Inicio » Noticias » Estatales » Agricultores damnificados aún igual

Agricultores damnificados aún igual

LUIS ENRIQUE CAUICH. POR ESTO QUINTANA ROO.

KANTUNILKÍN, LÁZARO CÁRDENAS, Quintana Roo. A cinco meses de las inundaciones que se registraron en el municipio Lázaro Cárdenas, que destruyeron gran parte de las áreas de cultivo de papaya maradol y hortalizas, la ayuda prometida por las instancias de gobierno estatal no ha llegado, y los productores de la zona norte que resultaron afectados siguen esperando los apoyos.

Recordaron que en junio pasado las intensas lluvias causaron inundaciones en la cabecera municipal y zona norte del municipio Lázaro Cárdenas, que además de afectar a cientos de hogares, dejaron daños considerables en áreas de producción donde la inversión de los productores era en su mayoría propia y lo han hecho con mucho esfuerzo y sacrificio.

Han pasado cinco meses y pese a los recorridos realizados por el gobierno estatal a través del secretario de Agricultura para supervisar los daños y comprometer los apoyos ante la emergencia surgida, ya han pasado cinco meses y esa ayuda sigue sin llegar, causando la desilusión de los productores.

Añadieron que es por ello que la inversión que hacen en sus zonas de cultivo mayormente lo hacen de manera propia, porque con los apoyos o proyectos, les hacen dar vueltas y pocas veces resultan apoyados, como en este caso que continúan esperando a que el gobierno estatal cumpla su compromiso, ya que por esa misma razón las áreas de cultivo dañadas no se han vuelto a sembrar.

Las áreas de producción amenazan con desaparecer, porque los productores de la zona norte ya no tienen a donde recurrir a préstamos, mucho menos tienen recursos para reiniciar la producción y no ha quedado otra opción que esperar el poco apoyo que el Gobierno del Estado pudiera ofrecer, pero siguen sin tener nada.

“Muchas familias se quedaron sin empleo y sin ingresos para cubrir sus necesidades básicas, ya que era su única fuente de empleo y hasta el día de hoy no saben qué va a pasar porque no hay recursos para volver a sembrar y al gobierno parece no importarle, en el pensamiento de la gente está el gobernador nos abandonó”, han señalado los productores afectados.

En total, recordaron, son alrededor de 33 hectáreas las que se dañaron entre Kantunilkín y San Ángel de papaya maradol y hortalizas, donde ya había partes que comenzaban a estar listas para cosecha y otras más ya comenzaban a florecer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *