Inicio » Carrusel » Ejidatarios de Parras enfrentan sequía, ‘coyotes’, bajos precios y un virus chino

Ejidatarios de Parras enfrentan sequía, ‘coyotes’, bajos precios y un virus chino

JESÚS PEÑA. FOTO Y TEXTO. VANGUARDIA.

Enfrentan la dura realidad del campo. A las sequías, baja productividad y coyotaje se suma una pandemia llegada de oriente

¿Yo?

José Cruz Vega Carrillo, pa servirle…

Sí….

Del Ejido 28 de Agosto, Municipio de Parras.

Sí.

Ái tengo la camionetita con lechuguilla.

Sí…

Pos nos está yendo mal porque pos con eso, con esa cosa que hay, pos bajó el precio de la lechuguilla.

Antes nos compraban a 28, 29 pesos porque no es un solo comprador son varios.

Ahorita ya la bajaron a 18 y otros a 16.

Supuestamente no la están transportando pal otro lao.

Y como quiera a uno lo están fregando.

Ahorita andamos con lo poquito… pos… pa medio pasarla.

El que tiene su mueblecito pos… el gasto en la gasolina y… que se desbarata y pos hay que pagar y ¿de onde saca uno?

Ese es el detalle.

¿La candelilla?

Pos esa es lo mismo también.

Esforzados. La vida en los ejidos es dura, mucho trabajo y poca rentabilidad.

Esa tiene uno que viajar hasta la sierra y comprar lo que son los víveres, ¿pos de onde saca uno?

Y luego hasta se la compran a uno bien barata.

La estaban comprando a 80.

Ahorita está a 40-50 pesos.

Lo mismo, que por que no están transportando pal otro lao.

Como esa la transportan fuera del país y pos… que no hay dinero…

Entons como quiera a uno lo tienen abajo.

Y orita sí mucha gente, todos los que andan orita cuestión de la candelilla andan en lo mismo, andan batallando porque pos muchas veces no saca uno ni pa comer.

Y luego sin agua, muchos ejidos sin agua, batallando con lagua.

Orita como quiera nosotros, gracias a Dios, pos tenemos ái ese chorrito, pero hay otros ejidos que no tienen ni agua, tienen que andar acarreando desde muy lejos, pagando fletes, ¿de onde?

Los fletes son de 500 a mil pesos. Hay que llevar (la candelilla) hasta donde está el agua.

A los que queman la cera nomás en los fletes se les queda lo poquito que se ganan…

Aquí la candelilla ya se acabó y no hay agua.

Noooo, ya se acabó.

Donde había era pa los cerros aquellos, todos esos cerros eran candelilleros…

Pa este lao.

No llueve, pos no se repone la planta.

Ya orita quedaron manchoncitos, ya no hay mucha candelilla.

¿Lechuguilla?

Sí, lechuguilla sí hay…

Gracias a Dios lechuguilla sí hay mucha, nomás que pos… lo que no nos ayuda es el precio…

Una vez vimos por aí en un… Nos enseñaron en ese teléfono el mentado feis….

Que en Estados unidos se las compran (la fibra de ixtle) bien comprao…

En dólares, y aquí nos vienen pagando en pesos.

Pero sí en realidá, aquí la vida es dura porque viene el comprador, bien barato y allá bien vendido todo…

Y eso es lo que mucha gente pelea, dice uno, que si viene el comprador y se los compre directamente pos sería mucho mejor que el “coyote”, porque el “coyote” tiene que ganar él, tiene que ganar el de la empresa, el de la empresa tiene que darle al dueño de la empresa…

Y pos ahí siempre el amolado es uno.

Por eso mucha gente mejor se va al pueblo, porque pos… tan trabajando, pero están en la sombrita y aquí es puro solazo…

Y luego orita con esa pandemia.

Si se fija mire, ni un alma…

Orita están en los cuartos porque pos no salen.

Nomás a comprar lo que se necesita…

Y esos son detallitos que…

Y luego se enferma la gente y pos ái ta a ver quién y nunca llegan las ayudas.

Orita por ái hay gente que por lo mismo no están trabajando…

Los solazos y luego con la enfermedá esa…

Muchos tienen miedo hasta trabajar porque no debe de andar uno en el sol y es lo primero que hace uno.

Y luego en la candelilla…

Acaba de cortar y pura lumbre.

Y todo eso es lo que nos ha llevado a estar así, a estar namás a una y un pedazo…

Pos que digamos que el gobierno nos ayuda, ¿en qué nos ayuda?

Güeno que digan, ‘aquí les manda el Gobierno una despensa’, no…

De perdido pa comer dos, tres días…

Porque con la despensita que nos dan, esa que nos piden los papeles, la credencial de eletor y la acta de nacimiento, pos no come uno la semana…

Pos fíjese que orita no…

No pos es que ellos están bien allá en la casa…

Han dicho en el radio que ayudan en muchos lados, pero pacá pa este lado no hay nada.

Nomás promete el Gobierno y nunca cumple.

Cuando necesitan aí andan… Hechos la chingada… Que yo les prometo esto y les prometo lotro…

Se llega el día que se sientan y se olvidan de la gente.

Esa es la realidá de que por eso anda muchas veces uno dando patadas de hogao por lo mismo…

Cuando lo necesitan a uno ái ta…

Así tamos ái muchos ejidos que tan olvidaos…

Pos fíjese que pallá

Pa Mala Noche, Marte, Estanque de Lión, todos los que están en las orillas de la sierra…

Pos aquí mucha gente, la que está pal lado de la sierra son los que batallan más…

Uno como quiera pos aquí cuando no hay más se va uno a la orilla de la carretera a darle golpes a las llantas pa que le den a uno de perdido pa la coca…

Por ái hay muchachos que eso hacen…

Como se paran los traileros por ái en los restaurancitos y ya les dan los cinco, los 10 pesos, pos ya sacan algo.

Pero la gente que está remontada pa la sierra, ni modo que le peguen a las liberes, ya ni liebres hay, se están muriendo porque no hay agua, no hay que coman…

No, no, si ya orita todo se está acabando y luego sin llover…

Y ese es el trabajo de uno.

Como orita hasta a mi señora me llevé a la lechuguilla, le digo, pa traer otra poquita porque pos… qué hacemos…

Sí.

Arduo. Extraer la fibra de la lechuguilla es un trabajo pesado y con riesgos, hay quienes han perdido algún dedo con el tallado.

Aquí no hay otra cosa más que, aquí hay que echarnos la mano uno y otro.

Uno aquí del campo esa es la vida, que la mujer le eche la mano a uno.

Es la vida de uno aquí.

Como ahorita… acabo de llegar hace ratito…

Y mire no le voa mentir áista la troquita con…

Nosta llena porque pos pa ir allá hasta los cerros mmm sin el combustible…

Ora en la mañana nos juimos y traje siete guacalitos…

Sí.

Pos hasta allá hasta la sierrita aquella que se ve allá…

Pos…

Como unos 15 kilómetros más o menos…

Entre terracería.

Más o menos es lo que camina uno.

Sí…

Pa las… Cuando empieza a esclarecer ya va uno en camino…

Y como ahorita ya está apretando el solecito ya estamos en la casa.

Con poquito, pero ya estamos aquí.

Escasez. Si bien el ejido tiene agua, su uso debe ser restringido por las pocas lluvias.

¿La lechuguilla?

Pos nomás imagínese las manos, mírelas como las trai uno…

Estos son putos callos, que es donde está uno con el tirón de la máquina (talladora).

Noooo manual, cuando mucho los que son más mejorcitos pa tallar, ocho o 10 kilos…

No uno ya pa tallar manual ocho kilos ya es muy difícil.

Por eso pos qué bien que inventaron esos fierros y pos ái tallamos los 50-60 kilos…

Y como le digo orita lo que nos acaba es que con esa mentada pandemia chingaa se nos fue pabajo el precio…

Antes taba más mejor, orita ya tamos nomás como quien dice pa sacar pa susistir.

Pos ya estamos solitos los dos, pero como quiera los pendientes no faltan…

Aquí uno no tiene ni seguro.

Que una pastilla… tiene uno que comprala.

En la talladora muchos se han mochao los dedos y ya no quedan güenos, de ahí ya se acaban las manos, a lo que pueda hacer uno…

En la candelilla muchos se han quemao las patas, se han caído dentro de la paila, ya no pueden trabajar y ái ta la pobre gente… a ver quién le echa la mano.

Hay mucha gente que está así, amolada de sus manos, de sus pies, quemaos con el ácido y el gobierno pos bien, sin novedá…

Ái se la pasa.

Pos él ta sentao en la sombrita…

Comiendo tranquilos, ¿y la gente?, tiene que trabajar pa sacar pa comer…

¿Aquí?

Aquí debemos de ser como… 120 familias, entre avecinados y ejidatarios.

Sí, tovía se siembra…

Pos ya lo que alcanza uno a sembrar porque ya ve orita el tiempo…

No quiere llover…

Hará un mes atrás sí cayó una lloviznita, pero nomás es la única, ya no ha vuelto a llover…

Frijol…

Maíz…

Muchos siembran la escobita, a veeeeer si Dios los ayuda y levantan un cinco….

Y veces no hay nada.

A veces, así como siembra uno, se pierde la cosecha.

Como orita.

Ái tan las tierras, tan barbechadas, pero si no llueve…

Ese es el detalle que si no llueve no hay nada.

Y ya se perdió aquel trabajo que se hizo porque no se va a poder sembrar, no hay agua….

Orita tiene un chorrito la presa, pero no le han querido meter a la tierra, porque si no llueve y ya no se repone y lo que se siembre se va a acabar, porque no hay lagua suficiente…

Se seca la presa y entonces sí… ni pa los animales.

Sí, gente tiene vaquitas, chivas…

Esos animales andan sueltos pal monte.

Las chivitas esas sí las recogen todos los días…

Luego la presas ya… ya es tiempo que no se desensolva, ya lagua se acaba más pronto porque tiene mucho ensolve…

Sí, pos es que como yastá muy ensolvada y pos llueve y como tiene muncho ensolve la tierra ya no retiene lagua, digo, se va resumiendo por el ensolve, se seca más pronto.

Antes la presa duraba vuelta el año y seguía la gente regando…

Sí, ya tiene muchos años.

Ya tiene muchos años la presa.

Sí, esa es una de las cosas que no…

El tiempo es el que no nos ayuda porque no llueve.

Y en cuestión de los trabajos…

Muchos vivimos del monte, pero si no hay lo que se necesita…

Hay producto, pero lo que no es el precio güeno que le ayude a uno…

Sí, mucha gente se ha ido de aquí del ejido y de muchos ejidos por lo mismo de que lo que levanta uno aquí en el ejido ta muy mal pagao…

Ya los muchachos no le hacen por sembrar una mata de frijol, de maíz, mejor buscan un trabajo que les paguen más o menos y que no se acaben tanto…

Porque estos sí son trabajos pesaos.

Y es de sol a sol.

Aquí no hay hora…

Aquí dice uno ‘pos trabajo más, me gano un poquito más’.

Y en la sierra por nomás a la voluntá de Dios que nos vaya bien y levantar algo.

Y hay veces que no levantamos nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *