Ciudad de México.- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informa sobre la calidad de las cremas comestibles que se encuentran en el mercado.

A través del Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor, la dependencia analizó 21 marcas de estos productos, de las cuales 18 se ostentan como “cremas” y 3 como “cremas vegetales”, realizándoles 5,183 pruebas.

Los aspectos examinados fueron la información al consumidor, calidad sanitaria, costos y el contenido de nutrimentos como proteína, grasas y sodio.

Entre los resultados obtenidos en el estudio, que se llevó a cabo del 27 de agosto al 11 de octubre de este año, se determinó que todas las cremas analizadas que se ostentan como acidificadas y cultivadas cumplieron con el mínimo de acidez exigido por la norma (0.5%). En cuanto a proteína, los contenidos en las cremas con grasa vegetal por lo general son menores.

Las marcas que no cumplieron son:

  • Flor de Alfalfa, crema cultivada, presentación de 500 g, no cumplió con el contenido mínimo de proteína para poder denominarse crema, ni con lo declarado en su etiqueta (2.73% proteína)
  • Camelia, crema vegetal pasteurizada ligera, presentación de 1 kg., no cumplió con el contenido mínimo de grasa para una crema ligera; es la que menos proteína tiene (0.79%)
  • Crema del Rancho Rancherita, crema acidificada, a granel, ostenta la leyenda “baja en grasa” pero no lo cumple conforme a la NOM-086-SSA1-1994, Bienes y servicios. Alimentos y bebidas no alcohólicas con modificaciones en su composición. Especificaciones Nutrimentales.
  • La Abuelita, crema acidificada de vaca, con grasa vegetal, presentación de 200g, no cumplió con el contenido mínimo de grasa, para denominarse crema con grasa vegetal
  • Chilchota, crema acidificada, a granel, se ostenta como crema acidificada y presenta grasa vegetal. Aun cuando en ingredientes señala tenerla, su etiqueta induce a error ya que no se denomina crema con grasa vegetal
  • Al Día, crema pasteurizada, presentación de 4 kg., presentó deficiencia en el manejo sanitario

La Profeco resalta que todos los productos en falta fueron sujetos a actos administrativos por infracciones a la Ley, y están en proceso de la sanción que en su caso corresponda.

El estudio de calidad se puede consultar en la edición de diciembre de la Revista del Consumidor.