Inicio » Noticias » Estatales » Baja California Sur » Alertan por impacto de desalinizadoras

Alertan por impacto de desalinizadoras

DANIELA PÉREZ. EL SUDCALIFORNIANO.

Especialistas consideran fundamental la sustentabilidad y que participe el sector académico

Sin embargo, estas acciones han provocado controversia, principalmente en el caso de que estas operen sin ninguna perspectiva de sustentabilidad, ya que aún no es conocido cómo se llevará a cabo el proceso de desalación.

ANTECEDENTES

Estas acciones han provocado controversia, principalmente en el caso de que la desalinizadora opere a través de técnicas como Ósmosis Inversa (OI), la cual consiste en una membrana capaz de rechazar sales y permitir el paso de agua a través de ella, siendo 1965 cuando se instaló la primera planta de agua salobre de este tipo en California, mientras que fue hasta 1974 cuando de instaló la primera de ellas, sin embargo, de esta técnica ha tratado de evolucionar hacia formas de mayor eficiencia energética, un menor costo operativo y optimizar los distintos procesos de desalación.

Tan solo en la desalinizadora que se encuentra ubicada en Los Cabos, el costo operativo es de un dólar el metro cúbico, lo cual lo convierte en un proceso inviable.

ELECTROLISIS EN LA ÓSMOSIS INVERSA

Mientras que actualmente existen estudios para mejorar los procesos de desalación y las formas de manejar el agua salada, como es el uso de electrólisis en los sistemas de desalación que permiten reducir la extracción de agua salada al 50%, no produce agua de rechazo concentrado a más de 60 mil PPM evitando la contaminación en el mar, su costo de inversión es 20% más económica, produce el agua potable y purificada cumpliendo con las Normas Mexicanas, consume bajas cantidades de energía que es producido por un reactor de electrólisis, el costo operativo es más bajo, su operación no requiere de expertos, no utiliza insumos especiales para su funcionamiento, no requiere mantenimiento alguno, además que es una tecnología desarrollada por mexicanos y checos, y se fabrica en México.

RIESGOS LATENTES

De no buscar una alternativa como la electrólisis en el proceso de desalación, se corren diversos riesgos, uno de ellos tiene que ver con la salmuera, la cual se produce al potabilizar el agua, de acuerdo con Patricia Hernández Cortés, quien es co-cordinadora de Es Posible y tiene un doctorado en biotecnología.

Minimizar el consumo, ahorrar el agua y reutilizar son la clave para evitar el desabasto de agua potable

Ella menciona que se debe analizar muy bien dónde se va a instalar esta, ya que “aunque tengas un lugar donde confinarla, la sal es un elemento muy corrosivo”, y señala que la mayoría de las desalinizadoras lo que hacen es arrojar la salmuera a un terreno al aire libre o arrojarlo al mar, sin embargo al hacer esto “en un lugar muy pequeño (como la bahía de La Paz), la salinidad va a aumentar mucho y todos los organismos que vivan en esa pequeña área van a ser muy afectados”, esto sin mencionar que el agua potable en el estado ya tiene altas cantidades de sal, menciona.

Un segundo problema tiene que ver con la energía eléctrica que se requiere para hacer operar las plantas, “es un proceso que requiere de mucha energía… tendría que tener muchas celdas fotovoltaicas, pero si van a consumir gasolina, combustibles, es un costo muy grande”, además altamente contaminante para el aire de la ciudad, sin contar que el tema del desabasto energético es un problema grave ya, por lo que la recomendación es a usar energías renovables para operar la planta, “son dos problemas muy grandes que tiene en cuestión del desecho y de cómo se genera la energía para mantener el equipo que va a hacer los procesos”.

ALTERNATIVAS PARA COADYUVAR

Una de las principales acciones para ayudar a evitar el problema de desabasto

que se avecina para BCS, es evitar el desperdicio de agua, “al menos el 50% del agua potable se desperdicia en tubería, deberían invertir para que la que ya tenemos se aproveche”; una segunda es que en las cuencas se hagan embalses, que son acumulaciones de agua producidas por una construcción que cierra parcial o totalmente el cauce del agua para que la lluvia no termine en el mar; también se podría implementar un programa de plomería en los hogares para evitar las fugas en las llaves de agua , mientras que en las nuevas construcciones debería favorecerse la instalación de sanitarios y regaderas ahorradoras, así como un sistema de recolección de agua pluvial.

VINCULACIÓN FUNDAMENTAL

Finalmente, Patricia hace un llamado a las autoridades a que se acerquen y colaboren con las universidades públicas como la UABCS, la cual tiene una licenciatura en gestión y ciencias del agua, con instituciones públicas donde se hace investigación, así como con las organizaciones de la sociedad civil que también tienen conocimientos en el tema, “valdría la pena acercarse y preguntar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *