jueves , 12 diciembre 2019
Inicio » Noticias » Nacionales » CAP advierte efecto inflacionario en el país por aplicación de aranceles a productos mexicanos

CAP advierte efecto inflacionario en el país por aplicación de aranceles a productos mexicanos

BOLETÍN DE PRENSA CAP.

(CODICS).- El Congreso Agrario Permanente advirtió que de aplicarse el arancel del 5 por ciento a productos mexicanos exportados a Estados Unidos habrá un efecto inflacionario en el país; criticó la postura del Presidente Andrés Manuel López Obrador de exigir diálogo a su homólogo Donald Trump y negarse al diálogo con las organizaciones campesinas por lo que anunció que éstas reclamarán su derecho de interlocución, el 8 de agosto con una gran movilización rumbo a Palacio Nacional.

En conferencia de prensa el Coordinador Nacional del CAP, José Luis González Aguilera y el Secretario Técnico, Raúl Pérez Bedolla, propusieron al Gobierno Federal una estrategia de contención de precios para evitar que la canasta básica eleve su valor y anule el aumento al salario mínimo de la clase trabajadora además de que, el lunes próximo con la aplicación de citado arancel, se echaría por la borda el TMEC al dejar sin efecto el libre mercado.

Asimismo advirtieron que el ir del 5 al 25 por ciento en los aranceles impuestos por Estados Unidos, en México se registraría una espiral inflacionaria imparable por lo que es urgente que al Estado aplique un política migratoria controlada pues la Unión Americana así como la sociedad mexicana coinciden en que la migración en nuestro país carece de proyección y orden.

José Luis González Aguilera, líder del CAP, reiteró que el impacto de aranceles versus inflación en el precio de la masa, de la tortilla, de la harina y del pan, entre otros alimentos pero la Secretaria de Economía podría regular precios y la Profeco también debe participar “pero el Gobierno no quiere actuar como no lo hace con la gasolina. El Estado debe ponerse las pilas y regular precios si se viene el arancel o habrá inflación galopante”.

En tanto, Raúl Pérez Bedolla, Secretario Técnico del Congreso Agrario Permanente, expuso que en granos básicos hay un riesgo de que ese 5 por ciento lo arrastremos en dólares y así el maíz subirá su valor pero alertó que al llegar al industrial habrá otro aumento porque no existe legislación que obligue a comprar al precio de referencia, compran a precio de mercado que es a la baja y en el proceso de nixtamalización habría un aumento más.

Entonces a valor de campesino, el industrial le aumentaría 5 por ciento, en el nixtamal otro 5 por ciento y el costo lo pagará el consumidor final a tener una tortilla que costaba 15 pesos el kilogramo a 17 pesos el kilogramo.

Lo anterior, precisó, debido a que la Secretaría de Economía juega con el Club de Cupos porque con el industrial permite el libre mercado y con el campesino usa el precio de cupo y la tortillería hace lo propio sin que la Profeco supervise.

Entonces productos como leche, tortilla, pan, aguacate, sopa, jitomate, tendrán, entre otros alimentos, costos mayores a pagar por parte de los consumidores finales 

Por ello insistió en la urgencia de controlar el flujo migratorio donde México no está obligado a resolver los problemas que competen a Honduras, Guatemala y El Salvador entonces debe controlarse el flujo migratorio y “la sociedad pide lo mismo pues entran pateando la puerta y los controles no son los adecuados”.

Además, argumentó que si bien el Presidente Andrés Manuel López Obrador pone sus argumentos para recibir migrantes no puede ofrecer medio millón de empleos cuando hay estados donde no hay empleo para los mexicanos y sí crece la ola migratoria como sucede en Tabasco, Chiapas, Tijuana Nogales y Baja California que “están en crisis y por ello debemos exigir controlar este flujo migratorio” ya que Estados Unidos no modificará sus ritmos de trámites de admisión de migrantes.

En ese mismo orden de ideas es que, retomó la necesidad del diálogo que tanto pregona el Jefe de la Nación para con el extranjero y el cual es urgente en el interior del país y sí aplica una política de “oídos sordos, no se puede dialogar, con el Gobierno Federal”.

Y es que la movilización de diversas organizaciones campesinas el próximo 8 de agosto será porque no estamos de acuerdo a que a la familia campesina se le dé dádiva, queremos precio para cosecha, ganado y leche.

Tan solo en el tema de distribución de fertilizantes dijo que éstos se entregaron, en algunos casos, sin cálculo y ni proyección donde los mecanismos de las dependencias no generaron el abasto suficiente y olvidaron que la agricultura es de ciclos y no de fechas toda vez que ahorita el fertilizante debería estar en el suelo por la lluvia pero operó con burocracia y los hechos están palpables en estados como Morelos, Chiapas, Campeche y Tabasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *