Inicio » Carrusel » Cayó 30% exportación de productos cárnicos
FOTO: SADER.

Cayó 30% exportación de productos cárnicos

ADRIANA SAUCEDO Y ANTONIO GARFIO. EL HERALDO DE CHIHUAHUA.

Contingencia sanitaria, variabilidad del dólar y temporada de Cuaresma agravan la comercialización tanto en la ciudad como en otros países, generando un sobreinventario.

Mercados están “configurados” y empresas extranjeras venden a bajísimos precios para sacar sus inventarios.

CHIHUAHUA, Chihuahua. Los problemas para el sector agroindustrial se van acumulando conforme el avance de la crisis económica-sanitaria en el país, desde la caída de exportación de carne de hasta en un 30% durante las últimas semanas, bajos costos en los productos cárnicos y la falta de alimento para los bovinos de engorda.

Debido a los cambios de la economía internacional ante la contingencia por el Covid-19, el sector agroindustrial ha sufrido durante las últimas semanas una reconfiguración en el proceso de producción de las mercancías. Las empresas, en un intento por aminorar la caída paulatina, tratan de moldear su cadena de trabajo a las adversidades actuales.

“Estamos en un momento donde todo puede pasar, no hay nada escrito, no hay nada seguro, estamos viviendo al día porque cada día que pasa nos topamos con nuevas sorpresas. Es una gran tormenta la que estamos viviendo, de incertidumbre, con productos que no se están comercializando”, explicó Federico Baeza, empresario agroindustrial.

El llegar a un punto de crisis, de números rojos, es una situación que pinta para ser casi inevitable con la permanencia del Covid-19, la variación diaria del dólar y a volatilidad en los mercados generada por la incertidumbre de la divisa estadounidense.

De acuerdo con el empresario a cargo de una compañía productora, engordadora, empacadora y comercializadora, durante las últimas semanas se ha registrado una baja de ventas de exportación hasta de un 30%, debido al cierre de canales de venta por la suspensión del paso en las fronteras y la crisis económica que enfrenta Estados Unidos, uno de los principales compradores de carne y ganado.

“Muchas cosas no se están vendiendo, es lo que más nos está afectando”, dijo y agregó la falta de compras se agravó con la temporada de Semana Santa, durante la cual la mayoría de las familias locales dejan de consumir productos cárnicos en orden con las tradiciones religiosas y el aumento de distribución de la comida de Cuaresma.

Sobreinventario, el problema de cárnicos

Días antes, en una entrevista, Federico Baeza Mares indicó que el sobreinventario es uno de los principales problemas para esta industria, pues con la baja de ventas se enfrentan al reto de mantener los productos con la refrigeración adecuada y ralentizar la velocidad de producción.

Además del sobreinventario, la contracción de los mercados cárnicos y de exportación de ganado en pie son los principales problemas que se registran en relación con la rama de venta de carne, señaló el empresario.

Comentó que el sector se ve afectado porque la venta de distintos productos, que se obtienen de un solo animal, se ha visto reducida en la demanda.

“En cuanto a los productos cárnicos de un animal, hay mercado para todo, unas piezas van para los restaurantes, otra para los mercados, algunas otras a los autoservicios, otras a los puestos de comida. El problema que hay es que se cambió la configuración en la producción”.

El empresario precisa que algunos productos están cayendo de precios, ya que la demanda de piezas como el rib eye, o en los artículos del cerdo, en productos que iban para su venta en calle, se redujo de manera considerable.

“La reconfiguración de estas mercancías nos provoca que crezcan mucho los inventarios, lo cual nos genera un riesgo en la refrigeración, ya que debemos poder mantener congelada la carne para extender su vida útil”.

El reducir las temperaturas de congelación, del habitual a -22 grados, causa una incertidumbre de hasta cuándo va a funcionar el congelador trabajando a esa capacidad y hasta cuándo va a aguantar el capital de la empresa para tener el inventario detenido.

“Esto viene a provocar un grave problema, ya que en un país como Estados Unidos, que es el principal exportador de la proteína animal del mundo, está rematando muchos inventarios, lo que nos afecta a sus proveedores directos, con precios nunca antes visto, con bajones mayores al 30%”.

Esto es una afectación para quienes produjeron algún producto cárnico en meses pasados, con costos mayores, alcanzando pérdidas de hasta el 40% de la producción completa que lograron.

“Para dar una idea, el pernil de cerdo llegó a valer hasta 39 pesos hace tan sólo tres semanas, y para esta semana ya cayó a los 23 pesos por pieza, lo cual es una reducción drástica de un producto que se mueve con facilidad en el mercado”.

Estas reducciones ponen en aprietos a los productores de exportación, según señaló el empresario, porque son precios que se salen de toda lógica, ya que los mercados están desconfigurados.

Tal es el caso de la tripa de res, la cual no se ha adquirido desde hace semanas por parte de los compradores habituales ante el cierre de sus negocios por las medidas de contingencia sanitaria que exhortan a la ciudadanía a permanecer en casa, no acudir a restaurantes ni realizar reuniones sociales, en las cuales es habitual la preparación de este alimento.

De acuerdo con personal despachador en carnicerías ubicadas dentro de la capital de la entidad, durante el mes de marzo comenzó a registrarse una baja de ventas mayor a la esperada por la temporada de Semana Santa, situación que comienza a poner en crisis la economía de los locales comerciales del giro.

Aunado a esto, Baeza indicó que también se ha presentado escasez de pastura desde el mes de marzo, situación que eleva su precio y perjudica la correcta alimentación y manutención de los bovinos de engorda en la entidad.

“No veo a corto plazo que vaya a faltar alimento, el abasto está garantizado, pero estamos sufriendo una problemática muy fuerte porque tenemos que estar congelando muchos productos que no se están comercializando”, finalizó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *