sábado , 21 septiembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Baja California Sur » Cabras de BCS en grave riesgo; 60% padece clamidia

Cabras de BCS en grave riesgo; 60% padece clamidia

ELÍAS MEDINA P. EL SUDCALIFORNIANO.

Se trata de un padecimiento originado por una bacteria hasta hace algunos años sin registro en esta entidad

La Paz, Baja California Sur.- 8 de cada 10 cabras de Baja California Sur tienen clamidia, una enfermedad que provoca malpariciones y otros efectos que de no atenderse a tiempo podrían disminuir drásticamente los rebaños; se trata de un padecimiento originado por una bacteria hasta hace algunos años sin registro en esta entidad, pero presente en todo el país desde hace 25 años.

Los efectos de esta enfermedad se han agravado en los dos últimos años con malpariciones cada vez más frecuentes, y de acuerdo a un reciente muestreo oficial, el 60 por ciento de las cabras portan esta bacteria; otros estudios señalan que la afectación alcanza a 8 de cada 10 animales.

Ulises Trejo, uno de los veterinarios más reconocidos a nivel nacional e internacional en caprinos se encuentra en Baja California Sur haciendo un recorrido por las principales zonas chiveras del estado para capacitar a los productores, a fin de que detecten a los ejemplares enfermos y les den el tratamiento necesario.

En entrevista, señaló que la clamidia está fuera de control en todo el país, y que Baja California Sur fue el último estado en contaminarse, debido a que en los últimos años se han traído chivos o hembras infectadas de Guanajuato, Nuevo León y Jalisco, entidades que a su vez adquirieron esta bacteria con animales importados de Estados Unidos.

Destacó que aunque hay otras enfermedades presentes en los rebaños, la clamidia es la más devastadora, además de que para la movilización, la legislación actual no exige certificado de que esté libre de este mal, como sí lo exige de brucelosis.

Finalmente Ulises Trejo explicó que la clamidia es curable y se puede prevenir evitando el ingreso de animales infectados, pero señaló que no hay extensionistas ni recursos suficientes, y en años anteriores tampoco voluntad política ni siquiera para admitir la gravedad de este tema; el tratamiento es muy sencillo, pero para eso se requiere capacitación, proveeduría y técnicos especializados.