NTR GUADALAJARA.

La maestra Marcela Güitrón López, investigadora del Laboratorio de Ciencias Ambientales, del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), se cuestionaba sobre la razón de la existencia de una alta riqueza de aves en la laguna de Sayula; sobre todo porque se considera que esta laguna es de temporal.

Su investigación detectó que una de las razones radica en que hay mucho alimento: peces, invertebrados y macroinvertebrados.

Güitrón López explicó que Sayula depende del temporal de lluvia y los escurrimientos de las sierras del Tigre y Tapalpa, que la bordean. Tal condición genera que una parte del tiempo sólo tenga una capa de agua poco profunda y zonas fangosas, y durante el estiaje permanezca casi seca, con extensas playas de suelos salitrosos.

Gracias a esta variedad de ambientes en la Laguna de Sayula –clasificada como Sitio Ramsar, reconocido por su importancia internacional–, este lugar funge como un buen hábitat para numerosas especies acuáticas, comparado con otros lagos como el de Chapala.

Dos monitoreos realizados por la investigadora universitaria arrojan que 90 por ciento de las aves de Sayula consume macroinvertebrados como parte de su dieta: de éstas, 50 por ciento los busca de manera preferente y 25 por ciento es su único alimento.

La ubicación de aves varía según el nivel de encharcamiento. Las playeras prefieren zonas someras o sin vegetación y picotean para encontrar su alimento; en tanto que las zambullidoras, como los patos buceadores, prefieren aguas más profundas.

Otras especies como pelícanos, gaviotas y golondrinas marinas buscan su alimento al vuelo, lo detectan y se van en picada en aguas profundas.

La académica desconoce la abundancia de los macroinvertebrados, aunque consideró que hay grupos con mayor número, tales como los quironómidos, que son larvas de zancudos. En parte esta riqueza se debe a que los municipios arrojan sus aguas residuales sin tratamiento

No obstante, agregó que es necesario controlar la descarga de aguas residuales. “Hay que echar a andar algunas lagunas de oxidación que no funcionan apropiadamente. Ya existe un plan de manejo que se tiene que poner en marcha con todos los municipios aledaños a la laguna; y, sobre todo, vigilancia”, dijo la experta.

Las aves

La laguna de Sayula es refugio de 73 especies de aves acuáticas, de las cuales 34 son residentes, como el pato mexicano, y 39 migratorias de invierno, como el costurero de agua dulce, ganso blanco, el pato americano, entre otros que viajan desde Alaska por la ruta del centro y llegan a esta laguna de octubre a marzo, así como de las costas de Jalisco, de acuerdo con información del CUCBA.

JJ/I