sábado , 7 diciembre 2019
Inicio » Carrusel » Carpinteros de Tlaxcoapan, la muerte ocupa sus ataúdes de madera

Carpinteros de Tlaxcoapan, la muerte ocupa sus ataúdes de madera

CÉSAR MARTÍNEZ. EL SOL DE HIDALGO.

Las figuras que más comúnmente se graban para el descanso eternos se encuentran la Virgen de Guadalupe, rostros humanos y el Sagrado Corazón de Jesús

A temprana hora y hasta entrada la tarde, de todos los días de la semana pone su mejor esfuerzo para construirlos manualmente con diversas maderas, entre ellas, pino, enchapado de pino y MDF, así como madera vanak y cedro.

Habitantes realizan el trabajo artesanal a mano.

“Gracias a la fabricación de ataúdes puedo mantener a mi familia y me siento orgulloso de poder hacer esto, ya que viene de generación en generación familiar” indicó.

Acompañado de Néstor Hidalgo Sánchez e Israel Hernández Bravo, el productor de ataúdes señaló que primeramente los carpinteros seleccionan la madera la cual se pasa al área de máquinas para enderezarla y luego se corta a la medida que se requiere y se le saca figura a la madera.

Posteriormente, dijo, se ensambla a forma de cajón y con tapa y ambos procesos son en diferentes etapas.

Foto: El Sol de Hidalgo

Entre las figuras que más comúnmente se graban se encuentran la Virgen de Guadalupe, rostros humanos y el Sagrado Corazón de Jesús.

Luego se lija perfectamente el ataúd y posteriormente pasa al área de pintado donde se le aplica el fondo poliacrílico y nuevamente regresa al área de lijado, donde se le quitan todas las impurezas en lo que se le conoce como asentada.

Más tarde, indicó el informante, se le aplica al ataúd brillo polietileno y luego se pasa al área de tapicería, donde se tapiza y forra el cajón y queda listo para su embarque a diferentes regiones de Hidalgo y estados de la República Mexicana.

“La localidad Doxey es un lugar donde más ataúdes se fabrican a mano en el municipio de Tlaxcoapan y son reconocidos a nivel nacional e internacional, ya que su elaboración es meramente artesanal” finalizó Marcelino Tamaturgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *