Inicio » Carrusel » Casi el 80% de los municipios padece algún grado de inseguridad alimentaria

Casi el 80% de los municipios padece algún grado de inseguridad alimentaria

ANTIMIO CRUZ. CRÓNICA.

Nuestros científicos. El investigador del IIEc-UNAM, Agustín Rojas Martínez, señala que aún no se ha podido conocer con detalle cuáles son los municipios del país donde se presenta mayor vulnerabilidad alimentaria y cuáles son las causas estructurales de esa deficiencia

Casi el 80% de los municipios padece algún grado de inseguridad alimentaria | La Crónica de Hoy

En México existe la creencia compartida de que en este país nadie se muere de hambre. Sin embargo, las condiciones alimentarias no son del todo positivas y esto se puede percibir en indicadores muy detallados como la baja estatura de muchos niños en primaria o la existencia de regiones donde no se produce un solo alimento, sólo se reciben de otras partes del país o del mundo; por lo cual dependen del abasto y la distribución de alimento. 

Adicionalmente se presenta un deterioro de la calidad de la alimentación y el crecimiento de enfermedades asociadas con el consumo de alimentos.

Investigadores del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIEc-UNAM), han identificado que aunque México cuenta con datos nacionales de inseguridad alimentaria, en escalas agregadas, todavía no se ha podido conocer con detalle cuáles son los municipios del país donde se presenta mayor vulnerabilidad alimentaria y cuáles son las causas estructurales de esa deficiencia. 

Por eso investigadores universitarios desarrollan un nuevo índice de seguridad alimentaria, el cual se apoya en una variable, calculada por el doctor Adolfo Sánchez Almanza, que corresponde al Producto Interno Bruto Municipal (PIB Municipal). Con este indicador se busca precisar cómo se vive el acceso a los alimentos con mayor detalle espacial. Así lo explicó a Crónica Agustín Rojas Martínez, académico del IIEc y uno de los creadores del nuevo índice. 

“Muchas veces los indicadores agregados pueden ser engañosos. Lo que nosotros vemos es que el enfoque cambia con la perspectiva espacial. Cuando se estudian las regiones de México con variables adicionales vemos que cerca del 80 por ciento de los municipios del país experimenta inseguridad alimentaria y ésta no sólo afecta a los  cinturones de pobreza y marginación”, dice el economista mexicano, ganador del Premio de Economía Agrícola Doctor Ernest Feder 2017.

Los datos con los que se trabaja actualmente son generados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), basados en cuatro grandes indicadores que propone la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO):  1) Disponibilidad de alimentos; 2) Acceso a los alimentos; 3) Utilización biológica, y 4) Estabilidad para el consumo de los alimentos.

En contraste, Rojas Martínez, junto con el doctor Felipe Torres Torres, han buscado profundizar mucho más en el conocimiento de la seguridad alimentaria a nivel regional. Ellos han agregado otras variables para analizar si en una región realmente hay seguridad alimentaria, por ejemplo: PIB per cápita por municipio; las tallas bajas en niños de primaria; e indicadores en el equipamiento del hogar para asegurar el consumo de los alimentos, como agua, drenaje, luz e incluso refrigerador, entre otras variables. 

“En el tema alimentario lo que hemos observado es que, desde hace 40 años, han aumentado las condiciones estructurales de desigualdad y hemos visto que hay diferencias importantes por las condiciones geográficas, con regiones productoras de alimentos, por ejemplo granos o carnes y regiones que no producen pero requieren gran cantidad de alimentos, por ejemplo las ciudades.

“Sin embargo, también es importante aclarar que ya está rebasada la dicotomía rural-urbana, por el aumento de migración y crecimiento de círculos de población alrededor de las ciudades, y también se puede decir que la ciudad ha ido al ámbito rural, pues las comunidades del campo cada vez se han urbanizado más. Todo esto ha generado grandes diferencias entre regiones, en el apartado alimentario.”, indica el licenciado y maestro en Economía por la UNAM. 

En coautoría con el doctor Felipe Torres han buscado medir las condiciones alimentarias en regiones y han identificado que aproximadamente entre el 75 y 80 por ciento de éstas padece inseguridad alimentaria. 

“Para ser precisos, solamente el 22.6 por ciento de los municipios experimenta seguridad alimentaria y si, en lugar de analizar por municipios se estudian 214 regiones medias, solamente el 20.1 por ciento de éstas tiene seguridad alimentaria”, dice Rojas Martínez.

En estos resultados influyen datos como la reducción del ingreso de las familias y la dependencia, cada vez mayor, de alimento traídos de otras regiones o países. 

PERSPECTIVA URBANO-REGIONAL. Nacido en Texcoco, Estado de México, Agustín Rojas Martínez vivió su infancia temprana y primeros estudios en el Valle de Teotihuacán, entre los poblados de San Martín de las Pirámides y San Juan Teotihuacán. Su interés en la economía surge en el bachillerato, en un curso sobre estructura económica de México.

Años después, al ingresar a la Facultad de Economía de la UNAM comienza a sentirse más interesado en la investigación y los distintos enfoques teóricos de la economía, principalmente en los enfoques más heterodoxos.

“Comencé a interesarme en los estudios sobre el tema de pobreza y al mismo tiempo me interesaban los estudios alimentarios y los estudios urbano-regionales. Todo esto estaba ocurriendo cuando, en quinto semestre de la licenciatura, leí un texto que me interesó mucho, llamado Los espacios de reserva en los procesos de expansión global del capital, libro coordinado por Felipe Torres y José Gasca Zamora. Tiempo después, cuando tuve que hacer la tesis de licenciatura busqué a Felipe Torres, quien trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM y así me vinculé con su grupo de investigación”, dice el académico asociado de tiempo completo del IIEc.

Al contactar al doctor Felipe Torres, el joven economista Rojas Martínez tuvo suerte, pues su mentor estaba por iniciar un proyecto de investigación sobre la Canasta básica y calidad de la alimentación en México. Así se presentó para él la primera posibilidad de trabajar el tema alimentario y la pobreza.

Lo novedoso de la aproximación de Agustín Rojas a la investigación sobre inseguridad alimentaria fue que él se había especializado en el estudio de la economía regional y urbana, para hacer análisis territoriales. Por esto tenía claridad al plantear que también en el tema alimentario los datos cambian cuando se les da una lectura espacial, pues existen desigualdades en todo el territorio en el consumo de alimentos.

Un comentario

  1. Margarita Zavala Martínez

    Miel gracias. Por favor comunicarnos noticias y temas apícolas.

Responder a Margarita Zavala Martínez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *