lunes , 28 septiembre 2020
Inicio » Opinión » Agroecología y la autosuficiencia alimentaria

Agroecología y la autosuficiencia alimentaria

LUIS FERNANDO HARO. EL SOL DE MÉXICO.

La agroecología, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se define como un conjunto de prácticas y un movimiento social que estudia cómo los diferentes componentes del agroecosistema interactúan y además busca sistemas agrícolas sostenibles que optimicen y estabilicen la producción.

Como movimiento social persigue papeles multifuncionales para la agricultura, promueve la justicia social, nutre la identidad y la cultura y refuerza la viabilidad económica de las zonas rurales. Los agricultores familiares en todo el mundo son las personas que tienen las herramientas para practicar la producción de alimentos de manera agroecológica.

El sistema agroalimentario global se encuentra en una encrucijada: la agricultura debe hacer frente al reto de aumentar la producción para atender la creciente demanda de alimentos, para atender el hambre y la malnutrición en un contexto de crecimiento demográfico. La propia FAO estima que para el 2050, cuando el mundo tendrá una población de 9,500 millones de habitantes, habrá que incrementar la producción de alimentos en al menos un 60% más de lo que actualmente estamos produciendo.

Enfrentar este reto implica continuar desarrollando sistemas de producción más eficientes, que permitan elevar la productividad por metro cúbico de agua utilizado y por unidad, llámese por hectárea, por unidad animal, por granja o cualquier unidad de producción. No podemos pensar que enfrentar este enorme reto pueda darse aumentando la frontera agricola. En el mundo y en México no existe mucho más área cultivable, por lo que la base tendrá que darse aumentando la productividad y esto, enfrentando los impactos del cambio climático, la escases de recursos naturales, el agua y la degradación de los suelos.

Sin duda el desarrollo de nuevas tecnologías ha permitido, a través del tiempo, un incremento en la producción de alimentos a nivel mundial, es por ello que hoy vemos que la respuesta para enfrentar el reto de alimentar al mundo radicará en los avances tecnológicos que se estarán desarrollando. Estamos hablando de la agricultura de precisión, el uso de información para hacer más eficiente todos los procesos de producción, el desarrollo de nuevas variedades con mayor potencial de producción, el manejo integrado de la producción, la digitalización y el desarrollo de una agricultura inteligente. Todo ello mientras se continúa realizando una actividad cada vez más sustentable y sostenible, amigable con el medio ambiente y los recursos naturales; la tecnología no está enfrentada con ello.

Por el contrario, hoy podemos ver sistemas de riego por goteo o presurizados donde se logran eficiencias de más del 90% en el uso del agua. Para el combate de plagas enfermedades y malezas en los cultivos hoy vemos cómo a base de la agricultura de precisión se utilizan menos plaguicidas para su combate, se utiliza menos fertilizantes al poder aplicarlos de manera más exacta.

Hoy en México producimos sólo el 59% de lo que consumimos, la FAO recomienda a los países producir, al menos, un 75%. Somos de los principales importadores de granos y oleaginosas en el mundo y tenemos la capacidad de poder aumentar la producción de alimentos y lograr la tan anhelada autosuficiencia alimentaria.

La agroecología no es la respuesta para aumentar de manera sustancial la producción de alimentos, sin embargo hay que continuar desarrollando una agricultura más productiva, más eficiente y sustentable que garantice el abasto de alimentos sanos para toda la población.

Director General del Consejo Nacional Agropecuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *