Inicio » Carrusel » Cáñamo industrial, en riesgo por sobrerregulación para sector de cannabis

Cáñamo industrial, en riesgo por sobrerregulación para sector de cannabis

CRISTINA OCHOA. MILENIO DIARIO.

El mercado agroindustrial mexicano del cáñamo industrial, un tipo de cannabis no psicoactivo del que se pueden obtener productos como materiales para construcción, sustitutos del plástico, cosméticos y productos de higiene, entre otros, está en riesgo por una posible sobreregulación derivada de la Ley de Regulación del Cannabis.

El pasado 27 de julio la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) publicó el proyecto de Reglamento en Materia de Control Sanitario para la Producción, Investigación y Uso Medicinal de la Cannabis y sus Derivados Farmacológicos, en el cual no se establece ninguna distinción entre la regulación aplicable a la mariguana (cannabis psicoactivo) y al cáñamo industrial (cannabis no psicoactivo).

Sin esta diferenciación se corre el riesgo que el reglamento, precedente para la Ley de Regulación del Cannabis, imponga un freno a una agroindustria que es mucho mayor que la del cannabis psicoactivo.

“El cáñamo industrial es una variedad de la planta que no tiene los cannabinoides o los componentes psicoactivos y es importante poder distinguir que ésta en realidad es una planta que debe estar regulada desde una perspectiva agroindustrial, como cualquier otro cultivo o la estás limitando y condenando a una carga regulatoria excesiva”, dijo en entrevista con MILENIO Luis Armendáriz, abogado especializado en negocios y transacciones transfronterizas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 (Shutterstock)

Según un reporte de la firma Grand View Research, el mercado global del cáñamo industrial alcanzará 15 mil 26 mil millones de dólares para 2027, principalmente por una creciente preferencia por productos ecológicos de aislamiento térmico, así como su uso en las industrias de cosméticos y cuidado personal para la producción de jabones, champú, geles de baño y otros productos similares. Te recomendamos…

En 2019 el segmento de semillas de cáñamo representó 27.3 por ciento del valor total de ese mercado, debido a la amplia aplicación del producto en productos farmacéuticos, suplementos nutricionales y otros productos medicinales y terapéuticos.

Además, se espera que la demanda de cáñamo industrial en la industria del cuidado personal se expanda a una tasa compuesta anual de 18.8 por ciento en términos de ingresos de 2020 a 2027, ya que reduce el malestar de la piel al aliviar y restaurar la piel seca o dañada.

Argumentos

En un documento enviado a la Conamer, 42 empresas y siete organizaciones sin fines de lucro hicieron un llamado para hacer las precisiones pertinentes al proyecto de reglamento, que se espera sea publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) a mediados de septiembre, para no afectar a la industria del cáñamo.

En dicho proyecto, dicha materia prima es definida como un “producto fibroso elaborado de las plantas de cannabis sativa macho, sin flores o frutos, que no contenga más de 1 por ciento de tetrahidrocannabinol”; sin embargo no se hace la especificación de que se trata de un cannabis no psicoactivo.

“Esta falta de distinción provoca que la regulación sanitaria pueda ser interpretada de manera restrictiva para el cáñamo, al que no debería dársele el tratamiento de un insumo para la salud establecido en el artículo 194 Bis de la Ley General de Salud, pues al no ser psicoactivo y dado que el cáñamo puede tener un sinfín de aplicaciones industriales, regularlo no es competencia ni de Cofepris ni de la Secretaría de Salud”, argumenta el documento.

Además, explican las empresas y organizaciones, esta materia prima debe regularse de tal forma que pueda convertirse en una alternativa económica para pequeños y medianos agricultores mexicanos.

Incertidumbre

En 2017, tras la publicación de los Lineamientos en materia de control sanitario de la cannabis y sus derivados, la Cofepris liberó un listado de 38 productos con base de cáñamo para la comercialización, exportación e importación de productos con uso industrial derivados de la cannabis en concentraciones de 1 por ciento o menores de THC. Al echar atrás estos lineamientos, los productos enlistados quedaron en un contexto de incertidumbre.

“Están quedando ahorita en un limbo y así continúan porque si bien por un lado tú no puedes aplicar la ley de manera retroactiva en perjuicio de los particulares, es un principio de derecho, el hecho de que ahorita salgan estas reglas, no van a estar cubiertos en sí”, indicó Luis Armendáriz.

En 2017, la Cofepris liberó un listado de 38 productos con base de cáñamo para la comercialización. Foto: Especial

El tema entrará en la discusión sobre la Ley que regirá a la industria y que formará parte de la agenda legislativa que concluirá el 15 de diciembre. “No abre la ventana a otro tipo de productos que no sean para uso médico. Todo lo demás que no esté ahí, es lo que esperamos que salga en el proyecto de ley que ojalá esté en diciembre”, explicó el especialista.

Para Eda Myrna Martínez Pazarán, presidenta del Consejo Mexicano de Cannabis y Cáñamo (CMCC), existe una falta de precisión en los conceptos técnicos, de impacto social, económico, así como en los estándares de regularización en la industria, algo que afecta principalmente a los pequeños productores.

Según el Consejo Mexicano de Cannabis y Cáñamo (CMCC) la industria en el país tiene un valor potencial de entre 5 mil y 6 mil millones de dólares y la generación de 17 mil empleos.

“Nos preocupa que dentro del senado se omitió considerar a órganos de consulta y de colaboración de los tres niveles del gobierno, cuando se saca a estos colaboradores que pueden expresar de manera ordenada y científica”, dijo a MILENIO Martínez Pazarán. Para Hugo Álvarez, socio fundador de Canncura, startup mexicana especializada en cannabis medicinal, algunos países han creado marcos legislativos sobrerregulatorios para evitar que la implementación de una nueva industria se salga de control.

“Desgraciadamente limita la rapidez con la que crecerá la industria nacional y puede tener efectos como dejar fuera a muchos pequeños y medianos empresarios, encarecer toda la tramitología, certificación y análisis de productos, así como limitar las expectativas de pronta exportación”, señaló. La compañía mexicana espera que tendrá la posibilidad de comercializar sus productos y medicamentos con la publicación del reglamento pendiente desde hace tres años.

“Aunque el proceso al que nos enfrentamos este año parezca traer consigo los múltiples beneficios que hemos escuchado, estos no llegarán de manera rápida y es necesario entender que la creación de una nueva industria, con estas limitantes, toma tiempo, pero a futuro estamos seguro llegarán”, explicó el directivo.

https://www.milenio.com/negocios/cannabis-por-su-sobreregulacion-canamo-industrial-esta-en-riesgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *