Inicio » Carrusel » Acusan freno a bioplaguicidas

Acusan freno a bioplaguicidas

 DIANA SAAVEDRA. REFORMA.
  • Octavio Loera Corral, investigador del Departamento de Biotecnología de la UAM-Iztapalapa, documentó con su equipo que el uso de ciertos hongos combate plagas en los cultivos de maíz, lechuga y nopal. Foto: Odette Olguí
Cd. de México (16 marzo 2015).- Aún cuando los bioplaguicidas han mostrado ser una alternativa real, no son exitosos por la falta de confianza, de inversión, difusión, sumado a que actúan de forma más lenta que los comerciales, señalaron investigadores.Varios han sido los acercamientos para el control de plagas en cultivos de alimentos que, pese a ser igual de efectivos que los comerciales, aunque más baratos y amigables con el ambiente y la salud, no han prosperado.Octavio Loera Corral, investigador del Departamento de Biotecnología de la UAM-Iztapalapa, lamenta que empezando por el Gobierno se desdeñe esa opción.”Cuando se presenta una emergencia, los bioplaguicidas no son la primera opción del Gobierno porque lo que se necesita es atacar el problema de forma inmediata y las bacterias, hongos o virus tienen una acción que tarda varios días, a diferencia de los químicos que matan de un día para otro.”Los bioplaguicidas no pueden trabajar a esa velocidad”, admite el investigador quien, junto con su equipo, documentó que el uso de ciertos hongos combate plagas en los cultivos de maíz, lechuga, nopal y otros.Mariano Enrique Cebrían García, toxicólogo del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), explicó que es necesario apoyar cualquier opción que implique reducir el uso de pesticidas tóxicos.

Destacó que uno de los principales problemas es que ciertos químicos contenidos en los plaguicidas están asociados con casos de cáncer y disminución de testosterona en hombres.
José Luis Olvera Cervantes, quien propone el uso de microondas contra gusanos y gorgojos, precisa que estas opciones también enfrentan la falta de inversión del Gobierno y de los productores.

“El agricultor no entiende que se necesitan recursos que nosotros como investigadores no tenemos”, comentó.

Como si se tratara de un horno de microondas, los investigadores pueden eliminar plagas de cosechas como maíz, garbanzo o frijol colocando una serie de antenas que emiten la energía necesaria para alejar o matar a las plagas, sin dañar a los cultivos.

Según la Sagarpa, al año se pierde en México entre el 5 y el 25 por ciento de la producción de granos básicos como el maíz, trigo y frijol.

Miguel Ángel Angulo Escalante, toxicólogo del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), precisa que debido a que los bioplaguicidas tienen tiempos de acción diferentes, también es necesario un cambio en las técnicas de agricultura en el País enfocadas a la prevención.

El equipo del investigador ha desarrollado un bioplaguicida basado en la semilla de Swietenia humilis, o venadillo, que ha sido probado en el control de gorgojos del frijol y maíz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *