Washington azuza otra guerra comercial, esta vez con Europa. El Gobierno de Donald Trump anunció que el 18 de octubre empezará a imponer aranceles a la Unión Europea, con mayor impacto en cuatro países, entre ellos España, tras el fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que decidió a favor de EU en la disputa comercial por las ayudas a Airbus.

Entre los aranceles, Estados Unidos gravará con un 10% a aviones Airbus fabricados en Europa (incluidas las plantas españolas) y aranceles del 25% a naranjas, aceite, vino y queso español (no al italiano). Otros productos afectados, entre una larga lista de mercancías que se venden en Estados Unidos, serán el whisky escocés e irlandés, queso Emmental, melocotones, leche, productos porcinos suéteres y prendas de lana británicos.

“Estados Unidos comenzará a imponer aranceles aprobados por la OMC a ciertos bienes de la UE a partir del 18 de octubre”, informó en un comunicado el jefe de Comercio Exterior, Robert Lighthizer.

La OMC falló el miércoles que Washington puede imponer a la UE sanciones comerciales por valor de 7,500 millones de dólares anuales, como compensación por las ayudas europeas a Airbus. Tras la decisión, la Oficina de Comercio Exterior estadounidense señaló que se impondrán aranceles del 10% a las aeronaves civiles grandes que Europa vende a Estados Unidos y del 25% a un listado de productos agrícolas.

Los países que sentirán el mayor impacto de los gravámenes serán Francia, Alemania, España y el Reino Unido, los “cuatro países responsables de los subsidios ilegales”, explicó la Oficina de Comercio Exterior.

Entre los productos que se verán afectados por los gravámenes figura productos lácteos, aceitunas, aceite de oliva y productos porcinos de origen español, alemán y británico; el vino francés y español, yogures, mantequilla, cerezas y los melocotones de la mayoría de los países de la UE. El queso de casi todos los países de la UE también se verá afectado.

Italia eludirá los nuevos gravámenes a su vino y aceite de oliva, al no ser uno de los países que ha dado ayudas a Airbus. No obstante según cálculos de la asociación de agricultores italianos Coldiretti, los aranceles al queso, a ciertos licores y a procesados de carne tendrán un impacto en productos por valor de 500 millones de euros.

No se impondrán sin embargo aranceles a las piezas de los aviones fabricadas en la UE que se utilizan en las operaciones de ensamblaje de Airbus en Alabama, ni tampoco a las usadas por el fabricante de aviones estadounidense Boeing, con el fin de salvaguardar empleos manufactureros en Estados Unidos.

Los aranceles tampoco afectan al chocolate europeo.

Inicio de negociaciones

“Finalmente, después de 15 años de litigios, la OMC confirmó que Estados Unidos tiene derecho a imponer contramedidas en respuesta a los subsidios ilegales de la UE”, dijo Lighthizer, en un comunicado.

“Esperamos entablar negociaciones con la Unión Europea para resolver este problema de una manera que beneficie a los trabajadores estadounidenses”, agregó Lighthizer. Y también ha lanzado una amenaza: “EU tiene la autoridad para incrementar los aranceles en cualquier momento o cambiar los productos afectados”, ha advertido.

La Unión Europea lamentó la decisión de aplicar aranceles de Estados Unidos y señaló a los consumidores como los más perjudicados. “Es un movimiento que ante todo golpeará a los consumidores y las empresas estadounidenses y hace más difíciles los esfuerzos hacia un acuerdo negociado”, señaló el portavoz de Comercio del Ejecutivo comunitario, Daniel Rosario.

Según Rosario, Bruselas está “preparada” para buscar una “solución justa y equilibrada” aunque ha advertido que, de confirmarse las restricciones comerciales anunciadas por Lighthizer, la administración de Donaldr Trump estará “empujando” a la UE a responder con aranceles a las exportaciones estadounidenses por sus ayudas a Boeing.

La UE espera recibir en los próximos meses la autorización de la OMC y ya publicó en abril de este año una lista de productos norteamericanos que serían afectados por esta medida compensatoria, entre ellos el kétchup, pescados congelados, frutas, videoconsolas, aviones y helicópteros.

Reacción de las asociaciones

Asaja, una asociación agraria española, ha reclamado al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, “máxima presión internacional” para evitar los aranceles. No se puede permitir,  ha señalado el presidente de Asaja, Pedro Barato, que el sector agrícola  “sea el rehén indefenso en las guerras comerciales entre las potencias mundiales”.

La disputa entre Estados Unidos y Europa en la OMC, que comenzó hace 15 años, podría provocar una guerra arancelaria entre la UE y EU, aunque la Casa Blanca ha dejado la puerta abierta a negociar y ha pedido al organismo comercial que fije una reunión el 14 de octubre para que formalmente autorice los gravámenes estadounidenses.

La OMC determinó que el constructor aeronáutico estadounidense Boeing perdió el equivalente a 7,500 millones de dólares en ventas potenciales debido a subsidios ilegales que Gobiernos de la UE dieron a su rival europeo Airbus.

En ese contexto, Francia, Alemania, España y el Reino Unido ofrecieron a Airbus financiación a un tipo de interés más bajo que los del mercado, lo que permitió a la compañía desarrollar algunos de sus modelos más recientes y avanzados.

Trump consideró hoy un “gran triunfo” el fallo de la OMC.

Además, se atribuyó el mérito de esa victoria al asegurar que la OMC quería que el mandatario estuviera “feliz” porque sabe que no es favorable al libre comercio.

Por su parte, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, consideró que cualquier medida de EU para imponer aranceles sería “miope y contraproducente”.