESOP, apuntó que la obra ofrece enfoques innovadores como el holístico, vinculado al medio ambiente, así como el concepto de “incertidumbre” para estudiar el recurso hídrico y el factor de disputa en su distribución.

Alienta la redefinición del Estado-nación para identificar los elementos que han alentado la crisis generada en el sector por la incapacidad institucional de garantizar ese servicio vital, sumado el descontento social, manifestado en la informalidad.

Esthela Sotelo Núñez, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, refirió la mercantilización como mecanismo para acceder al abasto del agua, convirtiéndola en “botín político”, ya que “se vende a cambio de apoyo electoral”.

Destacó que la crisis del agua en México tiene un componente natural, pero es esencialmente una crisis de gobernabilidad sobre el recurso hídrico, por lo que el libro “El agua en tiempos de incertidumbre” ofrece muchos elementos analíticos sobre la relación entre el Estado y sociedad, donde las políticas públicas no responden a resolver la problemática, porque el esquema está agotado.

Subrayó la necesidad del enfoque transversal y la importancia de investigar la situación hídrica de la zona metropolitana del Valle de México, porque de las mil 471 cuencas existentes en el país, sólo en cinco de ellas se asienta más del 45 por ciento de la población, es decir, existe una hiperconcentración de personas que exigen el recurso.

Atribuyó la existencia de la informalidad en la distribución del recurso, a través de pipas y su crecimiento, a la incapacidad institucional para atender la demanda del servicio y al abandono de algunas funciones gubernamentales.

Karina Kloster, investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México-Cuautepec, comentó que el libro aborda la problemática con dos enfoques: como un conflicto hídrico y la ingobernabilidad del recurso cada vez más escaso, donde el Estado ha perdido la capacidad de control que tenía, lo cual alienta nuevas formas de disputas sociales.

En un esquema que alienta la “hidropolítica”, el cual exige reestructurar la estrategia para regular el manejo integral de dicho recurso.

Patricio Estévez Nénninger, biólogo de la Universidad de Sonora, indicó que la obra editorial propone innovadores conceptos metodológicos para evaluar este tema fundamental, ya que “el agua no es un recurso administrable, sino parte de la biosfera que requiere un tratamiento distinto”.

Destacó que este recurso es el elemento más cambiante de la biosfera, por lo que esta obra alienta enfoques para repensar la problemática hidrológica que se registra en las grandes concentraciones urbanas del país, a fin de alentar “la cosecha de agua de lluvia y diseñar pequeñas obras hidráulicas en las regiones que garanticen su aprovechamiento”.

Solicitó al CESOP realizar reuniones interdisciplinarias para identificar propuestas susceptibles de considerarse en el diseño de políticas públicas sustentadas en las investigaciones realizadas por especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *