Inicio » Carrusel » Clausuran rastros por incumplir medidas sanitarias

Clausuran rastros por incumplir medidas sanitarias

HERACLIO CASTILLO. IMAGEN ZACATECAS.

edo11a_Notas_MediumFalta de infraestructura adecuada y tener la carne en el piso, dentro de las irregularidades más comunes. (Miguel Correa)

 

En la entidad hay registro de 42 rastros municipales, muchos de los cuales aunque son revisados dos veces al año, no están adecuados para que el proceso de sacrificio sea más higiénico y no se cumplen especificaciones de infraestructura.

Muestra de esto es que los rastros municipales de Miguel Auza y de Francisco R. Murguía fueron clausurados totalmente por los Servicios de Salud de Zacatecas (SSZ) debido a que sacrificaban los animales en el piso y el personal incumplía medidas sanitarias, establecida en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 194 de la Secretaría de Salud.

William González Serrano, responsable del Proyecto Rastros de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios de los SSZ, también informó que clausuraron parcialmente el rastro de Río Grande por falta de infraestructura adecuada, hacían el faenado de animales sobre el piso.

El funcionario comentó que en los tres casos, los municipios ya tomaron acciones para corregir las anomalías; mientras tanto, el sacrificio de animales se realiza en los rastros de otros municipios, como en Juan Aldama.

Aclaró que en el caso de Francisco R. Murguía, esta labor se realiza en el Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario (CBTA) de ese municipio, el cual cuenta con un área de matanza que cumple con la normatividad, aunque es de baja capacidad.

González Serrano indicó que aunque existen sanciones económicas para los municipios que incumplan con las medidas, en esta administración estatal no se ha emitido una sola ya que ha habido buena respuesta de los ayuntamientos para corregir las observaciones.

No obstante, expresó que la principal falta en la que se incurre es la falta de infraestructura adecuada y debido al alto costo que representa, resulta difícil para los ayuntamientos gestionar el recurso suficiente para adecuar los espacios que ya operan, los cuales no fueron construidos originalmente para tener faenado aéreo.

En el estado se tiene el registro de 42 rastros, los cuales son verificados al menos dos veces por año, principalmente para comprobar la corrección de anomalías.

El funcionario explicó que primero se realiza una visita de verificación sanitaria general con una orden, se aplica un cuestionario, se califica y se notifica al ayuntamiento cuando hay observaciones, para luego hacer las visitas de comprobación.

10 meses cerrado
Desde octubre pasado, el rastro de Miguel Auza fue clausurado y la administración registra un avance de 95% los trabajos para subsanar las observaciones.

El presidente municipal, Armando Perales, reconoció que estos espacios son antiguos y han invertido más de un millón 300 mil pesos para mejorarlo.

Se pidió a Miguel Auza cumplir con la forma de los degüellos, con el proceso desde la entrada del animal al matadero, la forma de sacrificio y manejo de los canales, por mencionar.

Actualmente, faltan sierras para corte, pues todo lo demás ya quedó subsanado. El primer edil se comprometió a que en septiembre próximo sea abierto.

Consideró que autoridades sanitarias dejaron “un pliego de bastantes observaciones” por lo que se requiere mayor coordinación con SSZ, pues hay rastros en peores condiciones que no han sido clausurados y solo se requiere en el caso de su municipio adecuar la infraestructura.

Por esta situación el municipio ha dejado de tener ingresos, pues semanalmente se sacrificaban hasta 14 animales mayores y 6 menores. Esta situación ha obligado a los tablajeros a llevar el ganado a Juan Aldama, luego de que éste rastro fuera reabierto por incumplir algunas condiciones sanitarias y clausurar el de Miguel Auza.

Pérdidas económicas
Las afectaciones económicas por la clausura de rastros también pegan a otros municipios como Río Grande.

Aquí, desde hace un mes y medio el área de sacrificio de cerdos fue suspendida y se sacrificaban un promedio de 50 cerdos por semana con un costo de degüello de 98 pesos, por lo que se han perdido 29 mil 400 pesos, aproximadamente.

Francisco Saucedo Tenorio, responsable del área administrativa del rastro municipal de Río Grande, informó que se tiene un avance del 75% de los trabajos de rehabilitación en la zona de sacrificio de cerdos, pues desde hace un mes y medio está suspendida.

Informó que se está invirtiendo en el área de sacrificio de cerdos más de 300 mil pesos, para que las faenas se realice de forma aérea como lo marca los SSZ.

Enedina García Suárez, responsable de la jurisdicción sanitaria 4 de los SSZ con sede en este municipio, confirmó que en Juan Aldama algunos trabajos están suspendidos parcialmente y serán reabiertos una vez que cumplan con las observaciones hechas por el personal de oficinas centrales.

Problemas en Apulco
En este municipio, debido a que la población se dedica en gran parte a la ganadería, cada quién engorda a sus animales para ser alimentados, por lo que no es factible tener con un rastro en el municipio.

El secretario de gobierno, Alivar Ibarra, explicó que el rastro que hay fue construido hace más de 10 años, sin embargo hasta el año pasado se comenzó a utilizar bajo el arrendamiento de un particular.

El funcionario reconoció que hay deficiencias en la infraestructura del inmueble.

Caso Jerez
El ayuntamiento ha tratado de atender todas las observaciones emitidas por parte del sector salud en el rastro municipal, por lo que solo faltan detalles de corregir, indicó el director del Servicios Públicos, Eustaquio Márquez Sánchez.

Destacó que éste no está en riesgo de cerrar, aunque faltan colocar unas cortinas especiales y adecuar la instalación de ganchos de acero inoxidable.

Comentó que están a tiempo de atenderlas, se fumiga continuamente y se pinta además se cumplió con la adquisición de un nuevo camión y la próxima semana inicia la construcción de una rampa que es otra de las observaciones pendientes.

Con información de César González, Silvia Vanegas y Francisco Monsiváis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *