Inicio » Noticias » Estatales » Al rescate del chile sukure

Al rescate del chile sukure

POR ESTO YUCATÁN…

Variedad criolla en peligro de extinción

CHANKOM, Yucatán. El grupo de trabajo de la comisaría de Muchucuxcá, que se encuentra afiliado al Consejo Estatal de Productores de Chile de Yucatán (CEPROCH), se ha propuesto rescatar y preservar la variedad nativa de chile llamada sukure.

El Sukure I’ik (Capsicum annuum) es una de las variedades originarias de la región y cada vez es más difícil su localización.

Según el señor Nicanor Kantún Miss, presidente del grupo de trabajo, el sukure es más resistente al ataque de plagas y a la sequía, que cualquier otra variedad disponible en la zona.
Su producción es más generosa que la del habanero, llegando a rendir hasta 3 kilos por planta. Su tiempo de germinación es igual al habanero (40 días aproximadamente) pero su floración es más anticipada.

El sukure no niega su mexicanidad, toda vez que es verde antes de madurar, cambiando paulatinamente a blanco cuando comienza a madurar y a rojo cuando alcanza su estado máximo de madurez.

Esta especie de chile, al igual que otras originarias de Yucatán, ofrece un verdadero desafío al paladar por su picor y a la creatividad de los especialistas en la carrera gastronómica, por su sabor propio.

Además, es utensilio ceremonial, ya que es obligatorio en ciertas ofrendas tradicionales para ahuyentar los malos vientos.

No obstante sus cualidades, es poco conocido y comercializado, lo que lo ha puesto en peligro de extinción, por lo que la directiva de CEPROCH acudirá al centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), para solicitar el resguardo del germoplasma para su preservación.

En Yucatán existen variedades nativas de poca explotación comercial. Las más conocidas son el dulce y el xcat-ik que se consideran indispensables en la gastronomía vernácula. Un poco más atrás está el x-max-ik, que por su tamaño se limita al cultivo familiar, cuando de forma fortuita se da en jardines o patios, ya que la germinación debe comenzar en el aparato digestivo de las aves. Quien tiene la suerte de poseer plantas de chile max, puede darse el lujo de preparar el mejor Kut (salsa tradicional obtenida del asado de chiles, ajos, cebollas y tomate, aderezado con naranja agria).

El chawá o chac-ik, es parecido al sukure, ambos maduran en rojo quemado y brindan una buena alternativa para reforzar la economía rural.

Estas y otras variedades, serán puestas en proyectos de promoción. Sin duda, el certificado internacional de denominación de origen adquirido para el chile habanero de la península de Yucatán, serviría como tractora a las variedades criollas para obtener su propia marca colectiva y con esto, abrir las puertas del mercado internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *