Inicio » Carrusel » Barcos pesqueros regresan con poco mero

Barcos pesqueros regresan con poco mero

VERÓNICA MARTÍNEZ. POR ESTO.


YUCALPETEN.– Los barcos pesqueros regresaron de su primer viaje de la temporada de mero con una tonelada y media en promedio, lo que significa una baja captura, ya que ese volumen no permite recuperar la inversión, aunado al bajo precio que pagan las congeladoras por la escasa demanda en EE.UU.
De acuerdo con información de la Asociación de Exportadores de Yucatán, las 350 embarcaciones que salieron desde el Puerto de Abrigo de Yucalpetén regresaron con un promedio de captura de una tonelada y media, aunque hubo casos de 800 kilos y otros de 2 ó 2.5 toneladas.

“Los barcos regresaron en un momento en que la demanda de Estados Unidos se detuvo; justo cuando había la demanda es cuando teníamos los precios de arranque de 280 pesos por kilo en el rojo y 220 pesos en el negrillo, debido a la demanda en EE.UU. por vacacionistas y springbreakers.

“Sin embargo, los barcos regresaron después de este período y pues estamos teniendo un poco de problemas para la exportación, no hay tanta demanda y eso ha hecho que haya producto y no haya demanda, por lo que el precio está en 170 pesos para el mero rojo y 185 pesos por kilo para el negrillo, ya son precios reales y más bajos que cuando cerró la temporada pasada, que estábamos en 220 el mero rojo y 240 el negrillo”, explicó Enrique Sánchez, presidente de la asociación y representante de la Canainpesca en Yucatán.

POR ESTO! recorrió ayer el Puerto de Abrigo y observó movimiento de descarga de los barcos que regresaron y preparativos de los que harán su segundo viaje.

En el barco “Pescamex 35” ya tenían todo listo para zarpar de nuevo hoy martes 30 de abril.

“Salimos debiendo”

El patrón del barco, Aurelio Be Caamal, relató que en su primer viaje, que finalizó el 22 de abril, regresaron con una tonelada y 200 kilos, lo cual calificó de bajo, ya que mínimo deben regresar con una tonelada y media para salir con los gastos y de ahí en adelante es la ganancia.

“Nos fuimos hacia la Punta de Contoy y regresamos con poco, una tonelada doscientos es poco, salimos debiendo, porque ni para recuperar los gastos de la salida, mi tripulación es de 6 y pues no decae el ánimo, ya estamos listos para salir mañana (por hoy), sabemos que está escaso, no sabemos qué pasará, pero mejor salir y ver que estar acá sin nada; llevo 20 años de pescador y veo que cada vez hay menos mero.

“De los 3 mil anzuelos de la línea, en una noche caerán unos 12, es muy poca la captura; han cambiado muchas cosas en el mar, ya no es como antes, y además ahora los vientos y las corrientes también son diferentes”, relató.

El puerto reflejaba la actividad que desencadena la pesquería, los hombres de mar iban y venían descargando o supervisando los preparativos como la carga de hielo, las sardinas en salmuera, las cabezas de mero para la carnada o simplemente en el acomodado de los víveres.

Los anzuelos y limpieza de los barcos eran también una imagen constante.
Elfego Villa Salazar, patrón del barco “Don Chumín”, supervisaba la descarga del viaje de 18 días que realizó con sus 6 tripulantes.

Grandes ejemplares, pero…

Los grandes ejemplares de mero rojo y negro hacían creer que el primer viaje fue bueno, pero sólo capturaron una tonelada con el arte de pesca del palangre.

“Es nuestro primer viaje, nos fuimos al Este de (Isla) Pérez y no estuvo muy bueno, regresamos con una tonelada de mero revuelto; nos fuimos el 9 de abril y regresamos el 26, vamos a descargar y nos preparamos para el siguiente viaje, estuvo muy bajo”, comentó.

La temporada de mero 2019-2020 arrancó el 1 de abril y los barcos de mediana altura son los que viajan de 15 a 20 días en aguas semiprofundas para regresar con volumen de capturas de grandes ejemplares, que son los que demandan las congeladoras para exportar como filetes.

Los hombres de mar recuerdan que hace unos años las capturas eran mínimo de 2 toneladas en cada viaje, pero ahora cada vez retornan con menos mero.

POR ESTO! ha informado que gobierno, investigadores, empresarios y cooperativas analizan en su conjunto las opciones para recuperar la biomasa, que cada vez es menor a pesar de los 2 meses de veda que se aplica en esta pesquería desde el 1 de febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *