Inicio » Noticias » Internacionales » Amenazan sequías alimentación en AL

Amenazan sequías alimentación en AL

MARINA FRANCO. EL NORTE.
El calentamiento global podría echar para atrás los avances logrados hasta este año en América Latina, como reducir a la mitad la cantidad de gente que pasa hambre. Foto: AP

Cd. de México (17 octubre 2015).- América Latina ya ha hecho importantes avances para erradicar el hambre, pero éstos podrían peligrar por una serie de sequías que afectan a la región.

Cuba, por ejemplo, enfrenta la peor sequía en 50 años, lo que ha provocado pérdidas en agricultura y ganadería.

Lo mismo pasa en las naciones centroamericanas, donde hasta 2.81 millones de personas tienen problemas para alimentarse.

“El cambio climático es un problema que afecta a muchas comunidades de la región, en particular a las más pobres”, dijo a REFORMA Alejandro López-Chicheri, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) para América Latina y el Caribe.

“Es una crisis humanitaria en marcha”, aseveró el experto en el marco del Día Mundial de la Alimentación, celebrado ayer.

Como tal, el calentamiento global podría echar para atrás los avances logrados hasta este año en la región, como reducir a la mitad la cantidad de gente que pasa hambre.

En Centroamérica, por ejemplo, la cantidad de personas que no tenían la alimentación diaria necesaria cayó 10 por ciento.

Sin embargo, todavía hay 34.3 millones de personas que padecen hambre en América Latina, alrededor del 5.5 por ciento de su población.

En otras palabras, uno de cada 18 niños y adultos latinoamericanos se van a dormir hambrientos.

“Eso es un absurdo en una región que tiene todo lo necesario para alimentar a su población”, dijo el experto del WFP.

De hecho, López-Chicheri recalcó que América Latina es rica en alimentos, pero permanecen dos problemas: el acceso y la utilización.

“Latinoamérica produce todo lo que necesitaría. Más bien se trata de acceso y capacidad de compra. Hay alimentos en muchos sitios, pero (hay) gente que, lamentablemente, no puede comprarlos”, afirmó el portavoz.

“Ello implica que un niño o niña que podría ser el próximo Presidente, (podría) no llegar a desarrollar las habilidades por mala alimentación”, añadió, al enfatizar la importancia de que los jóvenes no pasen hambre mientras estudian.

Además de la dificultad del acceso a la comida, otro fenómeno afecta a la región: el aumento de la obesidad.

“Es otro absurdo. Son dos paradojas que necesitamos atender”, afirmó el vocero del programa de la ONU.

En el tema de la obesidad juega el factor de utilización; es decir, que la gente que puede comprar alimentos no necesariamente compra los adecuados, o balancea sus dietas.

De tal manera que la educación es clave en el combate a la obesidad, por lo que el WFP ha desarrollado proyectos relacionados que podrían ayudar a los latinoamericanos a mejorar su alimentación.

“Tenemos la técnica de los colores, que es una forma didáctica de hacerle llegar a todo mundo la importancia de una alimentación balanceada”, explicó López-Chicheri.

Esa campaña enseña, por ejemplo, que un plato saludable debe tener verdes -vegetales-, rojos -hortalizas-, blancos -arroz y proteínas- y marrones -como frijoles y otras legumbres-.

Tales iniciativas son particularmente importantes para impulsar a futuras generaciones de latinoamericanos y para que el mundo, ahora sí, erradique el hambre.

“Creemos que ésta puede ser la generación que acabe con el hambre. Sólo necesitamos compromisos políticos, de la sociedad e individuales.

“Si ya hemos hasta viajado a la Luna, ¿por qué no erradicar el hambre?”, se preguntó en voz alta López-Chicheri.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *