miércoles , 13 noviembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Estado de México » Apoyo federal origina abandono del campo

Apoyo federal origina abandono del campo

TOLUCA, Méx.— Lejos de lo que se preveía, el programa Oportunidades está originando un abandono del agro mexiquense, aumento en los niveles de alcoholismo en las comunidades indígenas y ha roto esquemas tradicionales de “trabajo comunitario” debido a su diseño paternalista, aseguró Rafael Díaz Bermúdez, secretario técnico del Consejo Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (Cedipiem).

Indicó que actualmente los campesinos en lugar de autoemplearse o buscar empleo como jornaleros, están atenidos al subsidio que reciben regularmente, lo cual, en el peor de los casos, los indígenas lo consumen en alcohol, por lo que el índice de alcoholismo en las zonas mazahua y otomí es creciente.

Así, el líder indígena, afín al PRI, consideró que ese programa federal debe ser replanteado.

Aseguró que si bien el programa significa un importante apoyo para la población de escasos recursos, también es cierto que ha alentado vicios, pues ahora las mujeres y hombres del campo están atenidos a recibir su anualidad del programa Oportunidades, antes que salir a trabajar el campo o buscar algún empleo.

Al asegurar —a diferencia de especialistas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM)— que las corrientes migratorias del campo hacia EU no están impactando el agro, sostuvo que es más fuerte el abandono de las actividades agropecuarias originado por Oportunidades que por la propia migración.

“Impactan más programas como Oportunidades que a la gente la convierte ya en rehén de un beneficio y que por eso la gente ya no quiere trabajar, ese programa sí impacta de manera negativa, pues cuando recibe alguien un centavo ya no quiere trabajar, es obvio, es una razón muy lógica”, dijo.

Bermúdez sostuvo que los pagos a las familias también han influido pues alteran tradiciones comunitarias de apoyo entre núcleos agrarios y ahora el dinero de Oportunidades ha desalentado eso.

“Antes las tierras se trabajaban en los pueblos indígenas que nosotros les llamábamos ayuda mutua de participación comunitaria, usted me ayudaba a sembrar mi terreno y yo tenía el compromiso de ayudarle a usted , usted cosechaba y luego yo iba a cosechar. Era un intercambio de mano de obra, hoy ni siquiera eso; los programas federales nos han venido a dividir y han perjudicado las labores del campo”, explicó.

En las zonas indígenas de San Felipe del Progreso, San José del Rincón y Temoaya —las más pobres— el impacto del programa ha sido desalentador y negativo, acusó.

Inicio » Apoyo federal origina abandono del campo

Apoyo federal origina abandono del campo

TOLUCA, Méx.— Lejos de lo que se preveía, el programa Oportunidades está originando un abandono del agro mexiquense, aumento en los niveles de alcoholismo en las comunidades indígenas y ha roto esquemas tradicionales de “trabajo comunitario” debido a su diseño paternalista, aseguró Rafael Díaz Bermúdez, secretario técnico del Consejo Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (Cedipiem).

Indicó que actualmente los campesinos en lugar de autoemplearse o buscar empleo como jornaleros, están atenidos al subsidio que reciben regularmente, lo cual, en el peor de los casos, los indígenas lo consumen en alcohol, por lo que el índice de alcoholismo en las zonas mazahua y otomí es creciente.

Así, el líder indígena, afín al PRI, consideró que ese programa federal debe ser replanteado.

Aseguró que si bien el programa significa un importante apoyo para la población de escasos recursos, también es cierto que ha alentado vicios, pues ahora las mujeres y hombres del campo están atenidos a recibir su anualidad del programa Oportunidades, antes que salir a trabajar el campo o buscar algún empleo.

Al asegurar —a diferencia de especialistas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM)— que las corrientes migratorias del campo hacia EU no están impactando el agro, sostuvo que es más fuerte el abandono de las actividades agropecuarias originado por Oportunidades que por la propia migración.

“Impactan más programas como Oportunidades que a la gente la convierte ya en rehén de un beneficio y que por eso la gente ya no quiere trabajar, ese programa sí impacta de manera negativa, pues cuando recibe alguien un centavo ya no quiere trabajar, es obvio, es una razón muy lógica”, dijo.

Bermúdez sostuvo que los pagos a las familias también han influido pues alteran tradiciones comunitarias de apoyo entre núcleos agrarios y ahora el dinero de Oportunidades ha desalentado eso.

“Antes las tierras se trabajaban en los pueblos indígenas que nosotros les llamábamos ayuda mutua de participación comunitaria, usted me ayudaba a sembrar mi terreno y yo tenía el compromiso de ayudarle a usted , usted cosechaba y luego yo iba a cosechar. Era un intercambio de mano de obra, hoy ni siquiera eso; los programas federales nos han venido a dividir y han perjudicado las labores del campo”, explicó.

En las zonas indígenas de San Felipe del Progreso, San José del Rincón y Temoaya —las más pobres— el impacto del programa ha sido desalentador y negativo, acusó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *