jueves , 21 noviembre 2019
Inicio » Newsletter » AMLO y… ¿La mafia campesina?

AMLO y… ¿La mafia campesina?

GABRIEL BAUDUCCO. EL HERALDO DE MÉXICO.

El Presidente dijo que “se acabó el piquete de ojo en la entrega de fertilizantes. No vamos a ceder en la nueva distribución.”

Explíquenme: ¿el Estado mexicano estuvo subsidiando la producción de opio y heroína? Deshaciéndonos de toda ingenuidad, ¿es exagerado decir que al entregar fertilizantes gratuitos en las zonas de cultivo de amapola de Guerrero, estábamos propiciando la violencia, las adicciones y la muerte? Ah, fertilizantes: el tema de las protestas de los últimos días.

Seamos honestos: cada vez que el presidente López Obrador habla de una “mafia” en tal o cual sector, como ya lo ha dicho tantas veces, uno comienza a pensar que se trata de una figura retórica más que de una realidad, pero… ¿qué hay detrás de las protestas en Guerrero por el programa piloto de entrega de fertilizantes? El Estado cambió la estrategia y, en consecuencia, movió los arreglos que había allá.

La revista Proceso publicó que: “El gobierno de Héctor Astudillo Flores en Guerrero privilegió el año pasado a municipios amapoleros con el programa de fertilizante para productores de maíz y relegó a las regiones con vocación agrícola”. Los detalles, tonelada por tonelada y hectárea por hectárea, están en el informe Concentrado por municipio, productores y por toneladas del ejercicio fiscal 2018.

En las protestas de los campesinos por el programa piloto de AMLO, hubo de todo: cierre de carreteras, violencia y hasta secuestros de policías estatales y efectivos del Ejército en las sierras de Guerrero. Lo dijo el súper delegado Pablo Amílcar Sandoval y lo reconoció ayer el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, en la conferencia de prensa desde Palacio Nacional: “No ha estado exento de imponderables como vandalismos, problemas en el transporte, cierre de carreteras e incluso algunos actos de secuestro y de violencia, por los grupos que se han sentido afectados por esta forma nueva de entregar el fertilizante a los productores. Estamos conscientes, afortunadamente ha ido bajando la tensión”.

Hoy, anunció el mesurado secretario, 98.5% de los campesinos ha recibido ya sus vales para fertilizantes y 75% ya lo ha canjeado. Todo eso, para un padrón de 233 mil productores (sólo en Guerrero), que son 55 mil más que los que lo recibían el año pasado.

¿Hay que leer un mensaje en clave, pronunciado por el Presidente?: “Se acabó el piquete de ojo en la entrega de fertilizantes. No vamos a ceder en la nueva distribución. Muchos (de los que protestan) son líderes charros, líderes nylon, con todo respeto. Eso se acabó, no más corrupción”. Líderes de nylon, esos que son elásticos, esos que se ajustan de acuerdo con la ocasión. “Líderes con cinto pitiado, sombrero, camionetas de lujo y camisas de marca”. ¿A qué les suena esa descripción?

No se puede decir, ni mucho menos, que la mayoría de los que se quejaron de los problemas, reales, que hubo en la entrega de fertilizantes, tengan intereses en el cultivo de amapola. Pero lo que sí se puede decir es que ése era un asunto que había que corregir sin demoras. Ojalá que la falta de subsidios empuje la legalización del cultivo de amapola, y que cuando eso pase, se utilice para la producción de morfina, que siempre falta en México. Los enfermos de cáncer lo agradecerán. Así de sencillo.

[email protected]

@GABRIELBAUDUCCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *